Quién es quién en el callejero

La cara de los billetes de 100 pesetas

El gran compositor Manuel de Falla, que da nombre a una vía en Cruz del Señor, se fue al exilio de forma voluntaria a pesar de los intentos del régimen franquista para que regresara al país

25.02.2016 | 17:02
Un tramo de la calle Manuel de Falla.

Lucharon por el municipio, brillaron en sus campos o simplemente fueron vecinos humildes que por su generosidad merecieron el homenaje de Santa Cruz de Tenerife con una calle, plaza o parque con su nombre. Pero, ¿quién es quién en el callejero de la capital? la opinión de tenerife hace un recorrido por el mapa de Santa Cruz para ponerle cara a esos cientos de nombres y apellidos, muchos lamentablemente desconocidos. Hoy le toca el turno al gran compositor Manuel de Falla, uno de los principales exponentes de la música nacionalista en España en el siglo XX.

Manuel de Falla (o Manuel María de los Dolores Falla y Matheu) nació en 1876 en Cádiz. El municipio de Santa Cruz de Tenerife le dedica una calle a este músico y compositor universal en el barrio de Cruz del Señor. Se trata de una vía pequeña y residencial con algunas tiendas y bares. En uno de sus extremos se localizan los raíles de la línea 1 del tranvía. Se le considera una de los máximos representantes del nacionalismo musical.

Empezó a estudiar música, junto a su madre que tocaba el piano y su abuelo, cuando tan solo era un niño, con nociones básicas de solfeo. Más tarde, conforme cumplía años, fue especializándose en piano, armonía musical y contrapunto. Con 16 años se trasladó a Madrid donde amplió sus conocimientos en el Real Conservatorio de Música y Declamación y empezó a componer. Se graduó con honores. Con el paso del tiempo sus creaciones, tanto en solitario como en compañía de otros artistas, le otorgaron fama a nivel nacional e internacional. De hecho, estuvo también una temporada en París y Milán, entre otras ciudades, componiendo.

Durante toda su vida compuso centenares de obras, con melodías y canciones de gran prestigio. Además, recibió numerosos reconocimientos que le homenajearon su trabajo en vida.

Exilio

En el año 1939, poco después de la Guerra Civil Española y ya comenzada la Segunda Guerra Mundial, Manuel de Falla se exilió en Argentina a pesar de los esfuerzos del Gobierno liderado por Francisco Franco, que le ofrecían una pensión si regresaba a España. Falleció tras sufrir una parada cardiorrespiratoria en 1946 en el país sudamericano. Vivió gracias a la ayuda de algunos mecenas, siempre de manera humilde y tranquila en una casa en las sierras. Sus restos fueron trasladados desde Buenos Aires hasta Cádiz, donde fueron recibidos por su familia y diferentes autoridades eclesiásticas, civiles y militares. Los restos fueron enterrados, con autorización del papa Pío XII, en la catedral de Santa Cruz de Cádiz donde se celebró el funeral.

Entre sus composiciones más destacadas están Noches en los jardines de España (1909-1915) para orquesta y piano, la ópera La vida breve (1913), sobre texto de Fernández Shaw, los ballets El amor brujo (1915) y El sombrero de tres picos (1919), la Fantasía bética para piano (1919), la fantasía escénica El retablo de Maese Pedro (1924), el Concierto para clave y siete instrumentos (1923-1926) y música para guitarra. No llegar a terminar el oratorio La Atlántida, que concluyó su discípulo Ernesto Halffter.

Como homenaje a su trayectoria, el Banco de España puso un retrato suyo en una de las caras de los billetes de 100 pesetas que se emitieron en la décadas de los 70. En 1982 este institución decidió debido a la inflación sacar monedas por la misma cantidad por lo que los billetes fueron desapareciendo de forma paulatina. Además, el teatro donde se realiza cada Carnaval el certamen de chirigotas en la ciudad de Cádiz lleva su nombre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine