Santa Cruz

El juez ordena el desalojo de la cafetería de la Plaza del Príncipe

El Consistorio obtiene la resolución tras casi dos años de espera - La nueva empresa concesionaria arreglará el bar de forma inmediata

31.03.2016 | 17:01
El juez ordena el desalojo de la cafetería de la Plaza del Príncipe
El juez ordena el desalojo de la cafetería de la Plaza del Príncipe

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha obtenido la resolución judicial con la que se ordena el desalojo de la cafetería de la Plaza del Príncipe. Tras casi dos de espera desde que otra empresa resultara adjudicataria del concurso público con el que obtenía el derecho para explotar este espacio, ahora un juez ha permitido al Consistorio obligar a sacar sus pertenencias del interior de este espacio al anterior empresario que durante todos estos meses se ha negado a abandonar el bar.

El concejal de Infraestructuras y Obras, José Alberto Díaz-Estébanez, aseguró ayer que el Ayuntamiento ha actuado "con una resolución firme de los Juzgados". Durante estos meses, el hasta ahora responsable de la concesión había alegado que cuando expiró el tiempo que se le había concedido hacía diez años no tuvo la oportunidad de presentarse al nuevo concurso público que puso en marcha el Consistorio. Sin embargo, cinco empresas diferentes sí que pudieron plasmar sus ofertas.

Una de ellas, la que se hizo con la concesión por presentar la mejor propuesta, Franito White, estaba a a la espera de que la actual gestora abandonara el negocio para poder ocuparlo e iniciar las obras de reforma del quiosco. El edil nacionalista no se aventuró a dar una fecha de apertura, sobre todo para los clientes habituales de este enclave emblemático en el centro de la ciudad. "La empresa ahora tiene que ejecutar las obras de mejora necesarias para poder abrir, algo que estaba en el pliego; ellos son los primeros interesados, porque lo sabemos, en que todo se desarrolle de la forma más rápida posible", aseguró.

El nuevo adjudicatario deberá realizar una serie de obras con las que tendrá que dotar con un office la cafetería. Además, tendrá que elevar hasta el nivel de la plaza la cocina, dependencia que hasta ahora estaba en una planta inferior. Tendrá que tener almacén y cámaras frigoríficas. No podrá faltar un pabellón con aseos de más de 57 metros cuadrados y una terraza exterior de al menos 120 metros cuadrados.

Sin nada

Hace dos días, el martes, en torno a las 12:00 horas, una trabajadora municipal se aproximaba hasta el establecimiento para pedir al responsable del bar que lo cerrara y sacara todas sus cosas. El empresario asumió la situación e informó a los trabajadores de lo que estaba pasando. La cafetería echó el cierre con el menú preparado para el almuerzo. Desde el Ayuntamiento, además de personal técnico, se presentaron seis policías locales para velar por la normalidad del desalojo. Cuando los trabajadores empezaron a recoger tan solo quedaron en la zona dos agentes.

Ayer miércoles, sobre las 10:00 horas, los empleados volvían a su puesto de trabajo pero tan solo para poder ayudar a los proveedores a llevarse la mercancía que quedó en el pequeño almacén. Si ya no iban a poder venderla tras el cierra, lo mejor era devolverla para al menos no perder el dinero invertido en ella. Dos coches patrulla de la Unipol presenciaron la recogida del material por parte de la empresa saliente.

"La empresa ha puesto todos los obstáculos posibles hasta que con la orden del juez en la mano hemos ido y se ha procedido al desalojo", detalló Díaz Estébanez. "Se las he comunicado la situación varias veces, la última con la orden del juez; sabían que se tenían que marchar, porque una vez expira la concesión anterior los arrendatarios se tienen que ir", sentenció el concejal.

Trabajadores

Los siete empleados que forman parte de la plantilla de la empresa que ahora concluye su actividad temen por sus puestos de trabajo. La mayoría lleva años dedicando su vida a esta cafetería. Algunos, con familia, no tienen otro sustento. Su principal queja es que no han recibido la información suficiente acerca de cómo se desarrollarían los acontecimientos. Ahora nadie les asegura que puedan continuar trabajando en el mismo lugar, ya que con toda probabilidad la nueva concesionaria contratará a otros empleados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine