Santa Cruz

Un superhéroe sin capa ni antifaz

Un joven italiano salva a una madre y su hijo de un incendio en una vivienda del barrio de María Jiménez - Gabriel derribó la puerta y apagó parte del fuego con aceite de cocinar

05.04.2016 | 12:27
El joven italiano señala la vivienda que sufrió el incendio el pasado domingo.

Una camiseta con el logo de Batman parece que fue lo que le dio a Gabriel Cirillo la fuerza para salvar la vida de dos personas. El domingo por la tarde, este joven italiano de 25 años y dos vecinos del barrio de María Jiménez volvieron a nacer, después de sobrevivir al incendio de una vivienda que se encuentra en la autovía que se dirige hacia San Andrés.

El joven héroe volvía el domingo de pasar el día en la playa de Las Teresitas junto con su pareja cuando, al llegar al barrio de María Jiménez, vio que de una casa salía un humo blanco que no auguraba nada bueno. "Decidí llegar hasta la gasolinera que hay cerca del Residencial Anaga y allí dimos la vuelta, cuando llegamos de nuevo a la casa, el humo ya era completamente negro y cada vez había más y más", explica el italiano, quien vive en Santa Cruz desde hace tres años.

Sin pensarlo dos veces, Gabriel se dirigió a la puerta de la casa, que hace esquina con la calle Frinsa, y la echó abajo de una sola patada. Dentro se encontró a dos personas en estado de shock, que no eran capaces de realizar ningún movimiento. Antes de sacarlas de la casa, que se incendió muy rápido porque la cocina era de madera y había muchos elementos de plástico, decidió apagar las llamas.

"Apagué el fuego del suelo con una manta y el de la propia sartén con más aceite para cocinar", explica el joven. Reconoce que pasó mucho miedo cuando tomó la decisión de acabar con las llamas porque eso suponía tener que acercarse mucho al peligro y pensó que la cocina podía llegar a explotar si permanecía más tiempo allí.

Sin embargo, fue capaz de acabar con el fuego y pudo sacar a las dos víctimas antes, incluso, de que llegaran los bomberos, las ambulancias y los agentes de policía. A pesar de que aún hoy se pueden ver los restos del incendio desde el exterior de la vivienda, este solo se saldó con algunas quemaduras en la mano de la madre y molestias en la garganta de todos los afectados.

El italiano comenta orgulloso que "los afectados me agradecieron lo que hice por ellos pero, en realidad, yo no llegué a plantearme lo que estaba haciendo". Así, asegura que ya había protagonizado algún que otro episodio heroico en el pasado pero jamás nada relacionado con las llamas. "Yo soy mucho de ayudar al prójimo", resume con simpleza.

A lo largo de su carrera profesional, Gabriel había tenido la oportunidad de formarse en temas relacionados con los incendios, puesto que trabajó en establecimientos hoteleros y en ellos le ofrecieron cursos de riesgos laborales. Sin embargo, "solo había visto la parte teórica de todo este proceso, nunca lo había puesto en práctica", asegura el joven.

Gabriel no sabe de donde sacó el valor para entrar en esa vivienda de María Jiménez sin saber qué era lo que se iba a encontrar dentro. Sin embargo, recuerda divertido que, "cuando llegué a casa y me quité la ropa, me di cuenta que tenía una camiseta con el logo de Batman, creo que tuvo algo que ver".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine