Santa Cruz

La empleada despedida del albergue por robar pan lleva a Serunión a los tribunales

Los abogados de la empresa plantean llegar a un acuerdo económico pero rechazan la readmisión

08.04.2016 | 11:08
Yurena Martín, extrabajadora del albergue municipal de Santa Cruz de Tenerife.

La exempleada del albergue municipal de Santa Cruz a la que Serunión, empresa encargada del comedor, despidió por hurtar dos panes y 150 gramos de queso gouda ha llevado a dicha entidad a los tribunales. Yurena Martín, a través de su abogado, Gerardo Pérez, ha presentado dos denuncias, una por la vía laboral, "impugnando el despido", y otra por la civil. Esta última, y según explica el letrado, se fundamenta en que Serunión, empresa a la que el Ayuntamiento de la capital ha adjudicado el contrato de los menús del centro para indigentes, "ha vulnerado el derecho al honor de mi clienta con los comunicados enviados a los medios de comunicación, en los que la acusa de hurtos continuados y de otros motivos disciplinarios".

Tras la interposición de las denuncias, un representante en Tenerife de Serunión, empresa catalana que gestiona en Canarias 37 centros, se puso el miércoles en contacto con el abogado de Yurena Martín para intentar iniciar un proceso de negociación entre ambas partes, con el fin de poder llegar a un acuerdo y evitar así resolver el asunto en los tribunales. Incluso, la entidad manifestó su voluntad de estudiar la readmisión de la joven. Ayer mismo por la mañana, el letrado que defiende a la extrabajadora del albergue para indigentes hizo llegar a Serunión una oferta. Esta consistía en la solicitud de la readmisión de Yurena, acompañada, además, de una compensación económica "por los daños causados a su honor y de una rectificación pública por parte de Serunión en relación a todo lo que se ha dicho sobre mi cliente".

Sin embargo, ayer por la tarde, la postura de la empresa cambió. Esta ha contratado a un despacho de abogados de Barcelona y ahora rechaza la readmisión de la exempleada. Lo único que plantea Serunión, de momento, es la posibilidad de llegar a un acuerdo económico, a través de una indemnización. Y esto a pesar de que el propio alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, ha solicitado a la entidad la readmisión de la joven. El letrado de Yurena Martín asegura que si no se acepta la oferta de su cliente, entonces se llegará hasta el final. Informa de que ya, y en relación a la denuncia laboral, "estamos citados en la Semac (Sección de Mediación, Arbitraje y Conciliación) para próximo 12 de mayo".

Yurena Martín, madre de dos niñas y empleada en el albergue de Santa Cruz, fue despedida el pasado 30 de marzo por hurtar dos panes y 150 gramos de queso gouda. Este fue el motivo que la empresa Serunión, encargada del comedor del centro municipal para indigentes, puso en la carta de despido. Yurena, que confesó al encargado del albergue lo que había hecho antes de que fuese despedida, asegura que lo hizo por "necesidad", para poder dar de cenar a sus hijas, y porque sabía que esa comida "se tiraría a la basura". "Yo no he robado a nadie. Eran sobras de los menús de los usuarios del albergue", ha manifestado la extrabajadora.

Esta joven dio a conocer su caso a través de este periódico. A continuación, la empresa Serunión envió un comunicado a los medios de comunicación acusando a Yurena Martín de "hurtos continuados", que no se mencionaron en la carta de despido. El alcalde de la capital, José Manuel Bermúdez, y el concejal de Atención Social, Óscar García, se pusieron en contacto con representantes de la citada entidad y esta se comprometió a estudiar la readmisión de Yurena.

Sin embargo, ahora parece que esto ya no será posible. La extrabajadora del albergue municipal está dispuesta a llegar a donde sea por defender su honor, según lo ha indicado, porque mantiene que ella no es "ninguna ladrona".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine