Santa Cruz

Las ayudas para rehabilitar casas se incrementan hasta los 1.000 euros

Los vecinos del bloque 24 del barrio de La Salud serán los primeros en beneficiarse del aumento

08.04.2016 | 11:08
El bloque 24 de la calle Ríos Genil, en el barrio de La Salud.

El Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) de Santa Cruz de Tenerife aumenta las Prestaciones Económicas de Asistencia Social (PEAS) destinadas a las comunidades de vecinos. Estas ayudas eran, hasta ahora, de 480 euros pero el organismo municipal las incrementará hasta los 1.000 euros. El bloque 24 de la calle Ríos Genil del barrio de La Salud, que se encuentra dentro de las Áreas de Regeneración y Renovación Urbanas (ARUS), será el primero que se pueda beneficiar de este aumento de las partidas presupuestarias.
El concejal de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Santa Cruz, Óscar García, explicó ayer que el IMAS ayudará a un tercio de estos vecinos que verán cómo, en los próximos meses, se lleva a cabo la rehabilitación del bloque 24. Existen seis portones en este inmueble, con un total de 48 viviendas, y son 15 los vecinos que han solicitado estas PEAS. Se trata de familias con escasos recursos económicos que ahora podrán afrontar la rehabilitación de sus domicilios, que presentan importantes problemas estructurales desde el 2005.

Los propietarios de las viviendas han de aportar el 10% del presupuesto total de la actuación, mientras que el Estado se encarga del 35%; el Gobierno de Canarias del 25%; el Ayuntamiento de Santa Cruz del 19% y el Cabildo de Tenerife del 10% restante. Cada vecino aportará 1.125 euros, pero aquellos que se beneficien de las PEAS solo tendrán que poner 125 euros.

Óscar García recordó que, en 2015, el IMAS tramitó un total de 18.800 ayudas por valor de cuatro millones de euros. Con este aumento de las PEAS, el edil popular espera poder apoyar económicamente a un mayor número de personas y con mejores resultados. Del mismo modo, destacó las diversas reuniones que el IMAS ha organizado con los vecinos del bloque 24, un aspecto que también destacan los propietarios, quienes se sienten agradecidos por las facilidades otorgadas por el Ayuntamiento de Santa Cruz.

Del mismo modo, el concejal Óscar García destaca que, "en la actualidad, se están desbloqueando numerosos proyectos de rehabilitación, pero no en todos los casos se ha hecho necesaria la concesión de estas ayudas económicas". Sin embargo, se hacía necesario ampliar la cantidad de dinero que se ofrecía en cada una de esas ayudas. Así, es la primera vez que se aumenta la cantidad otorgada con las PEAS a las comunidades de vecinos.

Los vecinos del bloque 24 de la calle Ríos Genil llevan desde el año 2005 viendo cómo sus casas se llenan de grietas y el suelo de sus salones se hunde bajo sus pies. Cuando esta situación comenzó a hacerse insostenible, en el mes de abril del pasado año, los propietarios de las viviendas comenzaron a dar forma a las comunidades de vecinos de cada portón para, así, poder optar al programas de regeneración urbana.

Estas viviendas del barrio de La Salud fueron construidas hace unos 60 años y durante mucho tiempo fueron de protección oficial. Ahora, la mayoría de ellas han pasado a ser propiedad privada y por eso, a pesar de que se pueden beneficiar de algún tipo de convenio de rehabilitación o reposición, los dueños deben financiar parte de las obras.

Las viviendas más afectadas de esta zona son las que se encuentran en el primer piso. Todas ellas presentan una grieta idéntica en la parte alta de las paredes que recorre toda la casa. Además, esa fisura es la responsable de que parte del suelo, sobre todo el que se encuentra en los diferentes salones, se esté hundiendo y, en algunos casos, ese desnivel está dando lugar a huecos en la misma fachada.
Los técnicos municipales visitaron esta semana las viviendas, como uno de los pasos previos al inicio de las obras. Comentaron que, en el portón seis, uno de los pilares principales del edificio está cediendo, mientras que el primer piso del portón cinco se encuentra muy deteriorado. Y es que durante mucho tiempo se ha dicho que el problema de este edificio reside en el lugar en el que se construyó. Existen aguas de escorrentía que proceden de la montaña que se encuentra cerca del edificio y se piensa que ese es uno de los motivos por los que el edificio se deteriore de una forma tan rápida. No obstante, también se baraja la posibilidad de que los jardines que están ubicados alrededor de todo el perímetro del bloque 24 sean también culpables de la situación actual.

Debido a esta ambigüedad, los vecinos de este inmueble exigen ahora que los responsables de la obra les confirmen que los trabajos que se realizarán no servirán únicamente para mejorar la situación a corto plazo, sino que el problema quedará completamente suelto. A los largo de los últimos años, los vecinos que tienen viviendas en el primer piso de este bloque han tenido que realizar pequeñas mejoras en sus casas, fi

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine