Los vecinos de Valle de Guerra piden más pasos de peatones en la TF-16

29.02.2016 | 10:35
Los vecinos de Valle de Guerra piden más pasos de peatones en la TF-16

Los vecinos de Valle Guerra demandan más pasos peatonales en la TF-13, que se habilite una sala en el cementerio del pueblo para arreglar los ramos de flores para los difuntos y que se realicen obras de saneamiento en la calle Unión para evitar que se inunde. Esas son las peticiones que ha recogido el grupo Unid@s en la reunión que mantuvo con residentes de este enclave en la tenencia del alcaldía a inicios de este mes, y que ahora el grupo transmitirá al Gobierno municipal para intentar que sean atendidas.

Según el portavoz del grupo municipal, Rubens Ascanio, "los vecinos reclamaban acciones concretas para mejorar su entorno", que desde la formación lagunera entienden que deben ser atendidas y que en algún caso incluso están presupuestadas, aunque todavía no se ha puesto en marcha.

La primera demanda es la referida a la mejora de la TF-16 a su paso por el núcleo de Valle de Guerra, y que es una vía de titularidad insular. Los vecinos demandan más pasos de peatones en este entorno, que es muy transitado al ser el lugar donde se encuentra buena parte de la actividad comercial de la población y solo existir en la actualidad cuatro pasos de peatones en todo el tramo urbano. Igualmente piden que se ubique una marquesina de guaguas en la parada de la plaza de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, dirección Tacoronte, al ser una ruta bastante utilizada.

Con respecto al cementerio, consideran necesario habilitar un espacio adecuado para que las visitas puedan preparar los ramos, ya que actualmente deben hacerlo en el suelo y resulta bastante complicado para personas con movilidad reducida.

Otra denuncia que la formación lagunera ha recogido es la referida a los problemas de saneamiento que afectan a la calle La Unión, que en época de lluvias se inunda e impide el tránsito de los vecinos, además de dar malos olores. Según Ascanio este problema se debe al excesivo caudal que soporta el aliviadero en días de precipitaciones, lo que provoca que rebose el agua y que las aguas pluviales desciendan por la calle junto con las aguas negras, causando mal olor y pudiendo afectar a la salud de los vecinos según denuncia Ascanio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine