ÚLTIMA HORA
Investigan una explosión en una terminal de autobuses en Manhattan

Un informe ve viable reabrir el Barranco del Infierno tras la muerte de una turista

Cabildo y Ayuntamiento decidirán este viernes si ponen en servicio el sendero

03.02.2016 | 10:20
Un informe ve viable reabrir el Barranco del Infierno tras la muerte de una turista

El acceso al espacio fue cerrado en octubre después de cinco meses de actividad

Un informe determina la viabilidad de reabrir el Barranco del Infierno después de que en el espacio natural falleciera una turista a causa de un desprendimiento en una ladera. Así lo comunicó el consejero de Sostenibilidad, Medio Ambiente, Aguas y Seguridad del Cabildo de Tenerife, José Antonio Valbuena, quien especificó que el estudio solicitado establece que el sendero, ubicado en Adeje, se puede poner en servicio al considerar que se han adoptado las medidas oportunas para ofrecer las máximas garantías a los usuarios.

Ante el resultado positivo de este informe, el responsable del área en la Corporación insular anunció que la Institución tinerfeña y el Ayuntamiento mantendrán este viernes una reunión para decidir si reanudan la actividad. Si bien mostró su predisposición a la reapertura, este asunto deberá debatirse en ese encuentro y desde el Consistorio prefirieron no hacer declaraciones hasta que tenga lugar esa comisión y se conozcan en detalle las conclusiones de ese análisis.

Fue en mayo de 2015 cuando este sendero volvió a entrar en funcionamiento después de seis años de clausura. Lo que llevó en esa ocasión a cerrar el acceso fue precisamente el fallecimiento de una turista en 2010, pero en 2013 ambas administraciones públicas firmaron un acuerdo para recuperar el enclave y se llevaron a cabo diversos trabajos con el fin de reducir la peligrosidad. Entre otras, se ejecutaron obras de nivelación y compactado del firme del sendero, se repararon los muros de contención, se mejoraron las salidas de agua del camino y se instalaron nuevas señales.

La empresa que ganó la explotación del servicio, de igual forma, establecía un máximo de entradas, ofrecía rutas guiadas y contaba con personal en los distintos puntos del recorrido para aportar información a los visitantes y preservar la seguridad, tanto del espacio como de los usuarios, quienes además debían llevar casco durante los 6,5 kilómetros de itinerario.

Pese a esos esfuerzos, en octubre de 2015, poco más de cinco meses después de la reapertura del Barranco del Infierno, volvió a morir una turista debido a la caída de varias piedras.

Ahora, tras el informe que determina que el sendero puede abrirse de nuevo, el Cabildo y el Ayuntamiento volverán a debatir si mantienen o no cerrado el acceso. En caso de que ambas instituciones acuerden ponerlo en servicio, José Antonio Valbuena detalló que esta decisión no implicaría llevar a cabo ningún tipo de actuación adicional a gran escala, sino que la intención es ir mejorando poco a poco algunos tramos. El motivo es que las medidas preventivas aplicadas durante ese tiempo, como la obligatoriedad de llevar casco, son "suficientes", pero el consejero insular recordó la importancia de que el usuario también asuma que este enclave natural es "un ámbito con un riesgo importante". "No es lo mismo caminar por ahí que por un paseo marítimo", así que la gente debe ser "consciente del riesgo que asume cuando accede a ese espacio, ya que es una actividad de riesgo", insistió.

Respecto a si la familia de la fallecida en 2015 ha tomado algún tipo de acción judicial por el accidente, el responsable de Medio Ambiente y Seguridad manifestó que no tiene constancia de nada al respecto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine