La Laguna

Los vecinos reclaman que se limiten los gastos imprevistos en los presupuestos

Las cuentas municipales son enmendadas por primera vez por los ciudadanos

26.02.2016 | 10:39
Un momento en el que los concejales votan en el pleno municipal.

Los vecinos piden al Gobierno local que ajuste sus previsiones de gastos para este año para evitar que los presupuestos, aprobados inicialmente el mes pasado, sean modificados con compras millonarias que no son informadas ni autorizadas por el pleno. Es la primera vez que las cuentas municipales de La Laguna son enmendadas por los ciudadanos. Las 30 alegaciones, presentadas durante el periodo de información pública del documento, reclaman de forma unánime que se administre el dinero de los contribuyentes respetando su planificación inicial para que no pueda cambiar de finalidad ni pasar de una Concejalía a otra. También exigen que se endurezcan los controles internos sobre las contrataciones, sobre todo para erradicar las renovaciones de contratos con carácter retroactivo, y que se rebajen los precios máximos de los contratos menores –los que formalizan sin sacar a concurso– a 4.000 euros en el caso de compras de bienes y servicios, y a 15.000 euros los de obras.

Las alegaciones cuestionan las compras millonarias que se han hecho en ejercicios anteriores respaldados por decretos de Alcaldía,. En este sentido, piden que cualquier gasto extra que se haga para comprar bienes y servicios, ya sea al encargar estudios técnicos y proyectos, trabajos realizados por otras empresas o en publicidad, tenga que pasar previamente por el pleno para que le dé su visto bueno.
El texto introductorio de las enmiendas, en el que se argumenta la necesidad de que se adopten estos cambios, detalla que en 2015 los presupuestos fueron modificados por el pleno del Ayuntamiento en ocho ocasiones, lo que cambió el destino de 7,2 millones de euros. En cambio, a través de decretos de Alcaldía, a los que la ciudadanía no tiene posibilidad de acceder, fueron modificados 43 veces y por un total de 13,8 millones de euros.

Por eso exigen que los gastos extraordinarios atiendan solo asuntos urgentes, tal y como establece el Plan de Ajuste (2012-2016) que tuvo que aprobar el Ayuntamiento para poder pagar los 70 millones de euros que debía a sus proveedores. Sugieren, además, que los servicios jurídicos municipales no autoricen ninguna compra que no este avalada por un expediente previo que confirme que hay dinero para afrontarla, que la autoridad o funcionario competente lo autorice y, si procede, que se demuestre que la contratación se realizó por licitación pública.

En paralelo, aconsejan rebajar la cuantía máxima de los contratos menores, que son los que se pueden adjudicar a dedo, de los 18.000 euros actuales a 4.000 euros y los de las obras de 50.000 a 15.000 euros.

"En definitiva –resume el documento–, todas estas propuestas tienen como objetivo la defensa de la legalidad presupuestaria y la garantía de una correcta aplicación del dinero de los contribuyentes".

Las alegaciones siguen la filosofía de las mociones presentadas por los grupos Unid@s se puede y Por Tenerife-Nueva Canarias (XTF) en el pleno del pasado mes de enero, en el que se aprobaron inicialmente las cuentas para este año, que ascienden a 151 millones de euros.
La moción del portavoz de XTF, Santiago Pérez, fue aprobada por unanimidad luego de un intenso debate en el que sufrió algunos cambios.

Según explica el edil, "si se quiere dar el valor jurídico que merece un presupuesto en una institución democrática, lo normal es que las modificaciones de cierta importancia las apruebe el propio órgano que aprueba el presupuesto, que es el pleno". "De lo contrario, –prosigue– lo que pasa es que cada uno aprueba el presupuesto que le da la gana y luego lo cambia de espaldas al pleno. Por eso es fundamental tener unas Bases de Ejecución de las cuentas que garanticen la transparencia. Porque sino, el Gobierno presenta un proyecto al pleno, en el que trata de guardar las apariencias poniendo asignaciones bajas en gastos que no están bien vistos y otras altas en asuntos prioritarios, como Bienestar Social, que luego no es capaz o no quiere ejecutar".

Nunca antes se habían presentado alegaciones ciudadanas a las cuentas municipales, como ha sucedido ahora. Santiago Pérez considera que este hecho excepcional "da al Gobierno municipal la oportunidad de demostrar si el acuerdo al que llegamos en el pleno con el apoyo que dieron a mi moción obedece realmente a una voluntad política decidida o si fue un gesto para la galería, como tantos otros".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine