Santa Cruz

Una vida de cuento de hadas

La gijonesa María Kapitán reside en la Isla desde 2004 pero hace dos años cambió el teatro por la narración oral

14.03.2016 | 16:36
La cuentacuentos María Kapitán

Érase una vez una joven actriz gijonesa que viajó a Tenerife por amor. En la Isla descubrió la pasión que sentía por las leyes y consagró sus días a ayudar a las mujeres maltratadas. Cuando a su vida llegó el amor de dos pequeños hijos, pudo acercarse a la magia de los cuentos y, desde entonces, recorre el reino para llevar sus historias a todos los que deseen escucharlas. Si María Kapitán contara con su propio libro, este podría ser su principio: una historia llena de positividad, ?vitalidad y mucha pasión.

María Kapitán participará el próximo domingo, cuando celebra el Día Internacional de la Narración Oral, en la IV edición del Festival Encuentracuentos, que tiene lugar en el TEA. Es el seudónimo por el que se la conoce en el mágico mundo de los cuentos pero su verdadero nombre es María Isabel Trejo. El apellido artístico lo eligió su hija mayor cuando comenzó en el mundo de la narración oral: "Al igual que los cuentos, quería que mi nombre tuviera algo de verdad y algo de fantasía. Por eso decidí quedarme con María e inventarme el apellido que, además, también hace referencia mi antiguo grupo de teatro", explica la cuentacuentos.

La joven comenzó en el mundo del teatro en 1996 con el grupo amateur Caricias. "No era más que un grupo creado en una biblioteca, pero después de un año, el director, Jorge Moreno, creó la compañía Konjuro Teatro y poco a poco nos fuimos profesionalizando", relata Kapitán. La gijonesa reconoce que fue aprendido la profesión sobre las tablas, saliendo al escenario y dejándose llevar por las señas de sus directores y de las vibraciones del público. Durante el tiempo que estuvo en Konjuro Teatro tuvo la oportunidad, además, de realizar algunos sketch en televisiones locales.

En 2004, su pareja se trasladó a Tenerife por motivos de trabajo y ella, "en un acto de impulsividad", lo siguió. Tras un tiempo viviendo en Santa Cruz, optó a unas oposiciones de Justicia y desde hace varios años trabaja en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Arona. "Buscaba algo de estabilidad y las leyes siempre me han gustado mucho, así que ahora mismo estoy contenta con el trabajo que desempeño", comenta la narradora, quien reconoce que "ojalá no existiera la violencia de género pero, ya que no desaparece, al menos puedo ayudar a las mujeres que la sufren".

Hace cinco años tuvo a su primera hija y, hace dos y medio, al segundo. "Muy pronto empezaron a reclamar que les leyera cuentos y por eso comenzamos a ir a la biblioteca cada semana", recuerda Kapitán, quien explica que fue en este momento cuando comenzó de nuevo un acercamiento hacia sus raíces teatrales. Así, a pesar de que nunca antes se había dedicado a la narración oral, decidió apuntarse a un taller que impartía Silvia Torrens. "Descubrí una nueva forma de dar respuesta a mis inquietudes artísticas y ahora creo sesiones muy teatralizadas", comenta Kapitán.

Tras ese primer taller, comenzó a realizar sesiones en locales de conocidos y, poco a poco, ha ido viajando por toda la geografía isleña con sus mágicas historias. Pero nunca ha parado de formarse y "lo que comenzó como un juego se ha convertido en un trabajo", afirma María Kapitán, quien sabe combinar todas las facetas de su vida.

Explica que se levanta cada día a las seis de la mañana y que en su trabajo en el Juzgado no deja de escuchar historias sorprendentes. "Pero me parece muy interesante tener la oportunidad de acceder a tantas historias", comenta Kapitán quien, cuando llega a su casa, siempre lee algún cuento con sus hijos. "Preparamos mis sesiones entre todos, comentamos los libros que más nos gustan y los que no y decidimos cómo podemos incluirlos", explica la narradora oral.

Así, las sesiones de María Kapitán se caracterizan por aglutinar muchas emociones. "Hay risas, mundos sorprendentes y, sobre todo, mucha participación, tanto de los niños como de sus padres", reconoce la cuentacuentos quien busca, ante todo, que cada uno de los asistentes a sus sesiones disfrute, se vaya satisfecho y decida acercarse a una biblioteca para seguir buceando en los libros.

En la actualidad, María Kapitán tiene cinco sesiones rodando por los diferentes espacios de Tenerife, pero los proyectos futuros son incontables. El Festival Encuentracuentos es, por ahora, su reto más próximo. Reconoce que la hace una gran ilusión poder participar puesto que solo lleva dos años en este sector. "Además, es una gran responsabilidad porque, este año, la cita está dedicada a las mujeres fuertes, así que estoy preparando cuentos sobre niñas muy fuertes pero todo en clave de humor y acompañados de un mensaje muy especial", explica Kapitán.

De una manera o de otra el teatro fue el arte que guió hasta la narración oral a María Kapitán y, cuando se le pregunta si piensa volver a aquella profesión, lo único que se le ocurre decir es "nunca digas nunca jamás". Pero lo cierto es que la gijonesa vive enamorada de su nueva ocupación. Hasta su hija de cinco años le ha comentado lo mucho que le gustaría dedicarse al mundo de la narración oral cuando sea mayor. Y es que Kapitán les ha inculcado la pasión por las artes a sus hijos, desde que eran bien pequeños. Así que parece que el cuento no puede acabar de otra forma para Kapitán: Y todos fueron felices y comieron perdices.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine