´Caso Arona´

Un testigo afirma que el arquitecto le pidió 3.000 euros a cambio de informes favorables

"Enróllate para comprarle un detallito a mi mujer", asegura José Tavío que le dijo el funcionario

04.02.2016 | 13:11
José Tavío, ayer, durante su declaración como testigo en el caso Arona.

"Un día me dijo: José, enróllate con un detallito para mi mujer de 400.000 [2.400 euros] o 500.000 pelas [3.000] y se te hacen los informes favorables para tu edificio". Así fue como José Tavío, uno de los testigos del caso Arona que pasaron ayer por la Sección Sexta de la Audiencia Provincial, apuntó directamente al arquitecto municipal, Eliseo de la Rosa. Este funcionario, el aparejador del Ayuntamiento, Roberto de Luis, y el exconcejal de Urbanismo Félix Sierra están acusados de solicitar y cobrar supuestas comisiones ilegales a promotores a cambio de desbloquearles y agilizarles licencias y, con esta declaración en la decimoprimera sesión del juicio, ya son tres las personas que han orientado su alegato en esa misma dirección. La Fiscalía Provincial pide precisamente para ellos las mayores penas de cárcel al considerar que fueron estos tres procesados, con la ayuda del empresario Arsenio Zamora como intermediario, los que encabezaron esa presunta trama de corrupción.

Como ya tuvo que hacer en diciembre con motivo de la pieza separada del caso Arona, vista para sentencia, José Tavío volvió a presentarse ayer ante el mismo tribunal como testigo. Si en la primera vista fue con motivo de una supuesta obra ilegal en Buzanada, su presencia en la actual se debe a que, según él, es uno de los empresarios a los que esa red reclamó dinero.

A diferencia de la familia Ansorena, que ejerce la acusación particular y cuyo padre e hijo ya ratificaron esta misma semana haber sido extorsionados e incluso haber accedido al abono de algunas cuantías, José Tavío manifestó que en su caso no llegó a dar las 500.000 pesetas solicitadas por Eliseo de la Rosa, pero no porque no quisiera, sino porque en ese momento andaba "mal de dinero". Aunque le comentó al funcionario que ya arreglarían cuando alquilara algunos de sus locales, ese acuerdo económico, según el testigo, nunca llegó a materializarse pese a que sus licencias contaron con informes favorables.

Siempre bajo el relato del testigo, estos hechos tuvieron lugar en 2003 a raíz de la planificación de un edificio en La Camella. Para ver las condiciones del suelo, el promotor acudió al Ayuntamiento para pedir información. Fue el aparejador municipal, Roberto de Luis, que acudía a la Corporación en vehículos "de alta gama", el que le confirmó que era posible urbanizar allí y, en la reunión que ambos mantuvieron, el funcionario aprovechó la ocasión para recomendarle al arquitecto Zenón Rodríguez, otro de los 13 acusados en esta causa que, en su caso, se sienta en el banquillo por participar en esta presunta trama al pagar supuestas comisiones ilegales a cambio de trabajos.

Si bien José Tavío indicó que "en ningún momento se sintió presionado" por Roberto de Luis, sí añadió que se puso "de mal humor" y que comenzó a ignorarle cuando este decidió contratar los servicios de otro arquitecto, lo que le llevó a "hacer amistades" con Eliseo de la Rosa. Fue durante esa relación cuando el técnico pidió las 500.000 pesetas.

Pero su declaración no solo giró en torno a esta presunta comisión ilegal, sino también sobre la conversación que mantuvo con otro vecino de Arona que supuestamente fue sobornado por Félix Sierra. Cuando la familia Ansorena decidió denunciar la presunta extorsión, acudió a José Tavío para buscar más afectados y este, aparte de contarle su caso, también informó sobre el segundo.

José Ramón Ansorena Carrera y este testigo decidieron quedar con esa persona, Manuel Bernardo Castro, y grabar la conversación. En ella, según dijo José Tavío, este carpintero del municipio sureño afirma que el exconcejal de Urbanismo le reclamó "un millón de pesetas para financiar al PP" a cambio de permitirle una obra ilegal. Estas declaraciones, sin embargo, fueron negadas por el propio empresario, que de igual forma tuvo que presentarse ayer ante la Sala. Durante su intervención, de hecho, acusó a ambos de "manipular" la grabación y, aunque aseguró no haber pagado nada, sí admitió haber concluido los trabajos sin que le abrieran expediente sancionador.

Otra de las personas que tuvieron que pasar por la Sala fue José Luis Reverón, quien asesoró a la familia Ansorena sobre el proyecto por el que supuestamente fue extorsionada. De acuerdo a la acusación particular, Zamora pidió dinero a cambio de modificar el uso de la parcela para poder ejecutar la urbanización, una cuantía que quedó reflejada en una carta escrita a mano por el presunto intermediario de la trama. Reverón aseguró que, cuando tuvo conocimiento de ella, se la enseñó al exconcejal de Urbanismo, pero este le contestó que "eso era cosa de Zamora", lo que le lleva a pensar que Félix Sierra "conocía la letra de la carta o sabía que Zamora le había pedido dinero" al promotor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine