La Laguna

La Policía Local pide a los vecinos que denuncien los casos de maltrato animal

Dos yeguas rescatadas en el Camino del Tornero se recuperan tras sufrir problemas intestinales y deformación en las pezuñas

20.04.2016 | 01:52
Parte de un vídeo difundido por la Fecapap de la perrita ´Magali´

La Policía Ecológica del cuerpo local lagunero insta a los vecinos a presentar denuncias en caso de ser conocedores o testigos de casos de maltrato o dejadez relacionados con animales. El equipo de agentes que forman parte de esta unidad especializada insisten en la necesidad de que los casos sean alertados de forma oficial para poder actuar convenientemente en cada uno de los expedientes.
Se da la circunstancia, explicaron, de que son más frecuentes las alertas a través de las redes sociales o mediante "llamadas e incluso correos electrónicos". Esta situación ralentiza la labor policial.

Por este motivo, su responsable, el oficial Tinguaro Méndez, animó ayer a los ciudadanos a "presentar sus denuncias formalmente" para agilizar las investigaciones. Mientras, el encargado de la unidad, creada hace más de 20 años habló además de las últimas intervenciones de este tipo.

El mes pasado, los agentes de la Ecológica requisaron dos yeguas en el Camino del Tornero. Se trata de una situación en la que llevaban trabajando "desde hace tiempo". En una finca de la zona, un viejo conocido de la Policía Local custodia varios animales. Este vecino, popular en el barrio porque durante su juventud se dedicó al cuidado de caballos, ha sido objeto de varios expedientes y se le han retirado algunos animales, principalmente perros, por la falta de cuidado de los mismos. No obstante, la alarma vecinal saltó tras comprobar el mal estado de dos yeguas que tenía en el mencionado terreno. "Ya nos habían alertado y, al tener antecedentes, es una zona que vigilamos habitualmente. En el caso de las yeguas, fue un voluntario de Valle Colino el que se dio cuenta de la situación cuando fue a retirar a los dos perros. Vio que su estado había empeorado y nos alertó porque ya se le han incautado caballos antes", recordó Méndez.

Como la situación era alarmante y existían claras evidencias de que el informe veterinario iba a aconsejar la retirada de los animales, los agentes de la Ecológica decidieron intervenir y realizar lo que se denomina una incautación previa. "Acudimos al terreno y aunque en un principio el responsable se opuso, accedió finalmente a que nos los lleváramos", recordó el oficial. Para su traslado contaron con la ayuda del Centro Hípico La Cordillera, que cedió uno de sus carros biplazas, y de Protección Civil de La Laguna, que aportó el todoterreno necesario para remolcarlo.

De ahí, las dos yeguas fueron trasladadas al albergue Valle Colino donde fueron atendidas por los veterinarios. "El informe fue tajante", recordó el agente lagunero. Además de una considerable pérdida de peso, ambos caballos tenían problemas intestinales por su mala alimentación y sufrían atrofia en sus pezuñas porque nunca habían sido herrados. Estuvieron varios días en el albergue y recientemente han sido trasladadas a sendas propiedades privadas, cuyos dueños colaboran habitualmente con el albergue comarcal. Allí se recuperan rápidamente.

Mientras tanto, el informe de la policía ha sido elevado a la Concejalía de Sanidad, que es la administración local competente en sanidad animal y que será la encargada de decidir qué tipo de sanción se le aplica al hasta ahora dueño de los animales. También deberán decidir si se le retiran definitivamente a ambos los caballos. Las sanciones por este tipo de faltas pueden llegar a los 12.000 euros.

Al tiempo, la Policía Local también ha actuado en el caso de un perro del barrio de Gracia. De nuevo fueron las redes sociales las que se hicieron eco de la situación del can, una perra enferma que permanecía encerrada en la azotea de un inmueble prácticamente a la intemperie. "De nuevo saltó la alarma por un vídeo en las redes sociales. Es en casos como estos en los que necesitamos denuncias formales porque además se trata de una propiedad privada y nuestra intervención se complica", explicó el agente local. Finalmente, la Policía pudo entrar en el domicilio con el permiso de su propietario que reconoció que no habían llevado a la perra al veterinario pese a que estaba enferma. Magali, que así ha sido rebautizada en Valle Colino, fue atendida rápidamente porque presentaba un tumor en uno de sus costados. Tiene seis años, se recupera satisfactoriamente y ha conseguido aumentar un poco de peso. Ahora se busca un nuevo hogar para ella y la Federación Canaria de Protectoras de Animales (Fecapap) ha hecho un llamamiento para lograrlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine