Santa Cruz

El Juzgado subasta un "trozo de terreno" de la Plaza de Toros por 2 millones de euros

La puja se realiza en vía de apremio por una deuda de 217.584 euros y el acreedor es la entidad bancaria BBVA

13.04.2016 | 10:52
El Juzgado subasta un "trozo de terreno" de la Plaza de Toros por 2 millones de euros

El Juzgado de Primera Instancia número 3 de Santa Cruz de Tenerife ha sacado a subasta un "trozo de terreno" de la Plaza de Toros de la capital, situado en el número 33 de la Rambla de Santa Cruz, con un precio de salida de 2.016.885 euros. Se trata de una puja judicial en vía de apremio, por una deuda de 217.584,60 euros que reclama a un particular o a una empresa el BBVA. En cumplimiento de la Ley de Protección de Datos, la entidad bancaria no desvela la identidad del deudor al que se le ha embargado dicho terreno de la Plaza de Toros, recinto repartido entre más de 40 propietarios.

El que en su día fue escenario de importantes y numerosos eventos relacionados con el ocio del municipio capitalino, de los actos del Carnaval chicharrero y de grandes conciertos se ha convertido hoy en un espacio completamente abandonado y deteriorado. La Plaza de Toros, que incluso albergó una pista de patinaje en la que muchos pequeños, hoy ya mayores, aprendieron a patinar, dejó de ser utilizada como zona de ocio hace más de 20 años.

En 2008, el Ayuntamiento de Santa Cruz y los propietarios del recinto decidieron convocar un concurso de ideas para la ordenación urbanística del ámbito denominado manzana de la Plaza de Toros, delimitada por las calles Horacio Nelson, Capitán Gómez Landero, Comandante Sánchez Pinto y la Rambla. El proyecto ganador garantizaba mantener la fachada del recinto como icono material de la historia chicharrera; contemplaba un gran espacio público en su interior; destinaba 2.325 metros cuadrados a equipamiento recreativo y cultural, 1.425 a comercial y 1.840 a oficinas, y dejaba la mayor superficie, 5.520 metros cuadrados, para uso residencial, con un edificio de 12 plantas y aparcamientos. Sin embargo, nada se podía hacer hasta que no se aprobase el Plan General de Ordenación (PGO) del municipio, documento que ya hoy sí tiene el visto bueno aunque con diferentes ámbitos suspendidos, entre los que también se encuentra la zona de la Plaza de Toros.

Cansados de esperar y para hacer frente al abandono que sufría el recinto, en 2010 los propietarios intentaron incluso que alguien que tuviese "una interesante propuesta" alquilase la Plaza de Toros. La idea de ofrecer en alquiler este espacio fue de Rafael Martín, el entonces máximo representante de Alicur, la empresa a la que pertenecían la mayor parte de las acciones de la Comunidad de Bienes de la Plaza de Toros de Santa Cruz. Martín dimitió en agosto de 2014 y en febrero de 2015, Alicur fue declarada insolvente.

José Francisco Cabrera, el gestor hasta hace dos años de la Comunidad de Bienes de la Plaza de Toros, explicó ayer a la opinión de tenerife que Alicur fue comprada por un inversor peninsular. Cabrera contó que abandonó este proyecto porque tanto él como los propietarios estaban cansados ya de que no se pudiera hacer nada en el recinto. "Estábamos cansados de esperar y de luchar", añade.

Hoy, la olvidada y abandonada Plaza de Toros de Santa Cruz de Tenerife vuelve a ser noticia, pero en esta ocasión porque el Portal de la Administración de Justicia ha sacado a subasta, y tal como se indica en el anuncio publicado, un "trozo de terreno" de dicho recinto. Todas las pujas deben realizarse de forma electrónica en dicho portal. Para poder participar, los interesados deben estar dados de alta como usuarios en el sistema, mediante mecanismos seguros de identificación y firma electrónica. Tienen un plazo de 20 días naturales para presentar las correspondientes propuestas. Desde la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de la capital se desconoce este asunto y nada se dice sobre el supuesto proyecto que estaba previsto para dicho espacio.

La Plaza de Toros de Santa Cruz de Tenerife fue inaugurada oficialmente en el año 1893, tras la presentación del proyecto por parte de Antonio Pintor Ocete por encargo de la Sociedad La Tinerfeña. El recinto fue construido como consecuencia de la gran acogida que entonces tenía el espectáculo taurino. Contaba con un aforo de 6.800 personas. En 1924, la plaza se incendió y una gran parte de ella fue destruida. En el año 1927, y después de los trabajos de remodelación, el coso acogió de nuevo una corrida de toros. Se utilizó para tal finalidad hasta 1983. A partir de este momento, la Plaza de Toros chicharrera se convirtió en una zona de ocio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine