Santa Cruz
Patrimonio 

El inventario de caminos descubre una descripción del faro de Anaga de 1887

La Fundación Santa Cruz Sostenible hace público el documento, en el que el escritor Manuel de Ossuna y Van den Heede describe esta instalación de Roque Bermejo

27.03.2016 | 01:00

La Fundación Santa Cruz Sostenible ha hecho público uno de los documentos recopilados durante el proceso de inventario de caminos del municipio de Santa Cruz de Tenerife. Se trata de un relato sobre el faro de Anaga del escritor lagunero Manuel de Ossuna y Van den Heede. En el texto detalla un viaje realizado a Anaga por el camino de la cumbre hasta sus posesiones ubicadas en Roque Bermejo, núcleo donde se ubica el faro.

La fecha en la que el autor firma el texto es el 22 de mayo de 1887, casi un cuarto de siglo después de que fuera construido en el año 1863. Desde la Fundación califican de "auténtica joya" el documento, en el que se ofrece una descripción del faro y de su estado de conservación. El faro está ubicado en uno de los lugares más abruptos y aislados de Anaga, sobre la punta del Roque Bermejo, y a una altura de 238 metros sobre el nivel del mar. Hasta él se puede acceder por mar y también por tierra, caminando por senderos montañosos durante varios kilómetros.

Manuel de Ossuna y Van den Heede relata en su texto que conoció "esta magnífica obra" de la mano del primer empleado del faro, Bernardo López Balboa durante una comida con él. El autor reconoce que este puede ser el primer faro "que cuentan los dominios españoles en las costa del Atlántico". Utiliza el lenguaje de la época, más poético que prosa, alegando que esta instalación une "a la altura de la montaña en que su torre se levanta y a su excelente situación, balizando los Roques de Anaga y la denominada baja de la Mancha, un aparato catadióptrico de superiores condiciones".

El autor describe a la perfección el interior del faro: "El centro constitúyelo una lámpara Degraud provista de cuatro mechas concéntricas, cuya luz presenta con intervalo de tres minutos vivísimo destello, debido al paso de una poderosa lente que se mueve, como en todos los aparatos de éste género, por un mecanismo de relojería, efectuando una revolución en nueve minutos. Su luz, hasta hace poco alimentada con aceite vegetal, lo está hoy con parafina, procedente de las fábricas de Glasgow, introduciéndose en esta mejora el mechero adicional inventado por el capitán americano Mr. Doty, con la modificación de Mr. Derechaux". Manuel de Ossuna y Van den Heede asegura en su redacción que el faro se encuentra en "perfecto estado de conservación y de limpieza" algo que demuestra además que "se cumplen todos los servicios" por los que el mismo Bernardo López Balboa había recibido "reiterados elogios de sus jefes".

Lo que también deja claro en su relato es que, después de visitar las instalaciones, quedó agasajado al pasar al comedor, "donde se sirvió una suculenta comida". Su estancia en este faro terminó a las 22:00 horas cuando continuó con su recorrido "sumamente complacido" por el trata "afable" de la familia de farero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine