La Laguna

Celgán niega que su fábrica genere mal olor y haga vertidos en El Centenero

Su director detalla que la planta tiene una depuradora para tratar las aguas residuales antes de enviarlas a la red de alcantarillado

01.04.2016 | 12:06
Celgán niega que su fábrica genere mal olor y haga vertidos en El Centenero
El director general de Celgán, Andrés Calvo, y Ana Afonso, ingeniera de la fábrica de La Laguna.

Celgán se defendió ayer de las denuncias hechas en el último pleno municipal por varios vecinos de El Centenero -que fueron apoyadas por el primer teniente de alcalde, el socialista Javier Abreu- sobre los malos olores y los vertidos que causa la empresa en el barrio. El director general de la industria láctea, Andrés Calvo, negó todas las acusaciones haciendo hincapié en que sus instalaciones cumplen "con toda la normativa de La Laguna, que es uno de los municipios que más requisitos exige de toda España".

El directivo negó tajantemente que la fábrica genere ningún tipo de vertido contaminante en el entorno y detalló que la fábrica tiene, tal y como exige la ley, una planta depuradora para el tratamiento de sus aguas residuales, que catalogó como "modélica", para luego enviarlas a la red de alcantarillado. En este sentido, precisó que el Ayuntamiento ha hecho diversas inspecciones en la planta y que "nunca nos han abierto ningún expediente sancionador". También reconoció que la Guardia Civil acudió a la fábrica hace años, después de que fuera denunciada por supuestos vertidos contra el medioambiente que "comprobaron que no existían". "Se llevaron muestras de las alcantarillas y todo quedó en nada porque no estamos cometiendo ningún delito ecológico", aseveró Calvo.

El director de la industria láctea de El Centenero reconoció que el agua que sale de sus instalaciones "no cumple con todos los parámetros que marca la normativa" pero matizó que "eso no la hace ilegal porque en cualquier municipio de Tenerife, menos La Laguna que es muy restrictivo, estaría dentro de los límites". "Y mucho menos es el causante del olor ni de la plaga de ratas y cucarachas de la que se quejan los vecinos", añadió convencido de que el mal olor del que se quejan los habitantes de la zona se debe a un problema del alcantarillado, que tiene que ver con la orografía del municipio, ya que el barrio es relativamente plano y cree que eso hace que el agua se estanque.

"No tiramos yogures a la alcantarilla como se dio a entender en el pleno. Incluso el suero que generamos al producir los petit es envasado en bidones, se sella y lo transportan al PIRS gestores autorizados en residuos. Lo mismo hacemos con el fango de la depuradora, que también se lleva al PIRS. Y es cierto que cuando se extrae el lodo se genera olor, como en cualquier planta depuradora del mundo, porque el aire pesa menos que el agua y tiende a subir. Pero se mete en un camión cuba y se lleva al PIRS ", recalcó.

Ana Afonso, ingeniera de Celgán, indicó que hace un año la empresa puso en marcha un "nuevo e innovador" sistema de filtrado de sus aguas residuales a través de un proceso natural que acelera la degradación de la materia orgánica. Espera que este dispositivo les permita llegar en dos meses a cumplir con todos los requisitos del Ayuntamiento. Eso les permitirá, a su vez, reducir a la mitad la tasa de alcantarillado que pagan a Teidagua, ya que son penalizados por no ajustarse a sus límites.

Respecto al ruido, Andrés Calvo aseguró que la zona de aparcamiento de los camiones se cambió de lugar para no molestar a los vecinos. La fábrica de El Centenero se inauguró en enero de 2006. En la actualidad, tiene 150 trabajadores y produce 15.000 toneladas de productos lácteos al año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine