Santa Cruz

El Ayuntamiento de Santa Cruz realiza 8 traslados no voluntarios de indigentes

Solo en tres casos los profesionales médicos de salud mental han establecido la necesidad de que reciban tratamiento en La Candelaria

18.03.2016 | 11:50
Una persona sin hogar sentada en un banco de la capital.

En los últimos seis meses, el IMAS (Instituto Municipal de Atención Social) del Ayuntamiento de Santa Cruz se ha visto obligado a realizar ocho procedimientos de traslados no voluntarios para personas sin hogar con problemas de salud mental. Esta situación se produce cuando los profesionales del albergue municipal, situado en la calle Azorín, y el personal de la UMA (Unidad Móvil de Acercamiento) consideran que un indigente debe recibir un tratamiento o ser atendido en un centro especializado y el ciudadano en cuestión se niega a aceptar dichas indicaciones.

De las ocho acciones llevadas a cabo por el Consistorio chicharrero, solo en tres casos los profesionales médicos de salud mental establecieron la necesidad de que dichas personas sin hogar fuesen trasladadas al Hospital de La Candelaria para una atención médica especializada. Dichos ciudadanos son trasladaos con la UMA o con la ambulancia al centro hospitalario.

Las otras cinco personas no fueron diagnosticadas por los profesionales médicos con una patología que permitiera utilizar este procedimiento y ser trasladarlas a un centro hospitalario. Según informa el Instituto Municipal de Atención Social, estos ciudadanos "han seguido distintas situaciones". "Algunos siguen en la calle y otros se acercan a los recursos municipales a ducharse, a comer o a alojarse durante algunas noches. Cada persona lleva un recorrido diferente", añade el IMAS.
Según el diagnóstico de personas sin hogar en Santa Cruz realizado por este organismo municipal, y que ha servido para que todas las administraciones públicas se alíen con el Ayuntamiento chicharrero para ofrecer una mejor atención a los indigentes, una de cada cuatro personas que utilizan el albergue de la capital sufre una enfermedad mental. Precisamente, tanto el alcalde, el nacionalista José Manuel Bermúdez, como el concejal de Atención Social, Óscar García, del PP, han dejado claro que el albergue no es el mejor sitio para atender a ciudadanos que tengan una enfermedad mental. Por ello, el Consistorio ha solicitado el apoyo del resto de administraciones y la creación de más plazas en recursos especializados, y se ha instado a mejorar la coordinación y los protocolos de actuación.

El propio gerente del IMAS, Javier Gutiérrez, en una reunión con vecinos de Buenos Aires, zona de en la que se abrirá un nuevo albergue de 20 plazas, admitió que Sanidad dejaba a enfermos mentales en las puertas del albergue de Azorín (100 plazas) por falta de espacio en recursos especializados.

Por otra parte, el IMAS informa de que en estos últimos seis meses, una persona sin hogar inmigrante ha regresado a su país de manera voluntaria y otra ha solicitado el retorno. En el año 2015, el 35% de los ciudadanos que fueron atendidos en el albergue municipal fueron personas extranjeras, según los datos facilitados por el IMAS.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine