Santa Cruz de Tenerife

La Fiscalía pide sentar en el banquillo de los acusados a Plasencia y a Arteaga

La fiscal atribuye al exedil de Servicios Públicos y al actual responsable del área la posible comisión de un delito contra el medio ambiente por vertidos de aguas negras

19.04.2016 | 01:22

La Fiscalía ha pedido que el exedil de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Santa Cruz, Norberto Plasencia, y el actual responsable de dicha área, el concejal Dámaso Arteaga, ambos de CC, se sienten en el banquillo de los acusados por los vertidos de aguas residuales sin tratar en el litoral chicharrero, en concreto, en la zona de Cabo Llanos. En el escrito de la Fiscalía dirigido al Juzgado de Instrucción número 3, al que ha tenido acceso la opinión de tenerife, se solicita la transformación de las diligencias previas de este caso en procedimiento abreviado –que es el que se utiliza para enjuiciar delitos castigados con pena de prisión de hasta nueve años– "contra los investigados Plasencia y Arteaga, debiendo unirse a esta causa hoja histórico penal de ambos por la posible comisión de un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente". La Fiscalía pide que se inicie el auto de procesamiento y que la condición de ambos pase de investigados a acusados.

Asimismo, en el escrito de la Fiscalía se indica que se deberá unir a este procedimiento "la información relativa a posibles incumplimientos de la autorización otorgada al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para realizar el vertido desde tierra al mar de aguas residuales urbanas pretratadas procedentes de la estación de bombeo de los Llanos a través de una conducción de vertido en Los Llanos-Puerto de la Hondura". En unas semanas, el juez responderá ante tal petición, aceptándola o no, aunque, según fuentes consultadas por este periódico, en el 90% de los casos las solicitudes de la Fiscalía en este sentido reciben el visto bueno. Hasta el momento, Norberto Plasencia y Dámaso Arteaga han mantenido la condición de investigados por los vertidos en La Hondura, pero la Fiscalía considera que ahora deben ser considerados acusados y pasar al procedimiento abreviado para la celebración del correspondiente juicio oral.

Expediente

En el muelle de la Hondura se vierten al mar más de 20.000 metros cúbicos diarios de aguas negras sin tratar, lo que supone más de dos tercios del total de la que produce el municipio, hechos que están siendo investigados en el Juzgado desde hace varios años. En julio de 2015, el Gobierno de Canarias abrió un expediente al Ayuntamiento de la capital y a Emmasa (Empresa Mixta de Aguas de Santa Cruz de Tenerife) en el que amenazaba con retirar, por "incumplimientos claros y reiterados", la autorización de vertido al mar concedida en su día al Consistorio y con iniciar un procedimiento sancionador. El Ejecutivo avisó de que incoaría tal procedimiento si la Corporación local y Emmasa no ejecutaban las actuaciones necesarias en la depuradora de Buenos Aires y en la estación de pretratamiento y bombeo de Cabo Llanos para adaptar el sistema de depuración y vertido a la legislación vigente. Asimismo, la Comunidad Autónoma advirtió de que, en ningún caso, se admitiría como válido vincular estas actuaciones que se exigen a la posible licitación y ejecución por parte del Estado de la ampliación de la estación depuradora de Buenos Aires, que es lo que ha planteado el Ayuntamiento chicharrero.

El Consistorio y Emmasa debían presentar un plan de etapas con el que se garantizara, con independencia de quien lo financiase, el cumplimiento en el plazo de tres años del tratamiento de forma secundaria de las aguas residuales que se vierten al mar a través de la estación de Cabo Llanos. Hace unas semanas, el concejal de Servicios Públicos en la capital tinerfeña, el nacionalista Dámaso Arteaga, anunció que en breve el Ayuntamiento obtendría la autorización del Gobierno canario.

Depuradora

Aún así, tanto el Consistorio como Emmasa siguen defendiendo que la única manera de acabar definitivamente con este problema es con la ejecución de la ampliación de la depuradora, situada en el barrio de Buenos Aires, pues la actual estación no tiene capacidad para tratar el caudal de las aguas que le llegan, pues no solo son las de Santa Cruz de Tenerife, sino también las de El Rosario y las de La laguna.

Ya el Estado ha iniciado el procedimiento para ejecutar dicha obra, la cual supondrá una inversión de más de 17 millones de euros. Estos trabajos han sido declarados de interés general. La ampliación de la depuradora duplicará su capacidad actual y el litoral de Cabo Llanos podrá, incluso, ser apto para el baño. En la actualidad, y a pesar de los vertidos de aguas negras y de los carteles que advierten de que el baño no está recomendado, son muchos los ciudadanos que acceden al mar en dicha zona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine