La Laguna

Los policías que cruzaron Marruecos en Panda llevarán una cuba de agua a Tinduf

Méndez y Liébana superan con éxito una carrera para llevar material a las escuelas marroquíes

04.04.2016 | 16:41
Un momento vivido por los dos agentes laguneros en la Panda Raid.

Adrián Méndez y Ángel Liébana, los dos policías locales laguneros que han conseguido superar con éxito la Panda Raid, tienen ya un próximo objetivo en mente. Según detallaron esta semana, recién llegados de su carrera de orientación por los desiertos de Marruecos, su próxima aventura solidaria será intentar llevar una cuba de agua hasta los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en Argelia.
"Protección Civil de La Laguna nos cederá un camión cuba que tenían previsto mandar al desguace pero que puede ser remozada y serviría para atender a estos campamentos en sus necesidades", explicó Méndez. "La idea está todavía en pañales pero nos gustaría hacerla realidad el año que viene, tenemos que empezar a movernos y por supuesto que buscaremos apoyo", aclaró.

La semana pasada, la pareja de policías locales llegó a Tenerife procedentes de la Panda Raid. Esta carrera de orientación a través del desierto tenía un objetivo solidario: repartir material escolar entre los menores del país. Desde el día 6 hasta el 12 de este mes, cruzaron el desierto en su Fiat Panda restaurado para repartir material escolar entre los niños de los distintos colegios de la zona. "En total fueron unos 200 kilómetros. Después de pasar las verificaciones, comenzamos con las distintas etapas", explicó Méndez.

Los dos agentes laguneros llegaron al punto de partida con unos 200 kilos de material escolar, 12 balones de fútbol y dos bicicletas. "Tuvimos que dejar parte del peso a la organización para que lo distribuyeran ellos porque no podíamos ir con tanto", recordó.

El objetivo marcado a diario por la organización incluía una localización concreta que alcanzar, una brújula y un mapa. Así, sin la ayuda de las nuevas tecnologías, los dos locales laguneros fueron alcanzando uno tras otro todos los objetivo. Su vehículo, que fue rescatado de una huerta de Icod de los Vinos "se portó como un campeón". Algo que además no fue demasiado común. "Hay que tener en cuenta que de los 220 coches que empezaron la carrera, una treintena tuvieron que abandonar por averías de distinta consideración". Para participar en la carrera una de las condiciones indispensables es que el Panda no hubiera sido modificado sustancialmente. "Pasábamos por los pueblos y nos encontrábamos un montón de coches de los compañeros haciendo reparaciones", recordó.

Durante las siete etapas a lo largo del desierto, los agentes laguneros soportaron temperaturas muy bajas. "La verdad es que pasamos mucho frío, por el día se podía sobrellevar pero por la noche llegamos a temperaturas de menos cinco grados centígrados", recordó.
Esa temperatura se recrudece si se tiene en cuenta que durante su aventura durmieron en campamentos improvisados cada noche. "En una caseta de campaña y con ese frío fue bastante duro", aclaró el agente. Los dos policías laguneros cumplieron todos los objetivos trazados por la organización pero reconocieron no haber estado muy pendientes de la clasificación. "Si nos teníamos que desviar para ver alguna cosa que nos interesaba, lo hicimos", aseguró Méndez.

Sobre la experiencia aclararon que fue sorprendente para ellos ver las claras diferencias que existen en el país. Por un lado, "pasamos por pueblos que apenas eran unas cuantas casa de barro y unas cuantas ovejas". Por otro, "cuando llegamos a Marrakech nos encontramos con una auténtica ciudad europea con hoteles de lujo, las diferencias son abismales".

Con todo, aseguraron que ha sido una experiencia "increible" y que sin duda piensan volver a embarcarse en nuevas aventuras solidarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine