Educación Jornadas de convivencia

Mirar a África siempre en positivo

El IES Anaga llena sus instalaciones de la cultura del continente africano para que los alumnos lo vean como una salida profesional para el futuro

16.04.2016 | 17:26
Mirar a África siempre en positivo
Mirar a África siempre en positivo

África puede ser un destino profesional como Europa o América. El continente más cercano al Archipiélago desde el punto de vista geográfico es también una salida para que los estudiantes tengan un trabajo en el futuro. Durante esta semana los alumnos del IES Anaga, en el barrio de La Alegría, han estudiado de forma activa cuáles son las características culturales y de comercio de muchos de estos países. La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife ha colaborado con la formación desde el punto de vista de los mercados, lo que ha propiciado que más de un estudiante se lo plantee como una opción más al acabar sus estudios.

La intención era que el alumnado reflexionara y aplicara sus conocimientos en pequeños grupos donde compararon todos los países africanos. Hablar con conocidos nacidos en este continente o con vecinos que lo conozcan después de realizar algún viaje también entraba dentro del itinerario de actividades. Entre pintar murales, encontrar fotografías comparativas de diferentes ciudades o conocer la trayectoria de personajes influyentes de alguna nacionalidad africana ayer se celebró el día grande de esta jornada de convivencia.

Conferencias

Las conferencias comenzaron a primera hora de la mañana y no pararon durante todo el día. Le siguieron talleres de danza, música y danza popular así como tratamientos y técnicas de belleza que consistieron básicamente en la confección de trenzas para el pelo con hilo, algo para lo que se animaron tanto las chicas como los chicos que tienen en el instituto el pelo largo. Un pase de vestidos tradicionales a cargo de las mismas estudiantes del centro con música ambiental y un partido de baloncesto uno contra uno entre jugadores senegaleses y el club de baloncesto Santa Domingo y estudiantes del IES Anaga fueron otra de las actividades que no defraudaron a nadie.

Entre las actividades que más gustaron al alumnado y a sus profesores fue la visita a una auténtica jaima. Descubrieron cómo una tienda de campaña, tradicionalmente de pelo de camello o esparto, montada sobre mástiles atados con una cuerda, sirve a las familias árabes nómadas para convivir, dormir y disfrutar también de su tiempo libre, siempre haciéndose compañía. Dentro pudieron tatuarse con henna. La mayoría se decantó por ponerse su propio nombre en el brazo, al menos para probar la sensación de haberse hecho un tatuaje, algo que en casa tienen prohibido muchos por su edad.

"Se va en unos días y se te queda el brazo normal, como si no te hubieras hecho nada", explicó Miriam Taima, una de las alumnas y también organizadoras del encuentro. "Lo más importante de esta semana es que estamos conociendo muchas cosas de la cultura africana que hasta ahora desconocíamos y eso siempre es bueno, porque no teníamos ni idea de que podemos estar ahí cuando terminemos de estudiar trabajando en cualquier país en expansión", valoró la alumna. Dentro de la jaima también pudieron disfrutar de un vaso de te, algo que a muchos no les gustó. "Es dulce al principio pero agrio después", dijo Shakira Rojas. Otros, más reacios, prefirieron esperar a la hora del recreo para desayunar y no aventurarse a tomarlo.

La zona de la cancha junto al pabellón deportivo del centro sirvió para desplegar todo el movimiento posible. Graciela Hernández tenía claro que uno de los mejores talleres que se organizaron fue el de danza africana. Los tambores resonaban por todo el centro y con ellos las risas de los alumnos. No importó si había vergüenza porque lo más importante era pasarlo bien.

"Siempre tenemos una mala visión de África, con guerras, inmigración y pobreza; ahora al menos también sabemos que tiene cosas buenas y que nos pueden aportar mucho", dijo Laura de la Rosa.

La explicación de lo que es el comercio justo o la ceremonia del té, lejos de lo que toman los británicos, fue otra de las actividades más llamativas que se desarrolló después del tiempo de recreo. Si la cultura es diferente, que no peor, también lo es la religión que profesan muchos de estos países. "Saber que son diferentes a nosotros no es nada malo, al contrario; ellos también pueden creer que nosotros somos diferentes a ellos y no por eso somos peores o mejores", analizó Julieta Ramos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine