Los pensionistas venezolanos que residen en la Isla no han cobrado sus pagas este año

Las asociaciones cifran en 3.000 los mayores afectados en Tenerife y 9.000 en toda España

20.03.2016 | 02:00

Venezuela vuelve a adeudar más de dos meses de pensiones a los jubilados que residen en la Isla. Cuando parecía que los problemas con las pagas habían terminado, después de que el embajador venezolano en España, Mario Isea Bohórquez, prometiera el pasado mes de octubre que los venezolanos que viven en el extranjero cobrarían sus pensiones antes de que finalizara el año, la situación ha vuelto a repetirse. Así lo denunció esta semana el coordinador del partido político Voluntad Popular en Canarias, Máximo Díaz-Estébanez, quien afirmó que "aunque se pagaron las pensiones en diciembre, no llegaron a ingresar todo el dinero que se les adeudaba a los pensionistas, puesto que no se ingresaron las pagas extra".

Además, esa vez fue la última ocasión en la que el Gobierno de la República Bolivariana ingresó las retribuciones a los emigrantes que trabajaron en el país, así como a los propios venezolanos que hoy viven en la Isla. Por lo que, según explica Díaz-Estébanez, "a final de este mes se volverán a cumplir otros tres meses sin cobrar". Según sus estimaciones, en la Isla serían unas 3.000 personas las afectadas; mientras que en todo el país serían en torno a 9.000 personas.

"Esta es una situación que se viene repitiendo desde el año 2014", asegura el coordinador, quien recuerda que "tanto la caída del precio del petróleo como la corrupción son los principales problemas del país, que siempre repercuten en el pensionista". Y es que el hecho de que durante este año los jubilados no hayan cobrado sus retribuciones ocasiona, en muchos casos, que no puedan pagar las facturas o los alquileres, por lo que tienen que pedir ayuda a amigos y familiares.

En este caso, el retraso con las pagas también afecta a los becados que estudian fuera de Venezuela que, aunque en la Isla no llegan a la decena, en Madrid, donde son más numerosos, añade Máximo Díaz-Estébanez, "se están generando operativos entre los ciudadanos para ayudarlos".

El coordinador de Voluntad Popular en Canarias señala también que tiene prevista una reunión con la cónsul en Canarias, María Elizabeth Seijo, en la que tratarán todos los asuntos que les afectan. Sin embargo, Díaz-Estébanez aclara que "el Consulado no tiene poder para solucionar este problema, ya que quien retrasa las pagas el Cencoex (Centro Nacional de Comercio Exterior)".

Este no es el único problema que afecta en estos momentos a los jubilados venezolanos, ya que, según denuncia el coordinador, el aumento del tipo de cambio ha provocados que las pensiones disminuyan este año alrededor de un 40%. "La devaluación de la moneda hace que este año cobren menos", afirma. Así, explica que, el tipo de cambio estaba situado en 6,30 bolívares por dólar y ahora se encuentra en 10 bolívares por dólar, por lo que "las rentas que perciban los pensionistas también se verán afectadas". Además, a esto habría que añadir el cambio a euros.

Una nueva campaña solidaria

La escasez de productos básicos en Venezuela llevó a Voluntad Popular, el pasado mes de octubre, a organizar la primera recogida de medicamentos solidaria en la Isla para enviar a su país. El coordinador del partido, Máximo Díaz-Estébanez, explicó que la iniciativa "fue todo un éxito", ya que en la Isla se consiguió recaudar 2.500 kilos de medicamentos y en Madrid, unos 3.500 kilos, aunque en la capital española aún se están recogiendo productos que llegan de diferentes partes de Europa.

Debido al gran éxito de la primera campaña solidaria, Díaz-Estébanez informa de que ya están preparando la segunda edición. "Ahora ya sabemos que lo más complicado de todo es enviar los medicamentos a Venezuela, ya que nosotros solos no podemos hacerlo porque somos una organización civil que no tenemos subvenciones, por lo que estamos contactando con diferentes empresas para que nos ayuden". La previsión del coordinador es que esta nueva edición pueda realizarse en abril.

Y es que los venezolanos continúan viviendo el día a día de manera muy complicada. "Se siguen formando colas de hasta seis horas para comprar cualquier producto básico", recuerda, por lo que aunque el envío no pueda llegar a todo el mundo, es una ayuda necesaria.
Además, Máximo Díaz-Estébanez asegura que "lo más grave de todo es que el Gobierno venezolano no quiere reconocer que existe una crisis humanitaria en el país, porque si lo hiciera, podríamos contar con la ayuda de grandes organizaciones como Cruz Roja o Médicos Sin Fronteras para hacer los envíos de los productos que recaudamos, ya que es lo más complicado para nosotros", concluye. Y. Rodríguez

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine