90 aniversario de la muerte de una mujer deslumbrante

La niña prodigio que emocionó al mundo

Santa Cruz honra a Esmeralda Cervantes, la mujer que encandiló con el arpa a reyes y compositores y que pasó sus últimos años de vida en la capital

01.03.2016 | 11:46
Panorámica del homenaje a Esmeralda Cervantes, celebrado anoche en la sede del Ayuntamiento.

Richard Strauss la llevó de gira y Richard Wagner la calificó de "genio". Pero ya desde su niñez, cuando solo tenía 12 años, Clotilde Cerdá y Boch brilló con luz propio en los escenarios musicales y dejó a los espectadores con la boca abierta. El 12 de abril de 1873, cuando actuó por primera vez con su arpa ante el gran público en la Exposición Universal de Viena, la estaban viendo Víctor Hugo y la reina Isabel de Borbón. "El eminente escritor francés quedó tan extasiado al escucharla que le puso el seudónimo de Esmeralda, en memoria de la heroína de su novela Nuestra Señora de París, a la vez que la Reina le añadía el apellido Cervantes, el más ilustre de las letras españolas".

Esto subrayó José Manuel Ledesma, presidente de la Tertulia Amigos del 25 de Julio, en el discurso que ofreció anoche durante el homenaje que esta asociación cultural en particular y Santa Cruz en general ofrecieron a Esmeralda Cervantes, una de las mujeres más brillantes de la historia de España. ¿Y por qué un homenaje a una artista que no había nacido en la capital tinerfeña? Muy sencillo, Esmeralda murió en Santa Cruz de Tenerife hace 90 años y sus restos descansan en un mausoleo del cementerio de Santa Lastenia.

"Actuó por primera vez en Santa Cruz de Tenerife cuando tenía 19 años. De los tres conciertos que ofreció, la recaudación de uno de ellos se la entregó al capitán general Valeriano Weyler para que terminara las obras de la plaza que luego llevaría el nombre del militar", relató en el acto de anoche, celebrado en la sede del Ayuntamiento de Santa Cruz, Ledesma, para continuar: "A partir de este momento, cuando el barco que la llevaba o traía de América hacía escala en Tenerife, nos deleitaba con uno o varios conciertos".

"Qué encontraría Esmeralda en nuestra ciudad y en nuestra gente que, después de recorrer todo el mundo recogiendo aplausos, distinciones y simpatías, eligió Santa Cruz para su retiro y descanso definitivo, junto a su marido Óscar Grosmann, brindando a numerosas asociaciones su apoyo, su experiencia y su arte. Aunque durante varios años vivió de alquiler, en la calle de La Rosa nº 25, a los 57 años lo hace definitivamente. Construyen un Chalet en la calle del Pilar (actual nº 19) donde reside hasta que fallece a la edad de 65 años", remarcó el presidente de la Tertulia Amigos del 25 de Julio.

El Ayuntamiento capitalino y la Tertulia conmemoraron el 90 aniversario del fallecimiento en la ciudad de la arpista Esmeralda Cervantes con la celebración de una conferencia y la inauguración de una exposición sobre su vida y obra. Los actos tuvieron lugar en el palacio municipal, que también alberga la muestra.

El alcalde de la capital, José Manuel Bermúdez, valoró la iniciativa de la Tertulia "por devolvernos a la memoria un episodio trascendente de nuestra historia". Asimismo, reconoció la necesidad de que el Ayuntamiento "siga poniendo en valor ese patrimonio intangible que constituye la presencia en nuestra ciudad, a lo largo de su historia, de personajes ilustres".

"La presencia de una artista de fama mundial como Clotilde Cerdá, el nombre real de Esmeralda Cervantes, junto a la efervescencia cultural de la capital en el primer tercio del siglo XX, nos dibujan la estampa de una Santa Cruz inquieta, dinámica y fascinante. Una época que no debemos ni podemos dejar caer en el olvido y cuyo aliento nos debe llegar hoy en forma de estímulo para seguir haciendo grande nuestra ciudad".
Tras recordar que la intérprete homenajeada cuenta con una calle en la ciudad, en el barrio de Salamanca, Bermúdez anunció que próximamente será descubierta una placa en su memoria en la calle del Pilar, "con la que queremos dejar constancia de que la vecindad de Esmeralda Cervantes fue un honor para todos los chicharreros".

La presidenta de la Real Academia Canaria de Bellas Artes, Rosario Álvarez, impartió una conferencia sobre esta célebre artista. Centró su intervención en la "destacada vinculación que tuvo Esmeralda Cervantes con la vida musical de Santa Cruz". "Una niña prodigio, que se codeó con la intelectualidad europea de la época y que organizó distintas iniciativas para fomentar la música en nuestra ciudad", añadió.
El acto académico concluyó con la actuación de la arpista Victoria Carlisle, que interpretó Romance sans Paroles y Etude de Concert en mi bemol menor, de Godefroid; Preludio y Sonatina, de Naderman; y Watching the Wheat, de Thomas.

Esmeralda Cervantes fue una virtuosa y precoz arpista muy conocida a nivel internacional, que nació en 1861 en Barcelona. Sus dotes para la interpretación se pusieron de manifiesto muy temprano y a los doce años ya tocaba en la orquesta de Richard Strauss en Viena. Con 14 años, fue nombrada profesora honoraria de arpa en el Conservatorio del Liceu de Barcelona. Se codeó con la intelectualidad europea de la época y participó en distintas iniciativas, pioneras en la época, reivindicando la profesionalización de la mujer. Según relató Ledesma, ya desde que tenía 7 años, "su precocidad y cualidades artísticas habían sido motivo de admiración en los salones de la aristocracia europea, pues su madre era dama de honor de Isabel II".

Recibido por los presidentes

A los 14 años, en otra muestra de su extraordinaria precocidad, inicia una gira de conciertos por Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, Méjico, Cuba y los Estados Unidos. En este último país reúne a más de 10.000 personas en el Madison Square Garden de Nueva York. "En todos estos países era recibida por sus presidentes, a quienes deleitaba con sus actuaciones, siendo luego colmada de regalos", precisa Ledesma.

Después de vivir varios años en México, terminó trasladándose a Santa Cruz de Tenerife, donde falleció hace 90 años. Aunque una calle de la ciudad, en el barrio de Salamanca, lleva su nombre, es una mujer poco conocida y valorada, ya no solo por la sociedad española en general sino también por la santacrucero en particular, y ya no solo por su talento musical, sino por su coraje como mujer. De hecho, fundó empresas y dirigió revistas, en las que publicaba sus artículos. "Al fracasar en la mayoría de estas iniciativas, tuvo que volver a realizar giras de conciertos por América", matiza el presidente de la Tertulia. De ahí este acto de reconocimiento organizado ayer por Santa Cruz, para contribuir a sacar del ostracismo a una de las mujeres más brillantes de la música en la historia de España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine