Santa Cruz

Personal de La Candelaria avisa de un caos sanitario si Plasencia recupera el 'parking'

Los trabajadores de la Residencia exigen una solución "urgente" al Servicio Canario de Salud después de conocer que la Justicia lo ha condenado a devolver el terreno de aparcamientos a Áridos de Tenerife

14.02.2016 | 02:00

Los trabajadores del Hospital de La Candelaria, en Santa Cruz, alertan de que se producirá un "caos sanitario" si Puzolana y Áridos de Tenerife, empresa de Antonio Plasencia, recupera el terreno donde estos desde hace más de 20 años aparcan sus vehículos. Al personal le ha caído como una jarra de agua fría la sentencia, hecha pública ayer en la opinión de tenerife, con la que la Justicia ha condenado al Servicio Canario de Salud a desalojar los aparcamientos de la Residencia utilizados de manera gratuita por los más de 4.800 trabajadores de este centro y a devolver la finca a Antonio Plasencia. El fallo aún no es firme, por lo que el Gobierno de Canarias tiene la posibilidad de presentar, en un plazo de 20 días, un recurso de casación y un recurso extraordinario por infracción procesal.

El personal teme que ahora el empresario cierre el parking, "lo que podría causar graves problemas no solo de tráfico y de aparcamiento en la zona, sino también de atención sanitaria en el propio hospital". Francisco Bautista, portavoz del sindicato de UGT en la Residencia de La Candelaria, apunta que si los médicos, enfermeros, auxiliares, celadores y demás trabajadores del centro no tienen donde estacionar sus coches o "tardan más de lo debido en buscar un aparcamiento, se podría dar el caso de que ni siquiera haya personal en el hospital para atender a los usuarios".

Kevin Hernández, auxiliar de enfermería, se pregunta muy preocupado dónde va a dejar su vehículo si Puzolana y Áridos de Tenerife deciden cerrar el aparcamiento para el personal. "Esto sería una locura. Nosotros tendríamos que intentar aparcar donde ahora estacionan los visitantes, por lo que no habría sitio para prácticamente nadie. Es que no quiero ni pensarlo. Además, en las calles de alrededor tampoco hay muchas plazas y no son muy seguras, pues incluso ya sufrimos robos en el citado parking de La Candelaria que se supone que es solo para los trabajadores", manifiesta Hernández.

Yolanda Martínez, celadora en el Hospital de La Candelaria, asegura que "esta es la peor noticia que recibe desde hace mucho tiempo". "Ya habíamos escuchado que este terreno era de Antonio Plasencia pero no teníamos ni idea de que había acudido a la Justicia. Pensábamos que había un acuerdo entre el empresario y el Servicio Canario de Salud. Si el parking se cierra no sé lo que vamos a hacer", añade.

El médico Alfonso Martín indica que el Servicio Canario de Salud tendrá que buscar una solución ante este problema, "pues se tendrá que habilitar un lugar donde meter tanto coche". Lo mismo opinan Pili Mamposo, auxiliar de enfermería; Alejandro Casanova, celador; Luisa Plasencia, auxiliar de enfermería, y Ana Bencomo, también auxiliar de enfermería, quienes además consideran que el Hospital de La Candelaria "siempre ha sido el gran olvidado por el Gobierno de Canarias".

Estos también se plantean que existe la posibilidad, "que podría ser la más probable", de que la empresa Puzolana y Áridos de Tenerife no cierre el aparcamiento, sino que empiece a cobrar por él. Pero esta alternativa también preocupa al personal. "Hemos aparcado nuestros coches aquí durante toda la vida de manera gratuita, pues son muchas las horas que pasamos en el centro y porque en los alrededores no hay manera de encontrar un estacionamiento. Tampoco es lógico que ocupemos las plazas habilitadas para los familiares en el exterior de la Residencia. Por lo tanto, no estaríamos de acuerdo con que ahora nos empiecen a cobrar y, además, estamos convencidos de que serán precios muy elevados, como suele ocurrir en todos los parkings de este empresario. Los trabajadores del Hospital Universitario abonan por su plaza 50 euros al mes, pero para mí esa cantidad no sería justa, pues solo vengo 12 días al mes y mi sueldo no me da para tanto", cuenta Pili Mamposo, auxiliar de enfermería.

Los sindicatos critican que el Servicio Canario de Salud "haya dejado que esto ocurra sin haber hecho nada antes, a pesar de que conocía perfectamente la situación", y por ello le exigen una solución urgente. Proponen que se habilite como zona de aparcamiento, aunque solo quepan unas cien plazas, el solar donde antiguamente se encontraba el Cine Fraga y donde supuestamente está proyectada la construcción del nuevo edificio de rehabilitaciones con almacén central.

La sentencia de la Audiencia Provincial, de 11 de febrero, ha condenado al Servicio Canario de Salud a desalojar el terreno donde aparca el personal de La Candelaria y a devolvérselo a su propietario. El uso que se le dé a esta finca dependerá ahora de Antonio Plasencia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine