Un espectáculo controvertido

El Consistorio lleva el polémico 'show' de Wismichu a la Fiscalía de Menores

El Ayuntamiento pretende que sea la Justicia la que determine si en el acto del ´youtuber´ se cometió algún delito

11.03.2016 | 10:20
Un momento de la polémica actuación de Wismichu (tercero por la izquierda) del sábado en el Teatro Guimerá.

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha decidido trasladar a la Fiscalía de Menores la actuación que Wismichu, uno de los youtuber nacionales más seguidos en las redes, ofreció el pasado sábado en el Teatro Guimerá de la capital chicharrera, en el marco de Tecnológica, un evento organizado por la Sociedad de Desarrollo del Consistorio chicharrero. De esta manera, la Corporación local pretende que sea la Justicia la que determine si en el show de Wismichu, cuyo público esta formado fundamentalmente por menores, hubo algún elemento constitutivo de delito. La polémica estalló después de que la opinión de tenerife se hiciera eco de las quejas de los padres de niños asistentes al acto, quienes aseguran que se ofreció ante menores un espectáculo con contenido sexual "denigrante, agresivo y obsceno", con un vocabulario soez, y en el que, incluso, se "incita a la pederastia".

El edil responsable de la Sociedad de Desarrollo, el nacionalista Alfonso Cabello, anunció el martes a este periódico que el Ayuntamiento había abierto una investigación para averiguar lo que había sucedido y para, si se diera el caso, depurar responsabilidades. Ayer, el Gobierno local, formado por CC y PP, decidió ir más allá, asegurando que llevará a la Fiscalía de Menores el espectáculo de Wismichu. El Consistorio insiste en que el show, aunque sí es cierto que se incluía en el programa de Tecnológica –un evento dedicado a las nuevas tecnologías que el Ayuntamiento lleva a cabo cada año en la ciudad y en el que se ofrecen numerosas actividades y ponencias–, fue organizado por una productora privada, YouPlanet. Esta eligió Santa Cruz para estrenar el último espectáculo de este youtuber de 22 años y gallego, denominado Hay un wismichu en mí, el cual recorrerá numerosas ciudades españolas en las próximas semanas.

En la información que ofrecía la página web del Guimerá sobre este acto, en la que también se podían comprar las entradas, por 15 euros, se decía que se trataba de un "evento organizado por la Sociedad de Desarrollo" y se señalaba que "este espectáculo es apto para todos los públicos, según indicaciones de los promotores del mismo". También se advertía que por su contenido "puede herir sensibilidades" y se fijó una edad mínima recomendada: a partir de los 12 años. Tanto el concejal de Cultura, José Carlos Acha, del PP, como el edil de la Sociedad de Desarrollo, Alfonso Cabello, de CC, han asegurado que fue la productora la que estableció que el show era apto para todos lo públicos y la que fijó los 12 años como la edad mínima recomendada.

Sin embargo, para el Partido Socialista, Ciudadanos y Sí se puede, partidos de la oposición en el Ayuntamiento, y para algunos de los padres que han manifestado sus quejas, el Consistorio de la capital "es en parte responsable de lo sucedido, porque para todo espectáculo dirigido a menores que, además, esté incluido en un evento municipal, debe haber un control del contenido". El portavoz del PSOE, José Ángel Martín, exige tanto a los políticos como a los técnicos "responsables de que a este acto se permitiese el acceso a niños que expliquen "cómo se saltaron los controles".

En este sentido, el portavoz de Ciudadanos, Enrique Rosales, aprovecha para reclamar al Gobierno local "un mayor control en la programación de espectáculos infantiles". "No se puede permitir que una ciudad como Santa Cruz acoja un acto tan grotesco como el del youtuber Wismichu. El show debía haber estado supervisado por el Ayuntamiento, sobre todo teniendo en cuenta que se desarrolló en el marco de Tecnológica", comenta el también presidente de la Comisión de Reclamaciones y Sugerencias de la capital, a la cual han llegado ya numerosas quejas de padres. La concejal de Sí se puede Yaiza Afonso lamenta que el Gobierno local, "en lugar de asumir su responsabilidad, haya tirado balones fuera, pues debería haber exigido que la entrada fuera para mayores de 18 años".

Por su parte, el portavoz de Izquierda Unida, Ramón Trujillo, defiende en este caso al Ayuntamiento, alegando que no es función de este fiscalizar la programación cultural. El Consistorio chicharrero explica que el show de Wismichu en Santa Cruz tuvo carácter de estreno, "con lo que no se disponía de información previa sobre el mismo más que la suministrada por la propia productora organizadora".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine