El honor de servir en el lugar de Cervantes

El Ejército rinde homenaje al creador del ´Quijote´ al cumplirse 400 años de su muerte

23.04.2016 | 01:21
El honor de servir en el lugar de Cervantes
El acto que rindió ayer homenaje a los cuatro siglos de la muerte de Miguel de Cervantes estuvo cargado de emotividad.

En el cuarto centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, los miembros del Ejército son conscientes del honor que significa para ellos que el genio español de la literatura sirviese en las mismas filas que ellos. De hecho, las dos unidades en las que sirvió siguen aún activas a día de hoy. Se trata de los regimientos Tercio Viejo de Sicilia nº 67, con guarnición en San Sebastián (País Vasco) y el Córdoba nº 10, con base en la misma ciudad andaluza.

Ayer, en un homenaje al que fuera soldado de la Infantería española, el Mando de Canarias organizó un acto de recuerdo a los que dieron su vida en acto de servicio. La Plaza de España fue el escenario donde se congregaron decenas de personas para presenciar el acto que estuvo presidido por el teniente general jefe del Mando de Canarias, Pedro Galán.

Manuel Herrador, alférez reservista, fue el encargado de leer la efeméride dedicada al escritor. No faltaron referencias a la obra que lo encumbró: "Cervantes, como don Quijote, creerá siempre en los altos valores del ser humano".

"Manuel de Cervantes, que tantas penalidad sufrió como soldado, cautivo y escritor, nos anima a combatir contra la adversidad como una de las cualidades humanas. El autor demostró con su ejemplo que la brillante locura y los nobles ideales nunca son infecundos porque guían héroes", relató el orador.

Cuando cumplió 22 años, Miguel de Cervantes sentó plaza como soldado en la compañía de Diego de Urbanina. Embarcado junto a su compañía en la galera Marquesa, combatió el 7 de octubre de 1571, enfermo y con fiebres altas, en la batalla naval de Lepanto. Recibió dos heridas en el pecho y otra en la mano izquierda, momento en el que le quedó inutilizada para siempre. Una vez recuperado se incorporó en el Tercio de Lope de Figueroa y después en el de Sicilia.

En 1575, Cervantes regresó a España en la galera Sol para presentar en la Corte una solicitud para el mando de una compañía cuando fue apresado por corsarios argelinos y conducido a una cárcel de Argel. Tras cinco años de cautiverio y cuatro intentos de fuga, fue liberado y regresó a España para comenzar su dedicación a la literatura.

Ya con 57 años publica en Madrid El Ingenioso Hidalgo don Quijote de La Mancha, obra que se completa diez años después con una segunda parte. Esta obra dio origen a la literatura moderna. Sus primeros lectores se fijaron especialmente en su aspecto cómico pero pronto vieron que contenía otros elementos de mayor relieve. Descubrieron que "los actos de don Quijote están inspirados en ideales de bondadosa justicia y caridad", detalló Herrador durante su lectura.

En sus palabras recordó que en el capítulo sobre el discurso de las armas y las letras de esta obra, Cervantes "supo trasladar los valores que interiorizó sirviendo en los Tercios al pensamiento moral de su protagonista, realizando una brillante disertación sobre la preparación, la abnegación y el valor inherentes a la Milicia, al tiempo que reconoce la importancia de la más alta virtud, el heroísmo, que hace que los hombres de armas sean capaces de luchar hasta morir si es necesario, no para alcanzar la fama del caballero andante, si no para alcanzar la paz y la libertad" que son, según detalló, "los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos".

Curiosos

En el acto participaron la escuadra de gastadores del Regimiento de Infantería Tenerife nº 49, la Banda de Guerra nº dos de la Brigada de Infantería Canarias XVI, la Unidad de Música del Mando de Canarias y una compañía del Regimiento de Infantería Tenerife nº 49. Carmen Marrero, entre el público, se encontró con el desfile sin darse cuenta. "No me dejaban pasar por seguridad y ahora entiendo la razón; está bien que hagan este homenaje, porque se rinde honores a un gran escritor que ha hecho grande a España", valoró.

Como ella, Ramón Quintero, reconoció que el acto le gustaba. "No sabía que Cervantes había sido militar y menos que para redactar su libro se hubiera inspirado en parte en su etapa como militar", valoró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine