´Caso Arona´

Una grabación implica a Félix Sierra en el presunto cobro de comisiones ilegales

Una cinta ratifica que Castro confesó a dos promotores que el exedil le pidió 6.000 euros para su partido

30.03.2016 | 11:56
Una grabación implica a Félix Sierra en el presunto cobro de comisiones ilegales

Una grabación reproducida en la sesión del juicio por el caso Arona implica al exconcejal de Urbanismo Félix Sierra en el presunto cobro de comisiones ilegales. De acuerdo a esa conversación registrada en 2009, Manuel Bernardo Castro, un carpintero que construyó dos locales sin licencia en Buzanada, habría pagado 2.000 euros al antiguo edil a cambio de que le permitiera seguir con la obra, aunque el supuesto dinero solicitado por el político era aún mayor. "Hay que contribuir... fue así cómo me lo pidió. [...] Seis [mil euros] para la contribución del partido [el Partido Popular]". Aunque así consta en la cinta puesta ayer ante el tribunal de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial, el vecino desmintió esos hechos cuando declaró en la Sala el pasado mes de febrero.

Las palabras de Castro fueron grabadas por José Ramón Ansorena, que realiza la acusación particular en esta causa, y por José Tavío, uno de los denunciantes de la pieza separada que ya ha sido sentenciada por los mismos magistrados de esta ocasión y que condenaron al exalcalde José Alberto González Reverón, que también se sienta en el banquillo en este proceso. Junto a él está Félix Sierra, que entre 1999 y 2003 se ocupó de U rbanismo en el Ayuntamiento sureño. Fue precisamente en esa época cuando este vecino llevó a cabo esas obras ilegales, aunque su precinto tuvo lugar en 2004.

Tal y como se desprende de la cinta reproducida ayer, Castro reconoció a los dos denunciantes que el antiguo edil, que a partir de ese año dejó el área pero siguió en la Junta de Gobierno, le solicitó 6.000 euros para financiar su partido a cambio de que el Ayuntamiento levantara el precinto a su construcción. Del audio se desprende que el propio vecino "hablaba con él" porque "andaba como loco" buscando "a quién untarle el beso" en el Consistorio, y finalmente fue el político el que le pidió esa supuesta comisión ilegal directamente, primero 2.000 euros y luego 6.000.

Castro confesó haber aportado la primera cuantía a través de un "intermediario", aunque en la grabación indicó no recordar su nombre porque "no daba la cara" y ya habían pasado siete u ocho años entre ese momento y el de la conversación con Ansorena y Tavío. Este último también habló sobre este asunto durante su declaración como testigo y afirmó ante el tribunal que este vecino le comentó el pago en dos ocasiones diferentes, una en el Ayuntamiento y otra en compañía de la acusación particular.

Tanto el denunciante como Tavío fueron víctimas, según ellos, de esta presunta trama de corrupción, de ahí que ambos promotores se aliaran para encontrar una prueba al respecto y decidieran grabar a Castro. El problema es que el presuntamente extorsionado negó todo lo recogido en la grabación tanto en la instrucción como en el juicio. Si bien reconoció que la obra era ilegal y lo justificó diciendo que era el modo de proceder en aquel momento, aseguró que nunca le contó a Tavío que hubiera pagado o que le hubieran pedido dinero para el Partido Popular a cambio de que quitaran el precinto a su construcción. Es más, dijo haber seguido con los trabajos pese a tener constancia de la irregularidad y aseveró que lo que quiso decir en la grabación respecto al abono de la cuantía fue que ingresaría una multa al Ayuntamiento tras prescribir la infracción.

La Fiscalía y la acusación particular defienden que el área de Urbanismo obvió finalmente sancionar a este vecino a cambio del presunto cobro de la comisión ilegal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine