Joyas inspiradas en la artesanía canaria

La arquitecta Maribel Correa diseña collares, pulseras y pendientes basados en los calados

10.04.2016 | 02:00
Pieza de Joyas Caladas.

Los calados canarios son uno de los productos que más representan a las Islas y aunque es frecuente verlos en manteles o prendas, la creatividad de una arquitecta ha hecho posible que también se puedan mostrar en collares, pendientes, pulseras y hasta broches.
Maribel Correa siempre se había dedicado a la arquitectura, pero unas palabras del vicepresidente económica, Efraín Medina, en la que animaba a los diseñadores, arquitectos y artesanos a colaborar en creaciones innovadores, la hizo diversificar su profesión. Así surgió, en 2010, Joyas caladas, "con la aspiración de crear un producto artesano contemporáneo, evocador de memorias y emociones", señala Correa. Por este motivo, "la inspiración se basó en nuestro calado canario que es uno de los trabajos más delicados y minuciosos de la artesanía", matiza. Para la diseñadora de estas joyas, sus piezas no pretenden ser solo un complemento, sino "dar una voz contemporánea a siglos de artistas canarias anónimas".

Las joyas son diseñadas en el estudio Correa + Estévez diseño y se han materializado en el taller del artesano Rafael Molina. "Consideramos muy importante el origen, el proceso de creación y la fabricación de nuestras joyas en las Islas", aclara la arquitecta, por lo que todos los trabajos cumplen con las condiciones de los productos artesanos canarios. Pero no solo en las piezas evocan a la tradición isleña, el envoltorio de las joyas también muestra su procedencia. Y es que estos son realizados en el taller de la caladora Dolores Hernández. "Se trata de una bolsa de tela de lino donde se realiza el calado que sirvió de inspiración", detalla.

Para la arquitecta, lo más complicado de todo el proceso ha sido elegir la técnica adecuada de fabricación de las piezas "para que expresaran lo que quería trasmitir". Para ello, ejecutaron con el joyero numerosos prototipos con distintas técnicas hasta llegar a la definitiva. Así, la serie se realiza mediante la técnica de la cera perdida y fundido a microfusión. Las piezas resultantes se trabajan con el enhebrado o cosido a mano con hilo de plata, formando la filigrana diseñada. Una vez que han terminado las piezas, se dotan manualmente de los diferentes elementos de sustentación como cueros, cadenas o hilos de sedas, entre otros.

Joyas caladas cuenta con diferentes colecciones: Madrigal y Tachones, Tea, Sol, Puzzle, Ondas, Cubo, Nido y Trama; y cada una de ellas tienen en torno a 25 piezas entre pendientes, colgantes, pulseras, anillos y broches. Pero los diseños no se quedan aquí, ya que según explica Maribel Correa, "la idea es sacar cada año dos o tres colecciones nuevas y seguir con nuestra forma de fabricación". Estos artículos se puede adquirir en diferentes comercios tradicionales y turísticos de la Isla, como El Corte Inglés, Mesaira Design o la tienda de Tenerife Espacio de las Artes. "Queríamos que fueran joyas que produjeran emoción y que interesaran tanto a los locales como turistas para que pudieran llevarse un recuerdo de Canarias a través de una pieza especial y diferente", concluye Correa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine