La Laguna

El grupo Zara se interesa por tener una tienda en el futuro Mercado Municipal

Sería la primera sucursal del buque insignia de Inditex en el casco histórico

06.03.2016 | 11:42
Aspecto actual que tiene el solar sobre el que se levantaba el antiguo Mercado y donde será reconstruido con el diseño ganador del concurso internacional de ideas convocado con 2011.

El Gobierno local ha recibido una propuesta para instalar una tienda de Zara en el nuevo Mercado Municipal. El desembarco en La Laguna de la primera sucursal de la boutique, buque insignia del Grupo Inditex, nutriría de capital privado el proyecto de reconstrucción de la recova y podría acelerar el inicio de las obras.

Fuentes del Ejecutivo local aseguraron que, de momento, solo ha habido una conversación informal pero confían en que la propuesta llegue a formalizarse. La franquicia podría instalare en la primera planta del edificio, que inicialmente iba a estar ocupado con puestos de alimentación pero que la reivindicación de los comerciantes, que solicitaron estar juntos en la planta baja, ha dejado libre.

Otra fuente de financiación para afrontar los cerca de 9 millones de euros que costará el proyecto del arquitecto Carlos de Luxán, que ganó el concurso internacional de ideas en 2012, está en el aparcamiento, cuya gestión se prevé dar en concesión. También saldrán a licitación locales dedicados a la gastronomía. Además, las autoridades locales cuentan con recibir una cuantiosa indemnización del Gobierno de Canarias por los daños estructurales que causaron al antiguo Mercado las obras del Palacio de Justicia, que obligaron a demolerlo. Inicialmente el Ejecutivo ofreció 3,5 millones de euros, una cifra muy distante a los 16 millones que pedía el Consistorio.

La administración local llevó a los tribunales al Ejecutivo canario para resolver este conflicto. Por el camino, la cuantía reclamada se rebajó a ocho millones. No obstante, hace 15 días el presidente canario y exalcalde lagunero, Fernando Clavijo, se comprometió a llegar a un acuerdo extrajudicial para desbloquear el proyecto lo antes posible.

En el último pleno municipal, se aprobó por unanimidad una moción para promover que el Ejecutivo regional y el Cabildo se involucren en la financiación del nuevo edificio. También se acordó estudiar la posibilidad de dejar sin efecto el concurso de ideas para encargar un nuevo diseño de Mercado a los técnicos municipales, que siguiera las recomendaciones de los comerciantes, algo que el concejal de Mercado, el socialista Zebenzuí González no cree que sea viable al admitir que estar alternativa podría acarrear una demanda millonaria del estudio de arquitectos ganador del certamen. "Lo que haremos, a través de las concejalías de Vías y Obras, y Urbanismo será poner en marcha una oficina de control del proyecto", precisó el edil.

Los profundos cambios que plantean los operadores están contenidos en un informe realizado el año pasado por la empresa pública Mercasa. Sus propuestas se resumen en que todos los puestos estén en una misma planta –y no en dos, como planteaban las bases del concurso–, que los puestos tengan más espacio para exponer su mercancía, en aumentar la altura de cada planta para dar mayor sensación de amplitud, reservar un espacio para la atención al cliente, agrandar el tamaño de las plazas de aparcamiento para que sean más cómodas, dotarlo de más plazas de carga y descarga, y segregar una parte del sótano como área de servicios internos para los comerciantes.

El Zebenzuí González asegura que todas estas modificaciones han sido aceptadas y planteadas al arquitecto Carlos de Luxán para que modifique su diseño inicial, algo en lo que ya está trabajando con su equipo. Del mismo modo, también han acordado eliminar la segunda planta (de 1.231 metros cuadrados) y el tercer sótano, que iba a tener 73 plazas de aparcamiento, para reducir costes. Estos cambios, y otros que tienen que ver con el entorno, no solo simplifican la obra sino que rebajarían el presupuesto hasta en cuatro millones de euros.

El regreso del Mercado a su ubicación original, en la Plaza del Adelantado, no solo supone un ansiado anhelo para los comerciantes, que llevan ocho años en su sede provisional de la Plaza del Cristo, sino que también sería un desahogo para las arcas municipales. Desde su desalojo, en 2007, los operadores están exentos del pago de las tasas –12 euros al mes por metro cuadrado de puesto–. Para mantener la revoca, el Ayuntamiento lagunero invirtió 882.084 euros durante 2015.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine