Cervantes ya resuena en Santa Cruz de Tenerife

La capital y la Tertulia de Amigos del 25 de Julio rinden un homenaje a la intérprete en el 90 aniversario de su fallecimiento

13.04.2016 | 13:25
Cervantes ya resuena en Santa Cruz de Tenerife
Cervantes ya resuena en Santa Cruz de Tenerife

Una placa ya recuerda el lugar en el que residió

Las divinas notas que Esmeralda Cervantes arrancaba de las cuerdas de su arpa resonarán para siempre en la capital tinerfeña, pues la calle en la que residió durante los últimos años de su vida ya cuenta con una placa con la que la ciudad y la Tertulia de Amigos del 25 de Julio le rindieron ayer homenaje.

Desde ayer por la mañana, una placa colocada en la esquina de la calle El Pilar con Bernabé Rodríguez marca el lugar exacto en el que residió la artista. "A los 57 años, después de haber recorrido todo el mundo recogiendo aplausos, distinciones y simpatías, se queda definitivamente entre nosotros, pues se encontraba agotada y enferma. Adquieren un viejo caserón en esta calle Bernabé Rodríguez, lo derriban y, en un solar de unos 1.200 metros cuadrados, construyen un chalet con jardín, huerta y casa para el servicio", explicó el presidente de la Tertulia Amigos del 25 de Julio, José Manuel Ledesma, durante el descubrimiento de la placa con la que también se conmemoró el 90 aniversario del fallecimiento de Cervantes.

No obstante, este no fue el único reconocimiento que la ciudad le brindó a la arpista en el día de ayer, pues una hora antes -concretamente, a la misma hora a la que falleció esta compositora en su domicilio de Santa Cruz- el alcalde de la capital tinerfeña, José Manuel Bermúdez, depositaba junto a Ledesma una corona de flores en su mausoleo. Los restos de Cervantes, nacida en Barcelona como Clotilde Cerdá, reposan en un mausoleo a la entrada del cementerio de Santa Lastenia, un panteón de mármol blanco fabricado en la casa Giovanni de Ferrari, de Génova, ornamentado con motivos relativos a la masonería, dada su condición de integrante de la Logia Tinerfe nº 114.

Justo a la entrada del camposanto, en un lateral del paseo central, se levanta un panteón a semejanza de los templos masónicos. Flanqueado por dos columnas que, sin embargo no sostienen ninguna estructura, su acceso se realiza a través de tres escalones, que simbolizan el grado de Cervantes en la Logia: Hermana Hospitalaria de Honor y Grado 3.

Allí, Bermúdez glosó la figura de la genial arpista: "Para Santa Cruz es un orgullo que un personaje de la talla intelectual de la arpista decidiese pasar sus últimos años entre nosotros y para el Ayuntamiento, una obligación rescatar su figura y dejar constancia de su vocación chicharrera".

La ciudad, a juicio del alcalde, necesita "seguir poniendo en valor el patrimonio histórico y sentimental de la ciudad, que casos como éste nos permiten calificar como mayúsculo. Santa Cruz -continuó- ha sido cuna, puerto y casa de numerosos personajes ilustres, que han construido parte de nuestra historia, y a los que debemos honrar como se merecen".

La intervención del alcalde cerró un acto en el que también tomó la palabra el presidente de la Tertulia, José Manuel Ledesma; tras la disertación de este último, se ofició un responso por parte del párroco de San Pío X y se colocó una corona de flores ante la tumba.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine