Santa Cruz

La rotonda inteligente convence

Los vecinos aplauden la decisión del Ayuntamiento de convertir en guiada la glorieta de Chimisay - Las pitas por los errores de los conductores son el sonido habitual del barrio

26.03.2016 | 12:48
La rotonda inteligente convence
La rotonda inteligente convence

Hay quien dice que pintar esas rayas continuas contradice lo que enseñan en la autoescuela. Otros prefieren que los carriles estén perfectamente delimitados si así se consigue aligerar el tráfico. La mayoría apuesta porque todas las rotondas sean como la que se ha puesto en marcha en el barrio de Chimisay, en Ofra, una rotonda inteligente que alivia el tráfico.

El Ayuntamiento de Santa Cruz habilitó hace tan solo una semana una glorieta guiada con el objetivo principal de hacer más segura la circulación en la zona. La idea funciona y aunque las pitas se han convertido en el ruido habitual que se escucha de fondo en la zona, los vecinos y los responsables del bar Castro, que desarrolla su actividad junto a la carretera, saben que es algo que acabará normalizándose.

Lo más importante es que el conductor de fije en la señalización, que se ha aumentado de forma expresa en la zona para garantizar que todos puedan entender los cambios. Para abandonar la glorieta por la primera salida hay que coger la rotonda por el carril de la derecha. Si la opción es realizar un cambio de sentido o abandonar la rotonda en cualquier otra salida la opción obligada es empezar a circular desde el carril izquierdo.

Sin opción a duda

"Con este tipo de rotondas, con todo bien pintado en el suelo, está claro para dónde se tiene que coger porque no hay opción a duda", valoró Jorge Manuel Morales. Sin embargo, este vecino de la zona, que coge esta carretera varias veces al día, no duda de que en cualquier momento se producirá algún accidente. "Todavía hay gente que no tiene claro qué hacer, pero solo tienen que fijarse", añadió.

Ana María Pérez no conduce pero sí que sabe "fijarse en las flechas del suelo" para saber por dónde tienen que circular los vehículos. "Mi hijo me ha explicado que es para que los coches no se crucen y parece que funciona, porque no se forman colas salvo cuando llega el tranvía y el semáforo se pone en rojo", detalló.

Este cruce, además de pasar el tranvía, sirve de nexo de unión entre dos tramos diferenciados de la Avenida de Los Príncipes. Asimismo, se trata de la entrada hacia el Camino del Hierro, un paso muy concurrido para ir hasta el centro de la ciudad sin necesidad de coger autopista. El acceso al Conservatorio de Música y varios centros de enseñanza hacen de esta rotonda una zona de paso obligada para muchos vecinos, aunque no sean residentes en el barrio de Ofra.

Los intermitentes

Antonio Bethencourt tiene claro que el principal problema de los conductores en Tenerife es que no se utilizan los intermitentes. "Si los pusieran no habrían tantos choques como hay ahora, en las rotondas y al cambiar de carril, aunque se vaya en llano", explicó. "Han tenido que poner pivotes para que la gente sepa donde tiene que colocarse, porque no se ve bien desde lejos con los árboles", reconoció.

La idea de la rotonda guiada en Ofra lleva cocinándose en las dependencias municipales desde hace más de ocho meses. La misma concejal de Seguridad Vial y Ordenación de la Circulación, Zaida González, lo aseguraba esta semana cuando anunciaba que el municipio tendrá un total de ocho rotondas con estas características antes de que acabe la actual legislatura.

Las que vienen

De hecho, ya están los nombres de las glorietas que los técnicos han elegido como las más idóneas para convertirse en guiadas. Se trata de la rotonda de Chimisay, Miramar, la que se encuentra junto a la Cervecera, Benito Pérez Armas, República Dominicana, la del Mercado Nuestra Señora de África, a la altura de Hacienda y, por último, la glorieta ubicada en la zona baja de la Avenida Tres de Mayo.

La intención es que los conductores se acostumbren a que hay que optimizar el uso del carril izquierdo en las rotondas, que atendiendo al criterio del Consistorio capitalino, para algo están. Se evitan colas innecesarias y embotellamientos, por lo que la rotonda pierde efectividad. De hecho, esta manera de circular por el interior de las glorietas es habitual en las carreteras de la Península, por lo general con más carriles de los que hay en las vías de Tenerife donde suelen pintarse tan solo dos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine