Santa Cruz

Un isleño tendrá que pagar 131.000 euros a Cepsa por robar material en la Refinería

La Justicia condena al empleado de una empresa que trabaja para la planta chicharrera a un año de cárcel por apropiarse de piezas, que vendió a 5.600 euros en la chatarra

14.03.2016 | 11:28
Instalaciones de la Refinería de Santa Cruz.

La Justicia ha condenado a un empleado de la empresa Servicios Auxiliares, Grúas y Transportes Bony por robar material de la Refinería de Santa Cruz. Este tendrá que indemnizar a la compañía Cepsa con más de 131.000 euros y, además, también ha sido condenado a un año de cárcel. El recurso de apelación que este ciudadano presentó contra la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal número 1 ha sido desestimado.

Según se relata en la sentencia, este isleño, mayor de edad y sin antecedentes penales, "guiada por un evidente ánimo de enriquecimiento ilícito", accedió al interior del recinto de la Refinería de la capital en su condición de empleado de la empresa Servicios Auxiliares, Grúas y Transportes Bony, conduciendo un camión, propiedad de dicha entidad, para trasladar de lugar unos grupos electrógenos que cargó y descargó.

Cambiadores

"Aprovechándose de que se encontraba dentro de la Refinería", porque se le había permitido el acceso al ser empleado de la empresa citada anteriormente, "se detuvo en una zona de la fábrica próxima al Puerto de la Hondura, en la que se depositan piezas y material procedente de reparaciones de unidades de producción de la compañía". Allí, "sin autorización alguna escogió dos cambiadores de acero de latón Almirati de máxima calidad y precisión, con forma cilíndrica, de 4 metros de largo por 1,10 metros de diámetro, con un peso total de 5.140 kilogramos". Con la grúa pluma de su camión cargó en el mismo dicho material, para acto seguido dirigirse a la puerta litoral de la Refinería, "saliendo de la misma sin mayores problemas", según se señala en el fallo judicial.

A continuación, este ciudadano trasladó la carga robada en la Refinería chicharrera hasta la empresa de compraventa de chatarra Rimetal, que está ubicada en el Polígono Industrial de La Campana, en el municipio de El Rosario, donde le compraron el material sustraído. El condenado recibió por los dos cambiadores de acero una cantidad de 5.653 euros. El precio de adquisición de dos piezas semejantes se ha acreditado en 131.700 euros.

El condenado tendrá que indemnizar a la Refinería de Santa Cruz de Tenerife por dicho robo. De dichas cantidades, y según se establece en la sentencia del Juzgado de lo Penal número 1, responderá en cuanto responsable civil subsidiaria la entidad Servicios Auxiliares Bony y se absuelve a la responsable civil subsidiaria Rimetal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine