Quién es quién en el callejero

Valentía francesa frente a Nelson

El municipio honra la labor realizada por los marinos de la corbeta ´La Mutine´ durante la Gesta del 25 de Julio

11.03.2016 | 15:31
La calle La Mutina, ubicada entre el Estadio Heliodoro Rodríguez López y el Pabellón Municipal de Santa Cruz de Tenerife.

Lucharon por el municipio, brillaron en sus campos o simplemente fueron vecinos humildes que por su generosidad merecieron el homenaje de Santa Cruz de Tenerife con una calle, plaza o parque con su nombre. Pero, ¿quién es quién en el callejero de la capital? la opinión de tenerife hace un recorrido por el mapa de Santa Cruz para ponerle cara a esos cientos de nombres y apellidos, muchos lamentablemente desconocidos. Hoy no es el turno de una persona, sino de un barco, La Mutine, una embarcación francesa que desempeño un papel fundamental durante la Gesta del 25 de julio de 1797.

La valentía que demostraron los chicharreros el 25 de julio de 1797, cuando el almirante inglés Horatio Nelson atacó la costa de Santa Cruz, es innegable. Sin embargo, no fueron los españoles los únicos que lucharon en las calles de la capital para que la Isla continuara perteneciendo a la Corona de Castilla. Debido a una serie de casualidades, un grupo de valientes franceses se encontraba en esta zona en aquella fecha y también lucharon contra la armada inglesa. En homenaje a la indiscutible ayuda que prestaron estos marineros, la ciudad de Santa Cruz de Tenerife dedicó una calle a la fragata con la que llegaron a aguas de Tenerife, La Mutine.

Esta vía se encuentra situada cerca del Estado Heliodoro Rodríguez López. Pero este reconocimiento no ha sido el único reconocimiento que ha obtenido en la capital, puesto que el pasado mes de julio, la Asociación Histórico-Cultural Gesta del 25 de julio de 1797 les dedicó las actividades que celebraron en el centro de Santa Cruz durante el fin de semana.

En la tarde del 26 de mayo de 1797 arribó a lo que en aquella época se conocía como Puerto y Plaza de Santa de Santa Cruz de Tenerife la corbeta La Mutine, compuesta por 12 cañones y dos obuses. En aquel momento llegó con 150 hombres de tripulación procedente de la ciudad francesa de Brest, tras 18 días de navegación. El destino de la corbeta era atracar a un puerto de Indostán o India y llevaba vinos, telas y otros efectos muy delicados, así como libras de oro y plata, diamantes, esmeraldas y piedras preciosas. Se cree que viajaba en misión secreta del Gobernador para la India y los historiadores apuntan que su objetivo era sobornar al Gobierno de India para que el pueblo se sublevara contra los ingleses.

Dos días después, la mayor parte de la tripulación abandonó el barco para pasar un día libre en tierra. Esa noche, cuando los responsables trataron de embarcarlos, ninguno se sentía bien como para subir a bordo puesto que habían pasado el día bebiendo vino. Así, quedaron en tierra unos 43 marinos franceses. Ese mismo día, los ingleses robaron el barco. Así, los marinos del bergantín La Mutine querían vengarse por la pérdida de su barco. Y es que las lanchas de las dos fragatas británicas Lively y Mineve, que mandó el almirante Jervis en la exploración antes del desembarco, se apoderaron del barco adentrándose en el Puerto chicharrero, mientras el comandante y gran parte de la tripulación estaban en tierra divirtiéndose.

Cuando comenzó la batalla, desde los castillos santacruceros comenzaron a disparar al enemigo y lo hicieron incluso contra La Mutine, puesto que su propio comandante y su teniente dieron orden de que se disparase sobre ella. Así, la corbeta francesa recibió ocho balas y otras dos le pasaron a ambos costados. Por todo ello quedó muy deteriorada. Mientras tanto, en tierra, buena parte de los franceses comenzaron a luchar codo con codo con los chicharreros en la montaña de La Altura, junto al barrio de La Alegría. Otro grupo se encargó de reforzar la defensa del Castillo de Paso Alto.

Así, el 25 de julio, cerca de las dos de la madrugada, los defensores del Castillo de San Miguel, con algunos franceses del bergantín La Mutine, advirtieron la proximidad de botes ingleses a la costa chicharrera. A las cinco de la madrugada, ese grupo francés se acercó al enemigo y los ingleses mataron a dos, hirieron mortalmente a uno y tres resultaron heridos leves.

Sin embargo, La Mutine no llegó por primera vez a aguas canarias días antes de la Gesta del 25 de Julio. La corbeta francesa realizó una escala en el Puerto de La Palma el 16 de marzo de 1796 con una escuadra de más de 2.000 hombres. Volvió a atracar en La Palma el 5 de mayo y llegó acompañada del bergantín portugués Nuestra Señora del Rosario, que pretendía vender. Debido al mal estado de la embarcación lusa, La Mutine llegó a Tenerife para pedir dinero al cónsul francés y proceder, así, a la reparación del barco en Lanzarote.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine