La Justicia condena al Hospital de La Candelaria a desalojar los aparcamientos

La Audiencia Provincial devuelve a la empresa Puzolana y Áridos de Tenerife, de Plasencia, el terreno utilizado por todo el personal del centro sanitario, unos 4.800 trabajadores, para estacionar sus coches

13.02.2016 | 13:41
La Justicia condena al Hospital de La Candelaria a desalojar los aparcamientos

La Audiencia Provincial ha condenado al Servicio Canario de Salud a desalojar los aparcamientos del Hospital de La Candelaria, en Santa Cruz de Tenerife, utilizados por el personal de dicho centro sanitario, unos 4.800 trabajadores, y a devolver dicho terreno a Puzolana y Áridos de Tenerife, empresa de Antonio Plasencia.

Con esta sentencia, contra la que cabe recurso de casación por interés casacional y recurso extraordinario por infracción procesal, que tendrán que interponerse en el plazo de 20 días, la entidad Puzolana y Áridos de Tenerife podrá recuperar la finca de su propiedad situada en el Hospital de La Candelaria, la cual viene siendo ocupada en "precario" por el Servicio Canario de Salud desde hace más de 20 años, según se indica en el fallo judicial.

El 1 de abril de 2015, el Juzgado de Primera Instancia número 10 de Santa Cruz de Tenerife desestimó una primera demanda "de desahucio por precario" formulada por Puzolana y Áridos de Tenerife contra el Servicio Canario de Salud, con la que la empresa de Plasencia pretendía recuperar el terreno en el que estacionan sus coches todos los trabajadores del Hospital de La Candelaria. La demanda en Primera Instancia fue desestimada por considerar que "concurre cuestión compleja que no puede se resuelta en este procedimiento". El Servicio Canario de Salud alegó la existencia de un comodato, es decir, de un préstamo de dicho suelo por parte de la empresa de Plasencia.

Ante dicho fallo judicial, Puzolana y Áridos de Tenerife presentó un recurso de apelación, el cual ahora la Audiencia Provincial sí ha estimado, dándole la razón a la empresa de Plasencia, pues el Servicio Canario de Salud no pudo acreditar la existencia del comodato con el que pretendía amparar la ocupación del inmueble. Además, nunca se pagó renta alguna por utilizar los aparcamientos.

Titularidad

La entidad Puzolana y Áridos de Tenerife interpuso demanda de juicio de precario alegando ser titular de la citada finca, que adquirió por compraventa en el año 1996 a la Asociación Santa Bárbara. La sentencia de la Audiencia Provincial establece que este terreno "está debidamente inscrito en el Registro de la Propiedad y no existe controversia alguna en torno a la titularidad del mismo", pues ha quedado demostrado que pertenece a dicha empresa.

Durante el procedimiento, Puzolana y Áridos de Tenerife explicó que el Servicio Canario de Salud "viene ocupando la referida finca por lo menos desde la fecha de la adquisición en el año 1996, destinándola a uso de aparcamiento para las personas que prestan su servicios en el Hospital de La Candelaria sin pagar renta ni contraprestación alguna, "extremos que también constan acreditados, tanto en lo referente a la fecha de ocupación como en el destino de la finca y la ausencia de contraprestación", determina la Audiencia Provincial.

Por su parte, el Servicio Canario de Salud alegó que no se abonaba renta alguna "en virtud de la existencia de un comodato – a través de un acuerdo verbal previo con la entidad propietaria–, según el cual el inmueble se destinaría a aparcamiento mientras el Hospital que lo usa no disponga de otro lugar con esta finalidad". Asimismo, el Servicio Canario de Salud indicó que había ocupado la finca desde antes de la adquisición por parte de la empresa de Plasencia porque creía, en un principio, que el referido inmueble era de dominio público.

En la sentencia de la Audiencia Provincial también se deja claro que "consta acreditado que esta ocupación se ha llevado a efecto de manera pública, realizándose por la entidad demandada trabajos de adecuación del terreno a la actividad de aparcamiento, sin haber abonado nunca contraprestación por esa ocupación". También se dice que a lo largo de estos años se han celebrado varias reuniones entre el Servicio Canario de Salud y la empresa de Plasencia dirigidas a alcanzar una solución satisfactoria para ambas partes. Se habló incluso de firmar un convenio dirigido a la ejecución por parte de Puzolana y Áridos de Tenerife de un aparcamiento y edificios de carácter sociosanitario para uso de la administración, aunque nunca se alcanzó ningún acuerdo.

En este sentido, el Servicio Canario de Salud presentó como prueba, de que había un acuerdo previo, una propuesta de convenio de fecha 25 de julio de 2012 para la construcción de un edificio destinado a aparcamientos en el subsuelo y usos varios en superficie, pero dicho convenio nunca se llegó a firmar. Y es que las intenciones de la entidad Puzonada y Áridos de Tenerife se vieron truncadas con la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación (PGO) de Santa Cruz , que definitivamente ha dividido la finca en tres usos, la parte central como viario; la situada más cercana al Hospital, de uso general, y la más alejada, de uso residencial, "resultando además que en cumplimiento de la normativa administrativa, la demandada ha sacado a licitación pública la construcción de un edificio en un solar de su propiedad situado en las cercanías, concretamente el ocupado por el antiguo Cine Fraga". "Es a raíz de esta nueva situación cuando la empresa pretende la ocupación del inmueble donde se ubica el aparcamiento solo accesible para personal del Hospital y proveedores del mismo", se dice en el fallo.

Comodato

La Audiencia Provincial ha establecido que, a la vista de la jurisprudencia expuesta para este caso y de los hechos declarados probados, no puede decirse que la ocupación de la finca por el Servicio Canario de Salud lo sea amparada en un contrato de comodato, pues el Gobierno de Canarias ha reconocido que utilizó estos terrenos creyendo que eran de dominio público. "Esto ha sido una posesión de hecho, pero no un comodato, pues no se ha constatado la celebración de un contrato con finalidad o tiempo determinado de uso", se indica en la sentencia. Según el fallo, es cierto que la empresa de Plasencia toleró la ocupación pero lo hizo a la espera de que se le concediera en su día la posibilidad de construir expresamente para el Hospital de La Candelaria unos edificios sociosanitarios en los que se incluyeran los aparcamientos. Sin embargo, por las modificaciones urbanísticas esto ya no es posible. "Por lo tanto, nada puede oponerse a su derecho de recuperar la posesión de la finca frente a la entidad demandada, mera ocupante que solo puede ser calificada de precarista, por lo que procede la estimación del recurso y en consecuencia de la demanda", establece la Audiencia Provincial.

En definitiva, con esta sentencia, de fecha 11 de febrero, se condena al Servicio Canario de Salud al desalojo de los terrenos, declarándose que este ocupa la finca en situación de precario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine