Santa Cruz

Una joyería alerta de una estafa en la capital que ofrece relojes "caros" a cambio de oro

La propietaria de Encarna Mena denuncia ante la Policía que una joven se dedica a ir de casa en casa usando el nombre de este establecimiento para "engañar" a los vecinos

15.03.2016 | 12:45
Joyería ´Encarna Mena´, situada en la calle Teobaldo Power, en Santa Cruz de Tenerife.

Una joven de unos 30 años, "muy guapa, bien vestida y con acento andaluz", se está dedicando a ir de casa en casa en Santa Cruz de Tenerife para ofrecer relojes "caros" a cambio de oro, asegurando que lo hace en representación de la joyería Encarna Mena, un conocido establecimiento situado en la calle Teobaldo Power de la capital. Así lo cuentan sorprendidas la propietaria de este comercio, Encarna Mena, y su hija, Cristina Rancel, que también trabaja allí, quienes han presentado una denuncia ante la Policía Nacional tras recibir las llamadas de varias clientes relatando la visita de dicha joven, con el fin de advertir de una posible estafa.

"No tenemos nada que ver con esta chica, que dice llamarse Conchi, y, por supuesto, no estamos regalando relojes a cambio de oro. Nuestro negocio no se dedica a ir por las viviendas ni compramos oro. Por ello, y debido a que ya son varias las personas que se han puesto en contacto con nosotras, nos hemos visto obligadas a acudir a la Policía. Es que incluso una vecina nos vino reclamando que le arregláramos un reloj, que esta joven le había dado, porque no funcionaba, pensando claro que este era de nuestra tienda", apunta Cristina Rancel.

De momento, manifiesta Rancel, la supuesta estafadora está visitando las casas del Barrio de La Salud. Tal y como se indica en la denuncia presentada por Encarna Mena, a la que ha tenido acceso la opinión de tenerife y de la que ha alertado la plataforma Paseando por Santa Cruz, la joven toca en las viviendas haciéndose pasar por la hija de Encarna, es decir, por Cristina. Pide "cualquier cosa que se tenga de oro y que ya no se utilice", como collares, pulseras, pendientes o anillos. A cambio, entrega unos relojes de la marca Ferrari, cuyos precios suelen oscilar entre los 150 y 500 euros, "los cuales parecen ser supuestamente falsos o han sido robados", señala Cristina Rancel.

Las personas que se han puesto en contacto con las responsables de esta joyería aseguran que se trata de una joven muy amable, de la que cuesta desconfiar. Por ello, ya son varias las vecinas que "han caído en la trampa, entregándole a la supuesta Conchi pulseras y collares de oro". "Una de ellas le dio hasta los pendiente de oro de sus hijas de cuando eran pequeñitas", manifiesta Cristina Rancel, quien avisa a los ciudadanos de esta posible estafa para que "no se dejen engañar más".

Aunque Encarna Mena, propietaria de la joyería que lleva su nombre, se toma este asunto con tranquilidad, su hija, Cristina Rancel no puede ocultar su preocupación. "Es que esta chica sabía que habíamos cerrado la tienda el pasado 6 de febrero, pues se lo dijo a una de sus víctimas. Lo más fuerte de todo es que le aseguró que era porque mi madre tenía cáncer y estaba recibiendo quimioterapia, algo que es totalmente mentira. Asimismo, cuenta en sus visitas que su madre, es decir, la mía, es sevillana. Mis abuelos sí lo son. Mi abuela era dueña de la conocida joyería de toda la vida de la Calle Castillo. Esta supuesta Conchi tiene acento andaluz. Es todo muy raro", manifiesta la hija de Encarna.

A la propia Policía Nacional le ha extrañado que "la gente a la que esta joven ya ha visitado haya caído en la trampa", pero, apunta Cristina Rancel, "es que nos dicen estos vecinos que la chica es tan amable que cuesta no creerla". "Nunca nos había pasado nada igual. Nuestra joyería es conocida, tenemos anuncios en radio, pero nunca nos imaginamos que nos pudiera pasar algo así. Es muy curioso lo que la gente llega a inventarse y a hacer por conseguir dinero. Esperamos que la Policía la encuentre pronto", concluye Cristina Rancel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine