Neotrópico recoge dos nuevos casos de animales exóticos a la semana en Tenerife

La mayoría de estas especies invasoras son serpientes, tarántulas, iguanas o aves

13.04.2016 | 10:02
fundación neotrópico

Cada vez son más. La llegada de animales exóticos a la Isla está creciendo de forma descontrolada en los últimos años. Así lo asegura el presidente de la Fundación Neotrópico –la asociación que se encarga de la recogida y el cuidado de especies invasoras que aparecen en espacios públicos del Archipiélago–, Jaime de Urioste, quien detalla que su fundación recoge entre uno y dos nuevos casos de ejemplares exóticos en Tenerife a la semana. Una cifra que ha aumentado de forma considerable con el paso del tiempo. "Hace unos años, solíamos recibir una media de una llamada al mes para rescatar a estos animales. Ahora, es una, como mínimo, a la semana", aclara el experto.

La mayoría de los animales que Neotrópico tiene que recuperar son serpientes, iguanas, tarántulas, escorpiones y tortugas acuáticas, aunque también pueden verse algunos tipo de aves foráneas como las aves cotorras de kramer y de pelo gris. "Suelen aparecer en estanques, barrancos y jardines públicos, aunque también las hemos encontrado en hoteles", apunta Urioste. En este sentido, el presidente de la Fundación recuerda el caso ocurrido en un establecimiento de Puerto de la Cruz este mismo año, "en el que en menos de tres meses aparecieron dos boas en la misma zona del mismo hotel".

La Fundación alerta de los peligros de esta invasión, que puede llegar a afectar, incluso, a la salud de la población. "Al entrar en la Isla de forma ilegal y no haber pasado los controles sanitarios pertinentes pueden transmitir alguna enfermedad tanto a los humanos como a las especies nativas", puntualiza Urioste. No obstante, son ellas, la fauna y la flora endémica, las que más sufren la presencia de animales extraños. "Por lo general, estas especies exóticas van a competir con las canarias por la comida o el lugar donde refugiarse del sol y la lluvia", destaca el experto.

La depredación es el mayor problema. "Algunos de estos ejemplares depredan a las especies nativas. Es algo preocupante teniendo en cuenta el alto nivel de endemismos que tenemos en las Islas", sostiene el presidente de Neotrópico. Otras, aunque no acaben con la vida de los animales isleños, son tan cercanas a ellos que llegan a hibridar y, por consiguiente, "la descendencia ya no es endémica sino una mezcla de las dos especies", aclara Urioste.

¿Cómo se ha llegado a esta situación? Según destaca el especialista, por dos aspectos principales. Por un lado, el auge de la moda detener animales exóticos en casa. "Este tipo de especies cada vez son más accesibles en las tiendas de mascotas y en las páginas web dónde se trapichea con ellas", detalla el presidente de Neotrópico, quien añade que, "muchas veces, los dueños no tienen la información adecuada. Al par de meses, se aburren y los abandonan en cualquier lugar".

Por otro, el clima exótico de la Isla y la acumulación de animales. "Con el paso del tiempo las especies invasores se van reproduciendo y llegan a formar colonias, como ocurre con algunas aves en Santa Cruz, que son más difíciles de erradicar", señala Urioste.
La Fundación se encarga del rescate de estos ejemplares y también de su custodia. "Intentamos ubicar algunas especies en zoológicos o parques, pero el resto permanecen en nuestro centro", explica el experto. Una vez han pasado la cuarentena necesaria, Neotrópico emplea a las especies invasoras como herramientas educativas. "Tanto para dar ciclos de formación como para educar a los escolares en la tenencia responsable de este tipo de animales", concluye Urioste.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine