La victoria de Acentejo

CC y PP justifican la moción de censura para evitar "la paralización" del municipio

Los responsables de la medida contra el alcalde que se debatirá el próximo día 12, Haroldo Martín (CC) y Leopoldo García (PP), aseguran que no había otra salida

02.02.2016 | 11:34
CC y PP justifican la moción de censura para evitar "la paralización" del municipio

"La Victoria está totalmente paralizada, los comercios están cerrando... Esto no puede seguir así. Como fuerza más votada tenemos la obligación de coger el mando y revertir esta situación aunque algunos nos critiquen". Con estas palabras se manifestaba ayer el que se convertirá en el nuevo alcalde de La Victoria si prospera la moción de censura, el nacionalista Haroldo Martín, en una rueda de prensa ofrecida junto a su socio de gobierno, el popular Leopoldo García, para explicar los motivos que les han llevado a ambos a unirse para desbancar al alcalde Fermín Correa, expulsado por el PP y convertido en concejal no adscrito.

Martín, quien aseguró que el municipio vive "un momento de pará- lisis", insistió en que la única fórmula de gobierno "estable y fructífera" para el Consistorio victoriero "es la que se ha materializado en el acuerdo entre CC y PP". Esta decisión, que ambas formaciones tomaron la semana pasada, se debatirá en el pleno extraordinario del próximo viernes día 12 en el que se presentará la moción de censura. El de CC explicó que fue después de que se materializara la expulsión de Correa del PP cuando su partido retomó las negociaciones con los populares. "Había buena sintonía con la formación y con su ahora único representante, Leopoldo García", detalló el nacionalista, quien añadió que, aunque "aún no se han repartido las áreas, estas se adjudicarán de acuerdo a los perfiles de cada concejal". "Tenemos un proyecto en común y eso es lo que importa", recalcó Martín.

El más que probable futuro alcalde destacó el papel que en todo este asunto ha tenido el presidente insular del PP, Manuel Domínguez, "por haber llevado hasta el final sus decisiones". Y es que el PP expulsó definitivamente a Correa la semana pasada a raíz del incumplimiento del todavía alcalde del municipio de un pacto apalabrado y firmado con CC para permitir que Haroldo Martín se convirtiera en el primer mandatario de La Victoria después de las elecciones municipales del pasado 24 de mayo. "Esto ha venido a dar justicia a lo que ocurrió en aquella investidura", señaló Martín.

Por su parte, el otro socio de gobierno, el popular Leopoldo García, soltó algunas lágrimas al afirmar que esta "ha sido una decisión muy complicada". García insistió en que el Partido Popular se había "equivocado" al faltar a su pacto con CC y explicó que aunque el viernes había dimitido de sus cargos en el Consistorio, con el apoyo de la gestora del PP, "he aceptado continuar trabajando en la única vía posible: el apoyo a CC". "Juntos llevaremos a acabo una nueva etapa que finalizará en 2019", apuntó García.

El edil popular también avanzó que tras la expulsión de Correa, que se mantiene como alcalde pese a ser concejal no adscrito, se sumará una nueva edil a la formación, Isabel Fuentes. García habló, además, del "caramelo envenenado que los socialistas le mandaron", de su apoyo a Correa con el que "no compartía muchas de sus decisiones" y de su postura actual. "Yo no voy a traicionar a Coalición; voy a permitir un gobierno de estabilidad aunque eso signifique mi fin en la política".

Después de las elecciones municipales del pasado 24 de mayo, la formación más votada, CC, comenzó la ronda de consultas con los diferentes partidos para intentar conformar un gobierno estable. Así, el 28 de mayo empezaron los contactos con el PSOE de La Victoria, siguiendo las directrices y acuerdos establecidos en el pacto regional, formado por CC y PSOE. Según explicó ayer el propio Martín, durante las dos siguientes semanas, CC mantuvo cinco reuniones con los miembros del PSOE para cerrar un acuerdo de gobernabilidad. El 11 de junio se llevó a cabo el último intento. Fue en ese encuentro cuando el PSOE se levantó de la mesa de negociación negándose incluso a firmar un pacto de no agresión establecido por los dos partidos (CCPSOE) en el ámbito regional.

Después de ese último intento, CC se sintió "legitimada" para intentar cerrar un acuerdo con el PP y dar estabilidad política al municipio. Un día después, el 12 de junio, se cerró un pacto con el PP a través de un documento firmado por los principales líderes de ambos partidos en el que los populares se comprometían a garantizar la investidura de Martín (CC) absteniéndose y no votándose a sí mismos.

No obstante, durante el acto de constitución del Ayuntamiento, Correa, entonces concejal del PP, se votó a sí mismo y García y el PSOE lo apoyaron, lo que permitió que el cabeza de lista del PP fuera nombrado alcalde incumpliendo el documento firmado. En consecuencia, la dirección insular del PP decidió abrir sendos expedientes de expulsión a Correa y García, resultando archivado el de García tras los argumentos esgrimidos frente al Comité de Derechos y Garantías. Sin embargo, el expediente de Correa continuó adelante y fue expulsado definitivamente el 25 de enero.

El pasado viernes, los seis concejales de CC junto al único representante del PP presentaron en el registro de entrada del Ayuntamiento de La Victoria una moción de censura que será debatida en el próximo pleno extraordinario que tendrá lugar el 12 de febrero.

El presidente insular del Partido Popular, Manuel Domínguez, ha mostrado su apoyo a la decisión de su compañero de formación en La Victoria, Leopoldo García, de formar gobierno con CC ya que asegura que es "la única manera de dar estabilidad al municipio".

No piensan lo mismo en el PSOE, el partido perjudicado aún siendo socio de CC a nivel regional. Su secretario de Organización, Julio Cruz, consideró ayer una "irresponsabilidad" de CC la moción de censura y espera que los nacionalistas recuperen la "sensatez" y la retiren. Cruz ha querido recordar que si bien es cierto que había un incumplimiento en esta localidad, al igual que en otros municipios, existía una negociación "abierta, clara y transparente" para revertir la situación y pactar con CC para la conformación de un gobierno estable.

Lágrimas y aplausos a partes iguales

Hubo lágrimas de emoción y también aplausos. La rueda de prensa que nacionalistas y populares dieron ayer para explicar los motivos que los han llevado a formalizar una moción de censura contra Fermín Correa estuvo cargada de emotividad. El único representante popular, Leopoldo García, quien tiene la llave para que CC pueda gobernar, no pudo aguantar las lágrimas al asegurar que él "no traicionará sus palabras". "Es una decisión muy complicada que puede que signifique el final en mi carrera política pero no me importa", sostuvo el del PP. Sus palabras arrancaron el aplauso del puñado de vecinos y compañeros de formación que acudieron a la sede ayer para arroparlo. A algunos se les oía decir "que discurso más bonito", mientras otros tampoco evitaban soltar alguna lágrima con él. La rueda de prensa acabó con el abrazo entre ambos políticos después de que a Haroldo Martin (CC) se le escapara un "esto se merece un abrazo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine