Santiago del Teide

La Justicia absuelve al exalcalde al prescribir el delito de injurias

Sentencia que ha pasado el plazo de un año desde los hechos y que no cabe la prevaricación por no plantearse en las diligencias previas

17.03.2016 | 11:10
La Justicia absuelve al exalcalde al prescribir el delito de injurias

El Juzgado de lo Penal Número 4 de Santa Cruz de Tenerife absuelve al exalcalde de Santiago del Teide Juan Damián Gorrín al prescribir el presunto delito de injurias por el que fue denunciado. Un funcionario público llevó al antiguo regidor ante los tribunales y lo culpó de haber atentado "con publicidad" contra su dignidad y honor, por lo que solicitaba para el mandatario municipal entre 2003 y 2015 la imposición de una multa de ocho meses junto a la publicación de la sentencia. La acusación particular, además, aludió durante las conclusiones de la vista oral a un supuesto delito de prevaricación, algo que tampoco fue tenido en cuenta en el dictamen ya que estos argumentos no los puso de manifiesto durante la investigación del caso.

Por estos motivos, el fallo ha sido contrario a lo que esperaba, pero tiene la posibilidad de interponer el correspondiente recurso de apelación ante la Audiencia Provincial.

El Juzgado desglosa como hechos probados que "no se ha practicado prueba" respecto al presunto delito de injurias graves porque el asunto está prescrito, mientras que para el caso de la prevaricación determina que "no se puede valorar por haberse apartado la acusación de los hechos fijados en el auto de transformación de las diligencias previas en procedimiento abreviado". Según la sentencia, ese escrito recoge unos acontecimientos que, de ser ciertos, solo serían constitutivos de un delito de injurias, aunque ya ha transcurrido el plazo de un año en "diversas ocasiones desde la incoación de la causa hasta la actualidad", mientras que, por otro lado, "en ningún momento hace referencia a hechos susceptibles de ser calificados como prevaricación".

La acusación particular solicitó por esto último la imposición de una pena de siete años de inhabilitación especial para cargo público, así como el pago de las costas procesales, ya que entendía que el exalcalde tenía conocimiento de la actuación que se le imputaba y que era esta parte "la encargada de calificar" este suceso "y no el juez instructor".

Por su parte, la Fiscalía Provincial pidió el sobreseimiento del caso y su archivo libre porque consideraba que los acontecimientos por los que se planteaba un presunto delito de injurias habían prescrito, y ahora el Juzgado le ha dado la razón al Ministerio Público en su sentencia del pasado día 14.

El fallo insiste en que el auto de transformación, del 31 de octubre de 2011, recoge unos hechos que no van acompañados de los argumentos por los que se entiende que pueda haber prevaricación y que el escrito que presenta la acusación debe limitarse a lo que establece ese escrito. Por tanto, "la calificación de las partes no es libre". "Previamente, es preciso delimitar el objeto del proceso, circunscribir los hechos y la persona acusada", recuerda el Juzgado, quien añade que esta es la función que precisamente cumple el auto de transformación.

De hecho, manifiesta que ni siquiera la Fiscalía Provincial hizo referencia a ese presunto delito de prevaricación y que solo se limitó a evaluar las injurias, porque "nada tiene que ver" uno con el otro. De igual forma, detalla que si la acusación particular quería que se juzgara por ese primer motivo debía haber recurrido el auto de transformación "para ampliar" los acontecimientos a tratar. Es más, la acusación particular ha sido representada por "el mismo abogado durante la tramitación de la causa". "Tuvo conocimiento del auto y pudo recurrirlo", advierte.

Por tanto, la sentencia resume que la prohibición de incluir en el escrito de conclusiones hechos que no han sido objeto del auto para el procesamiento "es una nota definitoria del sistema". "Su exigencia dibuja un presupuesto de legitimidad para el ejercicio de la acusación. No se trata de decidir si el procesado pudo o no defenderse, sino de proclamar que nunca debió haber sido acusado", subraya.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine