La Laguna

Rafael Rebolo: "El Parque Tecnológico de La Laguna puede convertirse en un Silicon Valley en el futuro"

"Podemos atraer talentos aprovechando que aquí se vive mejor que en California", asegura el director del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC)

11.04.2016 | 00:20
El director del IAC, Rafael Rebolo, en su despacho.

El IACtec será uno de los dos edificios que se construirán en el Parque Tecnológico de La Laguna, que se ubicará en la parcela del antiguo Hogar Gomero, en La Higuerita. Costará 4,8 millones de euros y la obra ha sido adjudicada a la empresa Syocasa-Inarsa, aunque la Gerencia de Urbanismo de La Laguna todavía no ha dado la licencia para poder empezar los trabajos. Dependerá del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y, según adelanta su director, Rafael Rebolo, centrará su actividad en la construcción de telescopios, microsatélites y aparatos médicos.

Los laguneros han puesto muchas expectativas en el Parque Tecnológico. ¿Qué actividades habrá en este nuevo centro?
Para nosotros es un proyecto muy ilusionante y creo que será importante para el crecimiento tecnológico de La Laguna. El IACtec pretende ser un espacio para compartir el conocimiento que tenemos en el IAC y el que tienen empresas de tecnología avanzada, tanto nacionales o internacionales, que quieran venir a desarrollar proyectos de interés para el instituto y para la sociedad en general.

¿En qué tipo de proyectos están interesados?
Nosotros, como institución que se dedica a explorar el espacio exterior, estamos especializados en captar y procesar las ondas electromagnéticas: las microondas, el infrarrojo, la luz visible y la ultravioleta. Pensamos que esto lo podemos trasladar a aplicaciones de otros sectores en tres líneas de trabajo. Una será la del desarrollo de grandes telescopios de última generación, como el Telescopio Solar Europeo. La otra es la de microsatélites. Los grandes los hace la Agencia Espacial Europea y no queremos competir con ellos, sino que buscamos colaborar. Por eso nos vamos a especializar en satélites pequeños, que pesen menos de 50 kilos. Utilizados para observar la Tierra, permitirán distinguir lo que ocurre a un nivel de resolución de un metro. Nuestro objetivo es que se utilicen para dar servicio a la sociedad canaria y puedan alertar de conatos de incendios, vertidos en el mar, balsas en apuros o para controlar el estado de los cultivos. Los datos se actualizarán cada hora y media. Pero si llegamos a crear una constelación, proporcionaremos datos actualizados cada media hora. Este proyecto se desarrollará en cinco o diez años y lo haremos con las mejores empresas del sector, que ya nos han dicho que quieren venir a instalarse en la Isla. No hemos firmado convenios todavía porque el Parque Tecnológico aún no es una realidad pero las conversaciones están muy avanzadas.

¿Cuál será el tercer sector en el que enfocarán su actividad?
El de las aplicaciones biomédicas. En esto también trabajaremos con el sector privado y, en este caso, participarán las universidades y los hospitales de Canarias. Hemos tenido reuniones con expertos del sector y creemos que podríamos desarrollar equipos de microondas e infrarrojos, tanto de bajo coste como otros más sofisticados, para el diagnóstico de varias enfermedades. Son proyectos que aún se están configurando y de momento no tenemos acuerdos firmados. Pero si el IACtec se convierte en una realidad, estoy convencido de que a lo largo de este año vamos a empezar a tener proyectos que arranquen, aunque el edificio todavía no esté terminado. De ese modo, para cuando dispongamos de las nuevas instalaciones, tendremos ya un buen equipo de ingeniería.

¿Han iniciado ya alguna de estas tres líneas de trabajo?
Ya hemos iniciado nuestra colaboración en el desarrollo de grandes telescopios. Son iniciativas que necesitan aportaciones importantes pero que traen instalaciones a Canarias de primera magnitud mundial. Estamos intentando captar empresas del sector tecnológico más avanzado de España, que operan en el País Vasco, Cataluña y Madrid, para que abran sus filiares aquí y que trabajen en estos proyectos. Para hacerlo realidad, necesitamos personal. El Cabildo nos dará una subvención, que esperamos recibir durante los próximos cinco años, por lo menos, para contratar ingenieros. Y una vez que esto arranque creemos que será autosuficiente.

¿Cuánto tardaremos en ver resultados económicos?
Estamos hablando de proyectos a cinco y diez años pero estamos en conversaciones para atraer otras tecnologías de espectroscopia y rayos gama con empresas que están en California, que podrían implantarse en escalas de tiempo más cortas.

¿El IAC se encargará de la comercialización de estos nuevos productos?
No, eso lo harán las empresas. Nosotros participaremos en el desarrollo de patentes con esas empresas y, lógicamente, obtendremos los beneficios asociados. Con los microsatélites, por ejemplo, la primera fase será la de crear un clúster de empresas tecnológicas para su construcción. La segunda será la de crear el software para procesar las imágenes obtenidas para prestar diferentes servicios.

¿Y quién se encargará de convencer a estas empresas para que se instalen en La Laguna?
Llevo dos años y medio dedicado a eso. Desde que asumí mi puesto, me he reunido con las compañías tecnológicas más importantes de España, Reino Unido, California e incluso de Nueva Zelanda, donde hay firmas de óptica muy avanzadas. Hemos hecho una labor muy intensa para despertar el interés de los empresarios y plantearles las oportunidades que tendrían aquí. Y seguiremos haciéndolo.

Inicialmente, el Parque Tecnológico se proyectó en Geneto pero se descartó porque estaba en la huella sonora del aeropuerto. En La Higuerita también lo está. ¿Limitará eso la utilización de herramientas de alta precisión?
Como sabe, nuestro instituto está en la misma circunstancia y podemos convivir con eso y desarrollar la tecnología que nos interesa. Creo que a dos kilómetros de distancia, como está el Parque Tecnológico, la situación no será diferente. En cualquier caso, la tecnología más sofisticada será la que irá a bordo de los microsatélites y los laboratorios que pensamos instalar nos dan garantías de que podremos hacer lo que queremos en los próximos 10 años. A más largo plazo no puedo predecir las necesidades que tendremos.

¿Las ventajas fiscales de Canarias logran ser un atractivo para atraer empresas de I+D?
Sí y no son muy conocidas por los empresarios. Nuestras ventajas fiscales son mucho más favorables que en ningún otro punto de Europa para el sector. Es verdad que para fabricar cosas pesadas que tengan que ser transportadas al continente estamos lejos. Pero nosotros no prendemos hacer material pesado para que salga de Canarias. Los telescopios los haremos para nuestros observatorios. Para lo que tenemos las condiciones ideales es para los microsatélites porque son aparatos livianos y tienen una gran complejidad técnica que hace que valgan millones de euros. Pero tampoco se pueden hacer muchos. A lo sumo haremos uno cada tres o cuatro años. Y si tenemos éxito vendrán más empresas a colaborar, porque lo que tenemos claro es que en la próxima década se multiplicarán los sistemas de observación y comunicación de la Tierra. Incluso, hay firmas de globos estratosféricos para transportar satélites que quieren venir a instalarse al Parque.

¿Estos negocios podrían generar millones de euros?
Dependerá de los inversores. Nosotros pondremos la semilla para que eso suceda. Si logramos concretar los proyectos de grandes telescopios estamos hablando de inversiones de alrededor de 100 millones de euros. Y si somos competitivos en los otros campos no hay un techo. Hay que empezar y ver cómo nos situamos.

¿Será este Parque Tecnológico el nuevo Silicon Valley?
En La Laguna no estamos ni al 5% de Silicon Valley. Para llegar a algo así tendrán que pasar décadas. Pero en Canarias podría generarse un espacio de tecnología avanzada que dentro de 50 o 60 años esté al nivel del triángulo de oro de Reino Unido (Cambridge-Oxford-Londres) o, tal vez, de Silicon Valley.

¿Qué se debería hacer para que eso pase?
La clave pasa por conseguir el apoyo de los gobiernos y crear talentos. En las universidades de las Islas se forma a muy buen personal científico. Y podríamos traer a los mayores talentos aprovechando que Canarias es un lugar fantástico para vivir, mucho mejor que California. Tenemos buen clima, seguridad, la gente es amable...

¿Qué cantidad de puestos de trabajo generará el IACtec cuando abra sus puertas?
El Cabildo de Tenerife ha firmado un acuerdo con el IAC para hacer los primeros ocho contratos de ingeniería. Con ayuda del Gobierno central –con el que estamos negociando la financiación para los telescopios– y el Gobierno de Canarias podríamos formar un equipo inicial de 15 ingenieros a final de este año. Nuestra intención es el sector privado contrate una cantidad similar. El año que viene ficharíamos otros 15 y para cuando el centro abra sus puertas, en dos años, habría un equipo de 50 ingenieros. Ahora, en el IAC tenemos 60 ingenieros superiores trabajando.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine