Becerra asegura que el Cabildo trabaja para tener unas vías integradas en el paisaje

El director insular de Fomento de la Corporación insular analiza ante el foro nacional de gestores de carreteras las particularidades de la red viaria insular

21.03.2016 | 12:40
Becerra asegura que el Cabildo trabaja para tener unas vías integradas en el paisaje

Las carreteras son parte integrante del paisaje y suponen uno de los principales medios desde el cual la población puede percibirlo y disfrutarlo. El reto es ofrecer al usuario de esas vías el acceso a ese medio natural, de forma sostenible y segura. Es una labor complicada pero no imposible, en la que el Cabildo de Tenerife pone todo su empeño. El director insular de Fomento, Miguel Becerra, explica que el objetivo "es conseguir unas carreteras más integradas en el paisaje, que estén bien conservadas y que sean seguras para quienes las transitan".

En esta línea, y tras un período de crisis en el que el Cabildo decidió priorizar en asuntos relacionados con la atención social, "la Corporación insular ha recuperado su capacidad inversora y ha diseñado un programa de mejora de las carreteras insulares al que destinará 200 millones de euros en seis años", señala Becerra.

Ante el foro de gestores de carreteras de diputaciones provinciales, cabildos y consells insulares, en la víspera del congreso nacional de carreteras Vyodeal, que se celebró esta semana en Tenerife, Becerra explicó las particularidades de una Isla donde el alto grado de representación de los espacios naturales protegidos en la red viaria insular "pone de manifiesto que las infraestructuras son un instrumento más a tener en cuenta en la gestión de los espacios protegidos, integradas en la función turística, ya que son vectores de comunicación para los visitantes de esas áreas".

Solo el Parque Nacional del Teide recibe más de 3,5 millones de visitantes al año. También son numerosos los visitantes que acuden, sobre todo en fin de semana, a las áreas recreativas y de ocio de las áreas protegidas (Corona Forestal, parques rurales de Anaga y Teno, entre otros). A todo ello, se une la práctica del senderismo desde puntos que conectan con la red viaria. La confluencia de usos de la carretera: prácticas deportivas, de ocio, de acceso a espacios naturales o de disfrute genera múltiples conflictos que requiere un esfuerzo especial de gestión.

El director insular destaca el papel que juega la carretera en un territorio como Tenerife, donde más de la mitad de su superficie está protegida y con un modelo de asentamiento disperso cuya movilidad depende en exclusiva del vehículo privado. La Isla tiene unos 2.000 kilómetros de carreteras y 6.500 de pistas, es decir, un total de 8.500 kilómetros de vías no urbanas, lo que representa un total de 4,21 kilómetros de viario por cada kilómetro cuadrado de superficie. La red de carreteras que gestiona el Cabildo es de 1.493 kilómetros.

Movilidad

Esa limitación del territorio se enfrenta a la saturación del parque móvil. En Tenerife hay unos 683.000 vehículos (456 por cada kilómetro de carretera), en comparación con la media española que es cuatro veces menos (112). Anualmente, visitan la Isla cinco millones de turistas que realizan sus desplazamientos en guaguas y vehículos de alquiler. Además, un 35% de ellos alquila coche por un periodo medio de seis días. Esto añade 40.000 vehículos más a las carreteras.

Ante esta situación, Tenerife se enfrenta a unos problemas de movilidad importantes fruto del nivel de saturación en que se encuentra la red, especialmente, en determinados tramos. "El crecimiento del parque móvil es muy acelerado", asegura Miguel Becerra.

La diseminación poblacional dificulta, asimismo, la creación de una red eficaz de transporte público que obliga a utilizar en exclusiva el vehículo privado como medio de transporte y esto, a su vez, aumenta las tendencias a la dispersión.

Para Becerra esta "estructura dispersa requiere una cantidad de infraestructura de todo tipo mayor que la de un modelo concentrado, con lo que se favorece el aumento de la dispersión, el modelo se encarece y pierde funcionalidad".

La solución sería invertir las tendencias a la dispersión creando y potenciando los entornos urbanos compactos y de tamaño suficiente para permitir una política de transporte público eficaz, apunta el director insular de Fomento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine