ÚLTIMA HORA
Al menos dos muertos tras chocar un tren y un autobús escolar en Francia

La resistencia social de Taucho

El Centro ´Okupado´ que quiere desalojar el Estado acumula más de dos décadas llenando de actividades el barrio chicharrero de Duggi

13.04.2016 | 10:02
La resistencia social de Taucho
La resistencia social de Taucho
La resistencia social de Taucho

Por los pasillos del Centro Social Okupado Taucho, en el barrio de Duggi, se escucha la historia de que este inmueble, que se sitúa en el número 64 de la calle General Serrano, era antes propiedad de un anarquista. Tras el inicio de la dictadura franquista, este vecino desapareció y el edificio pasó a manos del régimen franquista. Con el paso de los años, pasó a ser un centro de ayuda a combatientes heridos y después, a través de un Real Decreto, a manos de la Tesorería General de la Seguridad Social del Estado.

El Centro Social surge en 1994, cuando la organización Juvenil Azarug, de corte independentista, decide okupar el inmueble ante la falta de un espacio de reunión. Durante varios años, el trabajo realizado por la organización juvenil fue gigantesco puesto que, además de poner en marcha un proyecto ambicioso, sus miembros tuvieron que acondicionar una vivienda que llevaba varias décadas en estado de abandono.

Tras el movimiento del 15–M, Azarug comprendió la necesidad de abrir un centro social que sirviera para aunar la lucha de diferentes colectivos de la Isla. Así, a lo largo de todo este tiempo, han pasado hasta 20 asociaciones por las estancias del Centro Social Okupado Taucho que, no obstante, no limita su actividad a las cuatro paredes de esta vivienda. Así, explica el portavoz de Taucho, Jorge Ariosto, "también participamos en la fiesta del barrio de Duggi y realizamos colaboraciones con otros centros de España".

El pasado martes, Taucho se enfrentó a un nuevo intento de desalojo por parte de la Tesorería General de la Seguridad Social que finalmente quedó aplazado. Por esta razón, los miembros de los diferentes colectivos piensan en nuevos retos. Ariosto destaca que "nos gustaría desarrollar más actividades relacionadas con la música pero, para ello, tendríamos que contar con un espacio alternativo para, así, no molestar a los vecinos de Duggi". "Además, queremos estrechar vínculos con otros centros similares que existen en España y, por supuesto, nuestro objetivo es mantener la casa que llevamos okupando desde hace años para desarrollar una actividad de calidad", matiza.

Son incontables las personas que han pasado por Taucho a lo largo de sus años de historia. En la actualidad, cada semana, se llegan a reunir hasta 50 personas en los debates que organizan. Y esa solo es una de las numerosas actividades que organizan. Pero a este centro no solo está invitado un determinado perfil de usuarios ya que, si algo caracteriza a este espacio, es que permite conciliar el ocio y la implicación social con la familia. De este modo, no es extraño ver jugar a niños mientras sus padres participan en una asamblea o realizan alguna actividad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine