La Laguna

El Obispado de La Laguna estrena el confesionario portátil

Los fieles pudieron confesarse en plena calle de San Agustín gracias a esta iniciativa del Obispado en el marco del Vía Crucis de la Misericordia

07.03.2016 | 13:59
El confesionario portátil instalado en la calle San Agustín de La Laguna.

La aparición de un confesionario portátil en la calle de San Agustín de La Laguna sorprendió el sábado a quienes paseaban por el casco de Aguere. Con motivo de la celebración de una jornada para que los católicos se aproximen al sacramento del perdón, que se obtiene a través de la confesión, el Obispado colocó en el exterior de la ermita del Hospital de Dolores un confesionario portátil construido específicamente para la ocasión. La estructura se inspira en los que se colocan para grandes eventos religiosos, como la Jornada Mundial de la Juventud, pero el que se situó en la calle San Agustín es el primero que se instala en Canarias.

Madrid se llenó en 2011 de estos confesionarios portátiles con la visita del papa Benedicto XVI con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud que se celebró en la ciudad. El objetivo de las hileras de confesionarios que se instalaron en el Parque del Retiro era dar una respuesta eficiente a las miles de personas que acudieron a este evento religioso. La finalidad del que se puso el pasado sábado en La Laguna era distinta, ya que pretendía fomentar las confesiones en una jornada dedicada especialmente a ello. Se trata de un evento que promovió el papa Francisco I, que recibió el nombre de 24 horas para el Señor. Desde el viernes por la tarde y hasta el sábado, todas las iglesias del mundo ampliaron los horarios para las confesiones. Según confirmaron fuentes del Obispado a La Opinión de Tenerife varios párrocos se turnaron para escuchar a quienes quisieron redimir sus pecados en esta estructura portátil, aunque la lluvia que cayó el sábado por la tarde en la ciudad obligó a suspender esta acción.

El mal tiempo empañó también el Via Crucis de la Misericordia que se había preparado en la calle San Agustín, en donde se habían colocado diferentes pasos procesionales que hacían referencia a cada una de las obras de misericordia.

El obispo, Bernardo Álvarez, invitó a los participantes a contemplar el Via Crucis instalado en la calle y ir más allá de lo que se ve para situarse ante la realidad de la pasión, muerte y resurrección de Jesús como "si estuviera presente en ella". A partir del medio día se celebró también un Via Crucis dedicado a los más pequeños.

La foto del sacerdote confesando en plena calle se difundió con rapidez a través de las redes sociales. La imagen inspiró algunas críticas por el uso religioso que se realizó de la vía pública, aunque en realidad, muchos actos de la fe católica se celebran en la calle, como por ejemplo, las procesiones que transcurrirán por la ciudad en Semana Santa. Sin embargo, fuentes del Obispado Nivariense defienden la colocación del confesionario portátil, ya que se trata de un acto puntual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine