La velocidad en la curva de El Sauzal se limitará a 80 kilómetros por hora

La Dirección General de Tráfico estudia instalar un radar de tramo para ayudar a reducir la siniestralidad

22.04.2016 | 16:25
La velocidad en la curva de El Sauzal se limitará a 80 kilómetros por hora

Los vehículos que circulen por la conocida curva de El Sauzal no podrán superar los 80 kilómetros por hora a partir de la próxima semana. Se trata de una primera medida para intentar reducir los accidentes que se producen en este trazado de la autopista del Norte (TF-5) y que constituye el principal punto negro de Tenerife, aunque a esta disminución de la velocidad en 20 kilómetros por hora se sumarán otras intervenciones que en la actualidad estudian la Dirección General de Tráfico y del Cabildo de Tenerife. Por un lado, el organismo dependiente del Ministerio del Interior analiza la instalación a lo largo del trayecto de un radar de tramo, lo que implicaría poder vigilar toda la extensión del punto kilométrico 21. Por otro, la Corporación insular apuesta por acciones a medio-largo plazo consistentes en modificar el enlace que se encuentra en ese lugar y finalmente eliminar esa parte de la carretera con túneles o viaductos.

El director provincial de Tráfico, Gustavo Blanco, especificó ayer durante la rueda de prensa para anunciar estos cambios que la senda de colaboración entre las dos administraciones públicas implicadas es "muy positiva" para minimizar los incidentes que se producen en esta curva al ser el tramo viario "más problemático" de la Isla. Es el que presenta una mayor accidentabilidad y, si bien recordó que el número de fallecidos no es alarmante, sí recordó la cantidad de choques y salidas de calzada, por ejemplo, que se producen con cierta regularidad sobre todo cuando hay lluvia.

Para intentar disminuir los casos, ya que el exceso de velocidad es la principal causa de los sucesos registrados, informó de que el organismo analiza la incorporación de un radar de tramo para garantizar una circulación adecuada. A partir de la próxima semana, además, la Guardia Civil acomodará su sistema de vigilancia actual al nuevo límite de 80 kilómetros por hora que impondrá Tráfico y reforzará los dispositivos. Según explicó, este control tendrá dos efectos. Con una velocidad más moderada no solo se producirán menos accidentes, sino que además "aumenta la fluidez y, por tanto, las colas" que se producen en las horas puntas en la autopista "mejorarán".

En el caso de las medidas por parte del Cabildo de Tenerife, la directora insular de Carreteras, Ofelia Manjón, fue la encargada de detallar las características de la vía y de ofrecer los detalles de las futuras actuaciones. La responsable del departamento comenzó su exposición advirtiendo de que se trata de un trazado sinuoso acompañado de un enlace "poco adecuado". Desde 2007, cuando fue considerado un punto de concentración de accidentes, se han llevado a cabo diversas mejoras que, sin embargo, no han impedido minimizar los incidentes. "Más del 60%" de los casos "son salidas de la vía por una incorrecta adecuación de la velocidad con el tramo", así que "hay que moderarla, y más con la lluvia", avisó.

Aunque en este ejercicio se llevó a cabo una limpieza de la calzada ante la posibilidad de que la alta siniestralidad tuviera que ver con problemas de adherencia de la calzada, la realidad es que "han continuado los accidentes" y, por este motivo, no solo se ha decidido reducir la velocidad en la curva de 100 a 80 kilómetros por hora, sino que además se estudian futuras actuaciones.

Por lo pronto, de cara a la próxima semana, se rebajará en 20 kilómetros ese tramo y en el punto kilométrico 22+200 también quedará limitado a 100. También se pondrán paneles de atención y direccionales con iluminación LED para indicar el sentido de la curva.
Estas son las acciones a corto plazo, pero hay que sumar las de medio-largo plazo. La Corporación insular estudia intervenciones "más drásticas" para el futuro y que, en estos momentos, se centran en el enlace de El Sauzal y en la supresión del trazado en un último momento. En el primer caso, Ofelia Manjón detalló que se trata de una conexión con unos accesos "muy cortos", así que la obra consistiría en hacer modificaciones, mientras que la Institución planea una actuación de "mayor envergadura" consistente en la rectificación de la curva mediante túneles o viaductos.

Por su parte, el director insular de Fomento, Miguel Becerra, quien se encargó de encabezar la mesa de presentación de estas medidas, destacó el trabajo conjunto entre el Cabildo y la Dirección General de Tráfico para abordar los problemas viarios que se registran en la Isla. Si bien celebró estas acciones "más inmediatas", añadió que ambos organismos seguirán trabajando para luego actuar en el enlace de El Sauzal, porque "genera cierta inseguridad", y para "suprimir" toda la curva a largo plazo. Su idea es que esta última acción pueda acogerse al futuro convenio de carreteras que deberán firmar la Comunidad Autónoma y el Estado para sufragar las mejoras en las vías del Archipiélago.

La intención es que, mediante el proyecto del carril bus- VAO (Vehículos de Alta Ocupación) que la Corporación insular quiere elaborar para reducir las colas de la autopista del Norte, el Gobierno canario, encargado de la redacción del documento, introduzca la supresión de esa curva con la construcción de un túnel o viaducto, pero eso es "una cuestión técnica que hay que estudiar", puntualizó Miguel Becerra.

Las Chafiras-Las Américas, otro punto en el que actuar

La directora insular de Carreteras, Ofelia Manjón, informó ayer de que existe un estudio de todos los puntos viarios con mayor accidentabilidad en la Isla. De hecho, especificó que la Corporación trabaja en estos momentos en un programa para el periodo 2016-2021 compuesto de diversas actuaciones a desarrollar y en este plan una de las principales prioridades es precisamente intervenir en ese tipo de tramos. Aparte de la curva de El Sauzal, la responsable del departamento especificó que existe otro trazado con un alto índice de incidentes. Se trata del que se encuentra en la autopista del Sur (TF-1) y que va desde Las Chafiras hasta Las Américas. Según ella, el motivo que lleva a registrar tanta siniestralidad en esa parte de la vía es la congestión que sufre el tráfico en ese punto. La idea de la Institución tinerfeña también es llevar a cabo diversas medidas que ayuden a reducir los atascos y así, consecuentemente, disminuir la cantidad de sucesos. La intención es que la intervención de mayor envergadura, consistente en la ampliación de la autopista, sea costeada a través del futuro convenio de carreteras a firmar entre la Comunidad Autónoma y el Estado. Ese acuerdo debería negociarse a lo largo de este ejercicio ya que el actual termina el próximo año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine