Granadilla de Abona

El Gobierno advierte del efecto negativo de las obras del dique en las tortugas

Medio Ambiente avisa de que los sebadales forman parte de su hábitat y que toda intervención que produzca su merma y degradación implica reducir su alimento

23.02.2016 | 16:24
El Gobierno advierte del efecto negativo de las obras del dique en las tortugas

La Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias cuestiona la correcta protección de las tortugas que pasan por la costa de Granadilla de Abona y advierte del efecto negativo que causan en ellas las obras del futuro Puerto. Así lo pone de manifiesto a través de un informe enviado al Estado para que, a su vez, este rinda cuentas a Europa respecto a la construcción del muelle industrial. En el escrito, recibido por la Fundación Observatorio Ambiental del Puerto de Granadilla (OAG), la encargada de evaluar el impacto de los trabajos y hacer un seguimiento de la biodiversidad, pone en entredicho el estudio elaborado por este último órgano y discute casi todas sus conclusiones, entre ellas, precisamente, la que descarta una repercusión negativa del proyecto sobre esta especie de interés comunitario.

El Observatorio determina en su análisis que la ejecución de esa infraestructura no afecta a la tortuga boba (caretta caretta). Al tener en cuenta este contexto, considera que "la declaración de los LIC [Lugares de Importancia Comunitaria] de Antequera, en Tenerife, y de Güigüí, en Gran Canaria -orientada en parte a compensar todo posible efecto" del nuevo puerto en este animal- es una medida de conservación "superflua e irrelevante". Aparte de asegurar que su construcción no tiene ningún tipo de impacto en este aspecto, para afianzar aún más este punto de vista añade que esta especie "no vive ni manifiesta interés alguno por los sebadales", hierbas marinas que en este caso se encuentran en el tramo de costa donde se ejecuta el muelle, siendo su presencia en los mismos, según el OAG, "fortuita e irrelevante (del 0,096%)".

La Viceconsejería de Medio Ambiente, sin embargo, piensa todo lo contrario. Fue a finales del pasado año cuando la Unión Europea y el Ministerio de Fomento solicitaron a este departamento regional que informara sobre sus observaciones respecto a las obras de ese muelle. En su escrito, es tajante contra el estudio elaborado por el órgano e incluso advierte de que si sus conclusiones se tuvieran en cuenta, "tal y como están redactadas, sin conocer el rango de error que tienen, generarían graves implicaciones para las directrices de conservación de la especie".

Entre sus reproches, destaca el que tiene que ver con el argumento del Observatorio de que la presencia de las tortugas en los sebadales es del 0,096%, una conclusión basada en los datos conseguidos con el seguimiento de varios ejemplares, la mayoría de ellos jóvenes. El área del Ejecutivo regional recuerda que la relevancia de estas praderas marinas no radica en el tiempo que pasan los individuos en un hábitat, sino en la importancia que tiene esto para los animales o en los recursos que les proporcionan en las fases de su ciclo vital.

La Viceconsejería determina que es "obvio" que los fondos costeros no sean usados en la actualidad por la caretta caretta como en el pasado ya que los sebadales "han sufrido una importante regresión" y reprocha al OAG que tache de "mito" el hecho de que estas hierbas sean consideradas parte de su hábitat. "No es un mito, sino una cuestión científica y documentada", advierte.

Tampoco pasa por alto la importancia de estas sebas para otro tipo de tortugas, las verdes. Según el informe del área regional, los juveniles de esta especie "también suelen alimentarse en las praderas donde, en algunas localidades, pueden llegar a ser más frecuentas que la tortuga boba". "Son conocidas diversas localidades en Canarias con individuos de tortuga verde residentes durante varios años de su etapa juvenil y los hábitats de alimentación de esta especie en Canarias adquieren mayor relevancia". Desde este punto de vista, para Medio Ambiente hubiera sido "deseable" que el OAG "hubiera incorporado en su programa de seguimiento a la tortuga verde, también especie prioritaria según la Directiva de Hábitats", puntualiza.

Estas son algunas de las observaciones que hace la Viceconsejería, ya que añade otras tantas relativas, por ejemplo, a los aspectos metodológicos empleados o a la valoración del Observatorio sobre las LIC, al considerar que "nada aporta a la conservación de la tortuga boba". El área regional, de hecho, deja clara su "disconformidad" sobre esto último ya que esta medida "podría no solo beneficiar" a esta especie, sino también a la tortuga verde, que "realiza mayor uso de este hábitat y cuyas poblaciones se encuentran en peligro en el Atlántico Oriental".

Por estos motivos, "sorprende en gran medida la generalidad y rotundidad de algunas de las conclusiones, a pesar de estar basadas en el análisis e interpretación de escasos datos y bajo hipótesis con cierto nivel de duda, sin manifestar en ningún momento el rango o probabilidad de error de los resultados", sentencia Medio Ambiente.

Si este departamento no quiso facilitar el informe ya que fuentes oficiales dijeron que aún "trabaja" en este asunto, el director del OAG, Antonio Machado, pidió al Gobierno canario una mayor fluidez de la información porque ese análisis sobre las tortugas lo viene a conocer "ahora" cuando es de 2014, aparte de que la presidenta del OAG, Blanca Pérez, es a su vez la viceconsejera de Medio Ambiente, recuerda.

El representante muestra su sorpresa por ese resultado contrario y defiende la validez de su estudio al asegurar que está basado en "25.000 datos" que lo avalan, aunque al parecer "son insuficientes para las creencias que ellos tienen". "Verificamos datos previos y salió eso, no entiendo cómo sigue empeñado" [el área] en lo contrario sin aportar datos que verifiquen", critica. Respecto a la tortuga verde, menciona que la encomienda era solo seguir a la caretta caretta.

Reposición de arena

Aparte de tratar la conservación de las tortugas, el departamento del Ejecutivo también toca en un informe de finales de 2015 el trasvase de arena que se planea realizar a raíz de la construcción del Puerto. Medio Ambiente también pone en duda las medidas para la reposición ya que, entre otras cosas, concluye que los puntos seleccionados para los vertidos deben ser "descartados" por la presencia de sebadales.

Aunque hasta el momento desde Europa o el Estado no han pedido explicaciones, Antonio Machado especificó que desde el Observatorio se ha respondido al área regional defendiendo su postura, publicada en la web del organismo: www.oag-fundacion.org.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine