La Laguna

Hallan cachorros de perros muertos que fueron arrojados al barranco de Santos

Unos excursionistas se los encontraron en bolsas de plástico a la altura del barrio de El Rocío

01.03.2016 | 10:25
Hallan cachorros de perros muertos que fueron arrojados al barranco de Santos

Dos adolescentes que hacían una excursión junto a un familiar adulto el pasado sábado en el barranco de Santos se encontraron con una desagradable sorpresa cuando se encontraban a la altura del lagunero barrio de El Rocío: bolsas de plástico en cuyo interior había al menos seis cachorros de perros muertos y aparentemente arrojados desde la parte alta del barranco. Los menores describieron a la opinión de tenerife un panorama dantesco y aseguraron que daba la sensación de que los perritos habían sido tirados al barranco no hacía mucho tiempo, a lo sumo dos días.

Algunos de los cadáveres de los cachorros quedaron fuera de las bolsas y destrozados seguramente por el fuerte golpe que sufrieron, aunque no se sabe si estaban vivos o muertos cuando los tiraron por el precipicio. De los otros apenas se veían las patas asomando entre los plásticos. Según el grupo que los encontró, los cachorros podrían pertenecer a la misma camada. Al menos daba la sensación de que eran todos de la misma edad y raza, aunque no supieron precisar de cuál.

Los menores tomaron fotos del escenario, con las que este diario consultó a un experto para saber de qué raza podría tratarse. Éste apuntó que con probabilidad se trata de cachorros de bull terrier, con pedigrí o mezclados con otras razas. Según este experto, si fueran efectivamente bull terrier pertenecerían a una raza catalogada oficialmente como potencialmente peligrosa y su valor podría oscilar entre los 300 y los 1.000 euros dependiendo de si están mezclados o no. Esta fuente apuntó que resultaría ilógico matar y deshacerse de perros tan caros salvo que su responsable no quisiera cumplir con la legalidad, lo que implica registrarlos, tenerlos al día con el veterinario y dotarlos de un chip de identificación. Hay que tener en cuenta que las normas son mucho más estrictas con los canes de razas potencialmente peligrosas y regularlos puede resultar en ocasiones muy caro.

Los excursionistas que se encontraron con los cachorros muertos aseguraron que en la zona se escuchaban ladridos de muchos perros, guardados en las casas de la parte alta de la ladera del barranco, algunos de caza y otros de diferentes razas, entre ellas algunas potencialmente peligrosas. En la misma zona pero a unos metros de las bolsas con los cadáveres de los cachorros había otro cadáver de un perro adulto. Por el estado de descomposición, debía llevar meses allí.

El Rocío, un barrio reincidente

No es la primera vez que ocurre un suceso relacionado con los canes en el barrio lagunero de El Rocío, en La Cuesta. En agosto de 2010, la Policía Local retiró una veintena de perros potencialmente peligrosos de unas especies de chabolas ubicadas en la ladera del barranco de Santos por motivos de salubridad. Los animales, que estaban encerrados en casetas, se encontraban en pésimas condiciones y eran usados presuntamente en peleas ilegales. La Policía llevaba meses investigando estas casetas, ante la certeza de que había canes potencialmente peligrosos que se encontraban encerrados día y noche, pero actuaron cuando consiguieron una orden judicial. Ninguno de los ejemplares intervenidos estaba registrado ni tenía chip.

Dos años más tarde, en 2012, siete perros, de nuevo de raza potencialmente peligrosa, mataron a un can en el barrio de El Rocío. Una mujer paseaba con su perro cuando una jauría de pitbulls y dogos argentinos muy agresivos se ensañaron con su mascota. Un vecino que pasaba por allí intentó sin éxito protegerlo y al final recibió varias mordeduras. Los siete animales iban sin correa ni bozal. El dueño de los perros fue localizado y denunciado por la Policía. El Ayuntamiento de La Laguna dijo entonces que sancionaría a todos aquellos vecinos que no cumplan con la normativa. Las investigaciones apuntaron a que el propietario los podría haber estado criando para peleas ilegales.

Un familiar de uno de los excursionistas puso ayer tarde en conocimiento de la Policía Local lagunera la presencia de estos cachorros muertos. Los agentes le aseguraron que averiguarían qué había pasado. Los menores del hallazgo del sábado añadieron que encontraron también mucha basura arrojada al barranco desde las casas, bolsas de residuos domésticos y electrodomésticos, entre ellos microondas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine