Lágrimas, perfumes y besos por Jesús

La procesión del Cristo del Amor Misericordioso llena de aromas y ternura las calles del casco

22.03.2016 | 11:19
Lágrimas, perfumes y besos por Jesús
Lágrimas, perfumes y besos por Jesús
Lágrimas, perfumes y besos por Jesús

El amor que María Magdalena sintió por Jesús fue el hilo conductor de la misa celebrada anoche en la Catedral antes de la procesión de la Hermandad del Santísimo Cristo del Amor Misericordioso. El consiliario de la Catedral, Norberto Hernández, llamó a los miembros de la cofradía, y a los centenares de fieles que se congregaron en el templo, a vivir la Semana Santa con "lágrimas de gratitud, por el sacrificio de Jesús, y de arrepentimiento, por nuestros pecados". El religioso también reconoció que en estos días las calles de La Laguna se llenan de aromas a incienso y a flores, que recuerdan al perfume con el que la prostituta ungió los pies de Cristo. El sacerdote también habló de los besos que la mujer dio a Jesús y de los besos volados que lanzan los niños al paso de las imágenes por el casco, mostrando "una ternura que todos necesitamos en Semana Santa".

"No nos perdamos en lo superficial, vayamos a lo fundamental", pidió el religioso a los católicos destacando un pasaje bíblico en el que se relata la cena que celebró Cristo con influyentes políticos, intelectuales y hombres ricos. En medio de aquel encuentro apareció María Magdalena y todos aquellos hombres "la despreciaron", destacó recordando que, a diferencia de ellos, ella sí abrió su corazón a la fe y tuvo la generosidad de hacer buenas obras y dar amor, simbolizado todo ello en las "lágrimas, perfumes y besos" de los que habló.

La cofradía del Amor Misericordioso fue fundada en 1996 y en la actualidad tiene cerca de un centenar de miembros. José Enrique Villalmanzo es su hermano mayor y ayer se mostró orgulloso de tener en sus filas jóvenes que garantizan el relevo generacional.

El paso del crucificado salió de la Catedral acompañado de la Banda Municipal. Un cofrade le cantó una saeta a la sagrada imagen desde un ventanal del Ateneo, ante el gentío que abarrotaba la plaza del templo pese al intenso frío que marcó la jornada. En la intersección de las calles San Agustín y Viana, la procesión del Misericordioso se encontró con la del Señor del Huerto, que iba acompañado de la Orden Tercera Franciscana, la cofradía y la Banda de Música San Miguel, y ambas continuaron juntas llenando de devoción la cuidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine