Santa Úrsula

El Ayuntamiento obliga a desalojar la cantina de la asociación del Farrobillo

Mercedes Salas asegura que el Consistorio le había dado un plazo de dos meses para regularizar la situación, ya que la instalación no cuenta con los permisos oportunos

13.04.2016 | 12:34

El Ayuntamiento de Santa Úrsula ha emitido un escrito a la encargada de la cantina de la asociación de El Farrobillo para que desaloje el local, debido a que la instalación no cuenta con las autorizaciones necesarias. Según explica la responsable, Mercedes Salas, en la notificación que le entregó la Policía Local el pasado jueves, "me obligan a abandonar la cantina en cinco días, que entiendo que serán hábiles, por lo que tendría que irme este jueves". Sin embargo, Salas no piensa dejar el local, ya que es el único medio que tiene para conseguir ingresos. "Mi abogado no se encuentra en la Isla y yo no voy a firmar nada ni a abandonar el local sin que él esté presente", aclara la afectada, quien destaca que "no es solo por los ingresos, ya que lo que gano en la cantina apenas me da para comer al día siguiente", sino que este "es el único sitio que tienen los vecinos para reunirse y venir a jugar".

Este mes de abril hará cuatro años que Mercedes Salas comenzó a regentar la cantina, después de firmar, según explica, un contrato con el responsable de la asociación de vecinos. Salas explica que, en ese momento, con el Partido Popular en la Alcaldía, también recibió un aviso, pero finalmente, la Corporación local decidió que podía continuar prestando los servicios en el municipio. Al ingresar el nuevo Gobierno en las últimas elecciones, Salas señala que preguntó en el Ayuntamiento si su situación cambiaría, pero le dijeron que no. "Me dijeron que no pasaría nada y 10 meses después ocurre esto", manifiesta.

La primera notificación la tuvo en diciembre del año pasado, pero según Salas, "el alcalde [Juan Acosta] me dio de plazo hasta el 15 de enero para retirar mis cosas y el día 5 envió a la policía para que me fuera". Finalmente, ese procedimiento se alargó. El pasado día 1, los propietarios de las cantinas del campo de fútbol y de lucha se reunieron con el regidor por el mismo motivo y llegaron al acuerdo de que tendrían dos meses de plazo para regularizar su situación. "Yo no estuve en esa reunión porque no me invitaron, pero los otros afectados me dijeron que hablaron de mí y que acordaron que ese plazo sería el mismo para mi cantina", asegura Salas. Sin embargo, el pasado jueves le enviaron la notificación para que entregue las llaves. "A los otros afectados no se la han enviado, solo a mí, y no entiendo por qué pasa esto", se pregunta Mercedes Salas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine