Semana Santa

La devoción hecha madera, metal y flor

Guía de Isora celebra la octava edición de la Pascua Florida con 17 instalaciones de diferentes artistas que adornan las calles del casco

26.03.2016 | 12:48
La devoción hecha madera, metal y flor
´Las Caídas´. Carlos Curbelo.

Cuando la devoción trasciende del corazón y del alma para quedar plasmada en obra de arte efímero; cuando la madera, el metal y la flor se convierten en elementos que transforman lo cotidiano en excepcionales obras escultóricas; cuando el paisaje urbano sirve de lienzo para unirse con la naturaleza y elevar el sentimiento; cuando se suma todo al recogimiento de la Semana Santa y la Pasión de Cristo surge entonces la Pascua Florida de Guía de Isora, una muestra artítica única en toda España.

Desde primeras horas de la mañana de ayer, artistas, floristas, vecinos voluntarios y trabajadores municipales comenzaban a montar las 17 estructuras que adornarán, hasta el Domingo de Resurrección, las principales calles del casco de Guía de Isora en la VIII Pascua Florida. Nueve de estas instalaciones son propuestas del diseñador municipal y director técnico de este proyecto, Carlos Curbelo: Creador del Universo en su totalidad incluyendo el tiempo, la materia y el espacio, Vía Crucis, Resurrección, Pilato, Las Caídas, Calvario, La Columna, Corona de Espinas y Agnus Dei.

Como en ediciones anteriores hay artistas plásticos invitados. En esta ocasión son Paco Rossique, que expuso una estructura sin título basada en un pasaje del Cantar de los Cantares, e Isaac Correa con el montaje Devueltos de la vida. También participa por primera vez la florista Teresa Henríquez, con la obra El juicio. Por tercer año consecutivo repite la florista Cristina de León con Judas y, por sexta vez la florista Ángela Batista, que ha presentado la obra El sufrimiento de la Virgen. Como en otras ocasiones también ha participado el artista y profesor de la Escuela de Arte Floral de Cataluña, Jordi Abelló, así como la empresa Zona Verde.

Todas las obras expuestas, además, llevan un mensaje que invita a la reflexión mientras el espectador se deleita con la mirada. Como ejemplo, en la instalación que lleva por título Resurrección, se añade la cita: "Un haz de luz nace de la oscuridad"; la obra Corona de Espinas va acompañada del siguiente fragmento: "Sutil y eterna estructura que a la vez perfora el sentido"; o de la pieza Devueltos a la vida, que le acompaña: "El nuevo árbol de la redención que es la cruz, es iluminado desde el sagrario por Nuestra Señora de la Luz –Patrona del municipio–, con un amor tan misericordioso que nos devuelve a la vida"; o la obra sin título de Rossique que recoge el fragmento: "Eres huerto cerrado, hermana mía, esposa; eres jardín cercado, fuente sellada...". O de otra de las piezas de Curbelo, Las Caídas, se lee: "Al caer, tiembla la tierra, cimbrea el madero y se estremece hasta el alma".

El diseñador Carlos Curbelo explica que la idea de esta Pascua Florida "surgió hace nueve años cuando se propuso realzar la Semana Santa de Guía de Isora y, sobre todo, diferenciarla del resto de actos que se realizaban en otros pueblos". Así, añade, "nació esta propuesta de la Semana Santa en la calle con una muestra de arte floral efímero". Admite que "tiene alguna semejanza con algunas muestras que se realizan en otras localidades españolas como el Temps de Flors, de Girona o el Corpus de Toledo aunque con la diferencia de que el proyecto que se realiza en esta localidad tinerfeña tiene una temática establecida: la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, lo que lo hace único en toda España". Curbelo comenta que estudió Arte floral en la Escuela de Cataluña, en Barcelona, y "es, a partir de la segunda edición de la Pascua Florida cuando algunos profesores comenzaron a echar una mano y se han ido incorporando a la muestra floristas del resto de la Isla así como artistas pictóricos y escultóricos que han dado realce a esta propuesta que han considerado como un proyecto diferente aportando su visión plástica a la Pascua".

Curbelo habla frente a una de sus obras, Las Caídas, un enclave del casco de Guía de Isora que sirve de marco perfecto para su obra. Se trata del estrecho Callejón de los Judíos, que comienza con una escalinata donde reposa la cruz. El nombre de la callejuela y la pendiente escalonada se suman a la obra que ha querido representar el autor, con una cruz formada por cientos de bloques de madera que representan el movimiento en la caída.

De igual manera ocurre con la mayoría de las estructuras, que no están colocadas al azar, sino que el entorno tiene mucho que aportar a la obra creada. Este es el caso, por ejemplo, de la obra de uno de los profesores de Carlos Curbelo, el artista Jordi Abelló con su instalación de la Santa Cena, una obra en metal, madera y flores que descansan sobre unos recipientes de agua y que tiene como fondo la fachada encalada de una antigua casona jalonada por dos pequeños ventanucos que acotan la estampa.

Cristina de León es otra artista floral que explica su obra Judas: "La pena de Judas no solo está representada por la soga con la que se ahorcó arrepentido tras cometer el pecado de la traición, sino que está enmarcada en una celda, una cárcel que simboliza su penitencia". En el suelo, corchos, aros y flores, representan las monedas que le pagaron.

La florista Teresa Henríquez expone El Juicio, representado con tres signos de interrogación por los procesos vividos por Jesús cuestionado por Caifás, Herodes y Pilatos.

Hoy, además, los amantes de la fotografía podrán participar en el tercer maratón fotográfico que tiene como lienzo la Pascua Florida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine