La Laguna

Los fieles piden salud y un gobierno estable

La alerta meteorológica no frena a miles de devotos que acuden al convento de Santa Catalina para conmemorar el 285 aniversario de la muerte de Sor María de Jesús, conocida como la ´Siervita´, en busca de uno de sus milagros

16.02.2016 | 12:06
Los fieles piden salud y un gobierno estable
Los fieles piden salud y un gobierno estable

Miles de fieles cumplieron ayer con la tradición de venerar a la Siervita. Ni la alerta meteorológica los amedrentó y acudieron como cada año a pedir favores ante el cuerpo incorrupto de sor María de Jesús, fallecida hace 285 años. Las colas, las estampitas, los vasos de agua bendita saliendo a raudales del torno del convento de Santa Catalina de Siena... El ritual se cumplió según lo previsto, aunque esta vez además de los típicos pedidos de sanaciones y de las promesas por los favores concedidos, entre algunos de los asistentes se escuchó el inusual ruego de que se produzca "un milagro" y pueda conformarse un gobierno estable para dirigir el país.

Mientras Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Albert Rivera y Mariano Rajoy seguían a lo suyo, la lagunera Juana María Afonso le pedía a la Siervita que "este año interceda para resolver la situación política y deje de gobernarnos la incertidumbre". Consultada sobre la fórmula de pacto que preferiría, la veterana admitió tener dudas. "Los que se van no son tan santos y los que vienen tampoco. Pero la gente joven necesita esperanza. Vengo a ver a la Siervita hace cuatro años y me conmueve la devoción que veo en mucha gente enferma. Yo para mí no pido nada, pero rezo por ellos", aseguró la mujer.

Las puertas del templo del convento se abrieron a las seis de la mañana. Desde esa hora y hasta pasadas las nueve de la noche un equipo de siete voluntarios de Protección Civil, coordinado por Antonio Rivero, puso orden al goteo incesante de fieles. Una de las pocas incidencias que hubo la protagonizó una mujer de 70 años a quien le subió la tensión y fue asistida por una ambulancia del SCS. Marifé Vega y Celina Mendoza, ambas familiares del fallecido párroco de la Basílica de Candelaria, repartieron estampitas durante toda la jornada y también dieron fe de los milagros obrados por la religiosa nacida en El Sauzal el 23 de marzo de 1643. Desde ese municipio llegó a mediodía a La Laguna un grupo de 55 personas que fueron caminando. Tardaron cuatro horas pero el esfuerzo, según María Ángeles Rodríguez, "valió la pena" para "pedir mucha salud, que es lo importante". Con el mismo objetivo fue ayer la madrileña Bea Martín acompañada de su hija, Aurora, de siete meses. "Mi marido y mi suegra son de aquí y me habían hablado mucho de la Siervita", apuntó a la salida empujando el carrito de su bebé en medio de una mañana gélida.

Lola Navarro, lagunera de 85 años, fue ayer a agradecer los favores concedidos por la monjita. "Vengo hace 22 años. Me ha dado mucho. Tengo salud y me ayudó a comprar un terrenito. Es muy milagrosa", enfatizó escoltada por su nieto. En distintos puntos de la iglesia donde descansan los restos de la monja hay carteles que piden a quienes creen haber recibido algún favor de ella dejar sus datos. La congregación espera que esos testimonios ayuden a su beatificación, un proceso abierto hace 24 años.

La fe movilizó ayer no solo a tinerfeños como Angela Armas, que fue al convento desde Las Américas, o María Milagros Méndez, que fue desde Santa Cruz a pedir templanza para su sobrina que acaba de perder a su hija de 10 años, sino también a muchos canarios de otras islas como la joven palmera Nieves Díaz, que va desde sus tiempos de universitaria, o la teldense Yolanda Marichal, agradecida de que su yerno consiguiera trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine