Un plan recuperará el lagarto gigante de la Isla, del que solo quedan 1.400 ejemplares

El Gobierno de Canarias ultima el documento para la conservación de esta especie en peligro de extinción

28.03.2016 | 11:43
Imagen del lagarto moteado, también conocido como lagarto gigante de Tenerife.

No es tan famoso como sus tocayos de El Hierro y La Gomera pero su vida también corre peligro. El lagarto moteado canario (Gallotia intermedia) o lagarto gigante de Tenerife, descubierto en 1996, está en peligro de extinción. Según las últimas investigaciones científicas, esta especie solo tiene dos poblaciones, una en el acantilado de Guaza (Arona), donde se estima que existan unos 900 ejemplares, y otra en el de Los Gigantes (Santiago del Teide), donde viven entre 200 y 400. La cifra total, 1.400 ejemplares, no es tan alarmante como la de sus vecinos ( 300 lagartos herreños y 100 gomeros) pero sigue siendo preocupante por el gran número de amenazas con las que convive. Con el fin de evitar su desaparición, el Gobierno canario ultima un plan de recuperación y conservación que se pondrá en marcha en los próximos meses.

Según explica el técnico en Biodiversidad del Gobierno canario Juan Luis Rodríguez, el lagarto gigante de Tenerife se encuentra incluido en la categoría en peligro de extinción en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, "por lo que, de acuerdo a la legislación vigente, es necesario la redacción y aprobación de un plan de recuperación". El documento, del que por ahora se ha redactado su borrador, deberá ser consultado al Cabildo tinerfeño, los ayuntamientos afectados, la comunidad científica y las ONG conservacionistas para su posterior aprobación. "Al ser una especie de una sola Isla, una vez publicado, la administración competente para su aplicación será la Corporación insular", detalla el técnico.

El plan, que tendrá una duración de cinco años, se articula en tres líneas de trabajo. La primera tratará de anular o mitigar los actuales factores de amenaza que actúan sobre la especie a través de acciones de vigilancia, por ejemplo el control de mamíferos exóticos invasores como gatos o ratas. En la segunda, se realizarán una serie de estudios para la futura gestión eficaz de la especie y su área crítica. "En este sentido, será necesaria la realización de censos de las poblaciones para, además de conocer el número actual de efectivos, tratar de inferir tendencias poblacionales", añade Rodríguez.

La tercera línea de acciones tendrá como objetivo crear una actitud favorable de la población ante el estado de conservación de lagarto gigante de Tenerife y las medidas necesarias para tratar de garantizar su supervivencia.

Aunque a nivel genético, los tres lagartos gigantes son cercanos, a nivel morfológico son diferentes. El largo moteado mide entre 45 y 75 centímetros y tiene el dorso de color pardo negruzco con pequeñas manchas de color amarillo o azul. Su crecimiento es muy lento y tienen una madurez tardía con una elevada longevidad.

Desde su primera captura, realizada por el naturalista Efraín Hernández en 1966 mientras investigaba sobre aves marinas, la Fundación Neotrópico se hace cargo de la custodia y cuidados de los ejemplares. En esta fundación tinerfeña aún se mantiene con vida el holotipo apresado hace ya dos décadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine