Empieza la 'operación nevada'

Adrenalina sobre la nieve

Los tinerfeños aprovechan la apertura de los accesos al Teide por el Sur para disfrutar de la nevada, a pesar de que en esta vertiente no hallaron tanta como esperaban - La entrada por el Norte continúa cerrada para retirar el hielo

26.02.2016 | 17:11
Adrenalina sobre la nieve
Adrenalina sobre la nieve
Adrenalina sobre la nieve
Play
Adrenalina sobre la nieve
Play
Adrenalina sobre la nieve
Play
Adrenalina sobre la nieve
Play
Adrenalina sobre la nieve
Play
Adrenalina sobre la nieve
Adrenalina sobre la nieve

Boogies, parasoles del coche o las propias alfombrillas. Cualquiera de estos materiales sirvió ayer a quienes subieron a ver de cerca la nevada caída estos días en el Parque Nacional del Teide para poder soltar adrenalina sobre las cuestas en lasque aún queda algo de nieve. Y es que aunque ayer el Cabildo decidió abrir al tráfico los accesos por el Sur (carreteras TF-38, por Chío, y TF-21, por Vilaflor) hasta el Teleférico, en esta zona apenas podía intuirse la imagen del manto blanco que se ha mostrado estos días, ya que donde se prevé que perdure la nieve es por la zona Norte, donde aún continúan cerradas las carreteras. La TF-24, por La Esperanza, permanece cortada a la altura de Arafo (PK24); y la TF-21, la subida por La Orotava, está cortada a la altura de Ramón Caminero (PK24). Seguirán así hasta que los operarios puedan retirar el hielo y la nieve de la calzada. Esta situación puede variar, dependiendo de la afluencia de vehículos y de las condiciones de seguridad, por lo que la Corporación local pide precaución a los ciudadanos que decidan subir al Teide.

Pese a la escasez de nieve en la vertiente Sur, los más aventureros tan solo necesitaron una pequeña montaña para pasar un día divertido con la familia y amigos. Además, con las buenas temperaturas, más de uno desafió a la nieve y caminó por ella, con alguna que otra caída por la altura de la misma, en pantalones cortos y camiseta.

Jakelin Martín y Roberto Hernández llegaron ayer al Parque Nacional con el único objetivo de dar un vuelta, aunque aprovecharon para hacer un muñeco de nieve. El joven recordó que en la última gran nevada, en 2007, también subió al Teide pero, aunque ayer no fue el día de tirarse por la nieve, "mañana [hoy para el lector] volveré con los amigos".

Jacob Barreto, Claudia González y Raisa Jiménez Castañeda decidieron saltarse las clases ayer para subir con sus amigos al Teide. Aunque un poco despistados con la noticia de las apertura de las carreteras, los jóvenes subieron por La Esperanza y, al encontrar la vía cerrada, tuvieron que dar la vuelta hasta Vilaflor. "Lo estamos pasando de escándalo", afirmó Raisa Jiménez, quien aprovechó la jornada para tirarse por primera vez con el boogie por la nieve. "Es increíble. Me volví loca cuando llegué y voy a repetir", afirmó la joven. Su amiga Claudia tenía un poco de miedo al lanzarse los tres en una sola tabla. "Es una locura pero al final lo hice", bromeó. Sin embargo, Barreto no paró de subir la montaña para lanzarse durante todo el día. De hecho, el lunes ya había subido tres kilómetros caminando desde el corte de La Esperanza para disfrutar de la nieve. Aún así, las chicas reconocieron que esperaban encontrar más nieve en esa zona, cerca del Teleférico.

Silvia Scarbol también aprovechó la jornada para subir con su marido y sus hijas a disfrutar de la nieve, aunque lamentó que el Cabildo haya tardado "tanto" en abrir las carreteras. "Otros años hemos subido e incluso hemos visto nevar aquí y este año han tardado mucho y ya no hay tanta nieve, aunque es normal que por el Sur haya menos", afirmó. Aún así, sus hijas pudieron disfrutar lanzándose con su padre.

Pero si hay alguien que se sentía como en su casa correteando por la nieve era Ohana, una perra husky siberiana que no dudó en subir y bajar la ladera cada vez que su dueño Isua González o su amigo Airam Pineda decidían lanzarse. "Es la mejor que se lo pasa. Le encanta", aseguró González, quien explicó que "con el calor que hace siempre en la Isla, cada vez que nieva la traigo para que se desahogue".

Incluso hubo quien decidió pasar una jornada especial, acompañados por una botella de cava. Así, Jorge Luis Buerbuam y su novia Marlene Borde, que cumplió años hace unos días, decidieron continuar con la celebración con un brindis con vistas al Teide, a la vez que disfrutaban jugando en la nieve. "Siempre que nieva solemos venir, pero hace unos dos años que no lo hacíamos y queríamos aprovechar también el buen tiempo y el paisaje que tenemos", resaltó el joven, quien criticó que no hubiesen abierto antes las vías del Sur, en las que apenas se ve nieve en comparación con la cara Norte donde "es espectacular", afirmó. Para Buerbuam, lanzarse con el boogie es como tirarse por los toboganes del Siam Park. "La adrenalina es la misma, pero aquí además tenemos buenas vistas", añadió.

A pesar de la belleza del paisaje que ha dejado el manto de nieve, los jóvenes lamentaron que haya personas que aún no son conscientes de que hay que proteger los entornos naturales y aseguraron haberse encontrado basura en la zona. De hecho, las mismas alfombrillas, esterillas o tablas que algunos utilizan para deslizarse por la nieve, terminan quedándose en el Parque Nacional.

Por otro lado, el Cabildo informará hoy sobre el dispositivo de acceso que podría activarse durante el fin de semana, siempre en condiciones de seguridad y sin dificultar el trabajo de limpieza y acondicionamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine