La Laguna

Servicios cambia el pavimento en el faro de Bajamar para que resista al oleaje

La obra afecta al frente más próximo al mar, unos 320 metros cuadrados donde son habituales los daños por el mar - Los operarios colocarán una franja de hormigón

07.04.2016 | 10:05
Detalle de los trabajos realizados en el faro de Bajamar.

Los operarios se afanan estos días en la reforma del pavimento que rodea el faro de Bajamar, en las piscinas naturales de la localidad de la costa lagunera. El objetivo es paliar el que es, sin duda, uno de los principales problemas de mantenimiento de esta zona de baño: la constante rotura de las losetas del suelo a causa de las olas. Por este motivo, el responsable del departamento, el primer teniente alcalde Javier Abreu, solicitó a la empresa que gestiona el mantenimiento de las piscinas una alternativa para el pavimento que evite el coste de las reparaciones y limite el tiempo que los operarios tienen que dedicar a estas labores. "Más de la mitad de la jornada anual del personal de mantenimiento se dedica a la reposición de losetas", detallan desde el departamento local. Además, la intención es que lo se gasta en losetas se pueda usar en el mantenimiento de las piscinas "dado que se encuentra dentro del contrato".

El edil socialista indicó que este nuevo sistema que se está probando en la zona del faro consiste en "la aplicación de una losa de hormigón teñido en fábrica con un color similar al que poseen las losetas de piedra natural". Este nuevo material se está aplicando únicamente a partir de una línea divisora marcada desde la mitad del faro y hacia el mar.

La idea es que, una vez comience el hormigón a endurecer, se realizará la impresión de un patrón con unos moldes que simulen las juntas de las losetas. Con este mecanismo se tratará de dar uniformidad a todo el solárium para que la diferencia de materiales sea la mínima. La zona donde se va a aplicar el hormigón tiene unos 320 metros cuadrados de extensión. Cada metro cuadrado de hormigón impreso se ha valorado en 44 euros. El coste del nuevo material es, por tanto, de unos 14.000 euros.

"Las ventajas de este pavimentado son básicamente el precio. Hay que tener en cuenta que cada una de las actuales losetas cuesta 86,17 euros el metro, a lo que hay que sumar el precio de la mano de obra de su colocación", explica el informe de la obra. Además, el hormigón es mucho más resistente ante el embate constante de la marea.

No obstante, los técnicos reconocen que entre los inconvenientes del nuevo sistema está el hecho de que "con el tiempo, pueden aparecer grietas o desgastes" y que incluso puede que se levante parte del mismo.

Con todo, el objetivo de la Concejalía que dirige Abreu es limitar los daños en la zona debido a los fuertes oleajes que habitualmente sacuden la costa nordeste de la localidad. Limitando el gasto en este capítulo esperan poder aumentar otras inversiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine