ÚLTIMA HORA

Chacón niega que el Anillo sea la solución para los atascos en la autopista del Norte

El tramo Adeje-Santiago del Teide descarga 5.000 vehículos diarios de la TF-5 pero no en las horas puntas

19.02.2016 | 10:40
Retenciones en la autopista del Norte, a la altura de Las Chumberas, en La Laguna.

Para la consejera de Obras Públicas y Transportes del Gobierno canario, Ornella Chacón, el Anillo insular no es la solución a las colas de la Autopista del Norte (TF-5), aunque no quita que ayude a su descongestión. En su opinión, el alivio de esta carretera en las horas puntas pasa por muchas acciones que, "en su conjunto", evitarán el "sufrimiento" de los conductores tinerfeños. Si bien es cierto que una de las actuaciones que permiten mitigar este embotellamiento es esa nueva red, la realidad es que los datos aportados por el área autonómica reflejan que los tramos abiertos hasta el momento no han tenido un gran impacto en el trasvase de coches en la vía. De acuerdo a sus estimaciones, la puesta en servicio del último trazado, entre Adeje y Santiago del Teide, ha permitido quitar 5.000 automóviles diarios de la conexión con la zona metropolitana, pero la responsable del departamento avisa de que esas cifras no significan que esa cantidad dejara de circular en la franja horaria más conflictiva, entre las cinco y las ocho de la mañana.

La consejera socialista resaltó ayer, tras la celebración de la comisión parlamentaria, que la "máxima defensa" del Anillo "no esta tanto descargar la TF-5, sino que las personas ganan calidad de vida" al permitir reducir el tiempo al volante de los que se desplazan entre el Norte y el Sur. "Esa es su gran ventaja", ya que la reducción del tráfico en la autopista, "en porcentaje, no es tanto como para solucionar los problemas", que son "muchos" y requieren de "muchas" respuestas "en su conjunto". La suma de todas ellas, afirmó, "será lo que evite el sufrimiento el que están pasando" los isleños.

Si Obras Públicas puso en funcionamiento el trayecto entre Santiago del Teide y Vera de Erques hace casi ya un año, en abril de 2015, el trazado entre este último punto y Armeñime (Adeje) entró en servicio el pasado mes de diciembre, aunque su mantenimiento aún no ha sido asumido por el Cabildo de Tenerife ya que aún "quedan un par de requisitos que subsanar" por parte del Ejecutivo canario.

La apertura del total de esa vía sureña ha permitido que 5.000 vehículos, de acuerdo a las estimaciones, dejen de circular por la TF-5, pero no a las horas puntas. Chacón especificó al respecto que estos conductores trabajan en las zonas turísticas del Sur que entran "temprano" a sus puestos, lo que implica que no usen esta vía en la franja horaria más conflictiva pero el trasvase hacia el Anillo sí "se nota más y coincide más con la vuelta, no a la ida", apuntó la responsable del área.

¿Pero cuáles son las soluciones para acabar con las colas? Durante su comparecencia ante el resto de partidos, y a petición de Nueva Canarias, la responsable regional explicó que para resolver este "asunto prioritario" es necesaria la coordinación con el Cabildo y que las medidas para poner fin a esta situación deben pasar por acciones a corto y medio plazo. En el primer grupo estaría la reordenación de los enlaces, ya que hay un estudio que determina que son excesivos y que no cumplen con las distancias, para lo que la Consejería "procurará poner fondos", y en el otro se encuentran los tres documentos de los que dispone el departamento.

Uno es el conocido bypass, proyecto que data de 2006 con el fin de desviar el tráfico por La Laguna y que tiene problemas con la servidumbre con Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), aparte de que hay "divergencias" con el Ayuntamiento, que quiere "que se revise" al igual que la Vía Exterior, el segundo planeamiento.

Ni siquiera el Cabildo ha incluido hasta ahora estas dos obras entre sus prioridades para el próximo convenio de carreteras a firmar entre el Gobierno canario y el Estado, ya que ha centrado su interés en la construcción de un carril bus-VAO. En la misma línea se mostró ayer Chacón, ya que ve la necesidad de que este proyecto, planificado por la Corporación tinerfeña, sea revisado con el objetivo de buscar un trayecto que afecte "lo menos posible al suelo agrícola". De hecho, lo puso "en duda" e insistió en la conveniencia de estudiarlo de nuevo, ya sea para "eliminarlo o buscar un trazado que perjudique menos al suelo agrícola", insistió ella.

Respecto al cierre del Anillo y a la ayuda financiera de la Institución insular para acabar las obras paralizadas a cambio de iniciar esa primera actuación, Chacón apuntó que ambas administraciones tienen pendientes una reunión.

Los distintos grupos políticos también trataron ayer las colas de la TF-5. Durante la comisión parlamentaria, Esther González (por Nueva Canarias) exigió al Ejecutivo –formado por Coalición (CC) y el Partido Socialista (PSC)– que arbitre "de una vez soluciones definitivas y consensuadas". Natividad Arnaiz (de Podemos) defendió políticas de movilidad sostenibles sin la construcción de más carreteras y Gabriel Corujo (PSC) también resaltó la importancia de impulsar el vehículo compartido así como la ejecución del carril bus-VAO.

Guillermo Díaz Guerra (del Partido Popular) exigió, al igual que su formación en el Cabildo, un plan de movilidad para Tenerife y Elena Luis (de CC) valoró de forma positiva las medidas aplicadas y planteadas por la Corporación insular (dirigida por su fuerza política y los socialistas), como la reordenación de los enlaces.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine